Skip to main content

El 'derecho a reparar' los dispositivos electrónicos se aprueba en el Parlamento Europeo

reparar movil

Depositphotos

26/11/2020 - 08:51

El Parlamento Europeo ha votado a favor de que exista un derecho a reparar los dispositivos electrónicos por parte de los usuarios.

El llamado derecho a reparar es una medida que acoge muchas más vertientes de las que se puedan pensar en un primer momento. No solamente está la circunstancia de que se disponga de un servicio técnico o la posibilidad de que alguien repare un dispositivo o equipo cuando se rompa, también se busca el evitar que los fabricantes trabajen en que sea más sencillo cambiarlo por uno nuevo que repararlo.

Dentro de la iniciativa para poder reparar los dispositivos, además de encontrarse la perspectiva de que se proteja a los usuarios, uno de los puntos clave está en conseguir el llamado "mercado único sostenible" en el que se reduzca el gasto ecológico que supone fabricar los equipos.

Desde la Comisión Europea se lleva tiempo trabajando en distintos proyectos. Si hace unos meses os hablamos sobre la presión que estaban ejerciendo para que existiese un único estándar con los cargadores de móvil, el llamado cargador universal, ahora ha sacado adelante la votación con este derecho de reparación.

Pero debemos ser cautelosos al hablar de esta votación que se ha aprobado con casi unanimidad, porque es el principio de un cambio, no un fin en sí. A partir de ahora empieza el trabajo por parte de la comisión para “desarrollar e introducir un etiquetado obligatorio, proporcionar información clara, inmediatamente visible y fácil de entender a los consumidores sobre la vida útil estimada y la capacidad de reparación de un producto en el momento de la compra...".

Todo esto se enfocará desde distintos frentes, según The Verge, que incluyen el añadir instrucciones para reparar, la existencia de stock y repuestos para usuarios y talleres de reparación, facilidad por parte de los fabricantes en sus servicios técnicos y el que se prime el arreglo y extender la vida útil. Algunas medidas son tangibles, pero otras parecen más complicadas de llevar a cabo.

En todo caso, esta interesante y necesaria iniciativa se suma a otras que se están llevando a cabo por parte de Europa en los últimos años, como el citado cargador universal, el derecho al olvido o un creciente control sobre multinacionales, tanto en el uso de información como en sus ingenierías fiscales.