Skip to main content

Crisis inmobiliaria en EEUU: los esfuerzos de Google, Apple o Amazon pueden llegar tarde

Persona sin hogar durmiendo en la calle

02/12/2019 - 15:02

Desde que comenzó la expansión de las empresas tecnológicas en la Costa Oeste de Estados Unidos, los precios de la vivienda han subido drásticamente en las zonas cercanas a estas compañías. Ahora, estas empresas tratan de ofrecer soluciones a un problema que ellos mismos han causado. 

El influjo de trabajadores especializados con sueldos altos ha incentivado el encarecimiento en el mercado inmobiliario incluso para quienes no tienen relación con las compañías tecnológicas. Ante la crisis de vivienda que esto ha generado, Amazon, Google, Apple y Facebook están llevando a cabo diferentes propuestas para paliar los efectos de la subida de precios.

Pero tal cual refleja un reportaje de CNBC, los afectados no están convencidos de que ninguno de los magnates tecnológicos vaya a solucionar de modo efectivo el problema. Temen que las medidas sean insuficientes y hayan llegado demasiado tarde como para tener un efecto real en la región.

Entre 2010 y 2018, la población del área de la Bahía de San Francisco creció un 8,4%, mientras que las viviendas disponibles solo aumentaron un 5%. El aumento de población se debe en gran parte a los cambios en la demografía de la región: los nuevos habitantes son principalmente especialistas tecnológicos cuyo sueldo llega a ser incluso un 40% superior que el promedio nacional para trabajadores del mismo nivel. En este mismo periodo, los precios de los alquileres en la zona subieron un 21%, en comparación con el 9% del área de Nueva York. 

Este incremento de precios ha provocado un aumento drástico en los casos de personas sin hogar, convirtiendo la Bahía de San Francisco y Seattle en la tercera y cuarta región respectivamente con mayor porcentaje de personas sin techo en todo Estados Unidos.

Ahora, las principales compañías tecnológicas asentadas en este área están tratando de ayudar a solucionar esta crisis de vivienda. Por su parte, Google, Apple y Microsoft han optado por ofrecer apoyo económico. Además de las aportaciones económicas, Amazon ha colaborado en la creación de un refugio para personas sin hogar, y Facebook ha ayudado a crear la Asociación por el Futuro de la Bahía (Partnership for the Bay’s Future), centrada en la protección de los derechos de personas en régimen de alquiler y en el desarrollo de nuevas viviendas a precios más asequibles. 

Pese a esto, quienes han sufrido los efectos de la subida de precios no están muy convencidos. Liz González, una de las personas entrevistadas por CNBC, declara que se sienten ignorados y desplazados por compañías sin intereses a largo plazo en su comunidad. Los habitantes de la Bahía y Seattle se enfrentan impotentes a un mercado inmobiliario dirigido de modo indirecto por compañías tecnológicas, que determinan quién vive en estas áreas en base a sus contrataciones. 

Los criterios de contratación de estas empresas son otro aspecto preocupante dentro del conflicto, debido a la grave falta de diversidad. Los trabajos con mejor salario están reservados para personas de género masculino, generalmente de raza blanca o asiática. Esto limita a mujeres y minorías raciales a aceptar trabajos peor pagados, teniendo que afrontar igualmente los altos costes de vida en la región.

Todos estos factores han cambiado drásticamente el panorama de las comunidades que han servido como hogar para el boom tecnológico. Las compañías han dado un paso adelante para ayudar a solventar una crisis creada por ellos mismos, pero está por ver si las medidas serán suficientes o quedarán en un mero acto de relaciones públicas. Mientras tanto, los afectados siguen buscando ayuda a través de otras vías, al no confiar en que los culpables de sus problemas vayan a lograr llegar a una solución efectiva.

Ver ahora: