BitTorrent y Anonymous quieren distribuir La Entrevista

BitTorrent y Anonymous se ofrecen para distribuir la película La Entrevista de Sony Pictures, cancelada por amenazas de los hackers.

¿Una oferta sincera de ayuda, o publicidad interesada?

Tras las amenazas de los hackers, Sony Pictures ha cancelado La Entrevista, la película que narra un complot para asesinar al presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Esta decisión ha acarreado un aluvión de acusaciones y reproches, que le han otorgado a Sony Pictures unos inesperados aliados.

El FBI acusó oficialmente a Corea del Norte de estar detrás del hackeo a Sony Pictures, algo que el propio gobierno de Corea ha negado. Los hackers amenazaron con ataques terroristas y con "provocar un 11-S" en los cines en donde se proyectase La Entrevista. Ante la magnitud de las amenazas, Sony decidió cancelar el estreno del filme, previsto para estas Navidades.

El mismísimo presidente norteamericano Barack Obama reprochó a Sony haber cedido al chantaje. Sony ha declarado que ellos querían estrenarla, pero los cines se negaron a hacerlo.

Sea como fuere, sumando la cancelación y el coste de La Entrevista, los destrozos del hackeo, los rodajes paralizados, y la información personal filtrada, que ha dañado las relaciones con representantes y actores, se estima que Sony Pictures perderá unos 500 millones de dólares por el ataque hacker.

Ahora baraja otras alternativas para estrenar La Entrevista online.

El grupo hacker Anonymous y el servicio P2P BitTorrent se ofrecen para distribuirla en Internet. ¿Aceptará Sony la propuesta? Obviamente, no...

Así serán los delitos tecnológicos del futuro

Según cuentan en la web Ubergizmo, Anonymous ha declarado que es neutral en todo este tema, pero tienen curiosidad por ver la película, y con o sin permiso de Sony... la van a distribuir esta Navidad en Internet.

BitTorrent, por su parte, creó hace tiempo un servicio legal de descarga de música y películas, tanto gratuitas como de pago, y lo ofrece a Sony para distribuir La Entrevista. Puesto que funciona a través de servidores P2P el filme estaría diseminado entre miles de ordenadores de usuarios, lo que dificultaría la tarea a los hackers para detener su distribución.

Lógicamente, Sony no va a recurrir a un grupo hacker anónimo que ha atacado webs comerciales, ni a un servicio que durante años se ha usado para piratear su música y películas. Dispone de su propio servicio de vídeo bajo demanda, Crackle, así como la plataforma de vídeo en Playstation. Pero es cierto que un único servicio que alojase el filme podría ser blanco fácil de los hackers.

¿Cuál será la decisión final?