Skip to main content

Las empresas que prometen espiar el WhatsApp de tu pareja

Wolf Intelligence, la empresa que promete espiar el WhatsApp en los iPhone

Jakub Motyka

17/02/2017 - 09:28

La privacidad en el móvil es un gran mito. Entre las amenazas de seguridad y el constante interés de los gobiernos por todo lo que hacemos, proteger nuestros archivos más privados en el teléfono se está volviendo cada vez más difícil. Por si fuera poco, una investigación ha dejado al descubierto el asombrosamente rentable negocio que se esconde detrás del espionaje de los móviles.

Pese a que la gran mayoría de las herramientas que se anuncian como programas que permiten espiar WhatsApp son, en realidad, una estafa, existe un oscuro mercado en el que empresas lideradas por programadores con muchos años de experiencia a sus espaldas distribuyen el software necesario para espiar prácticamente cualquier tipo de móvil. Lo hacen principalmente trabajando con gobiernos de países sumidos en una dictadura, pero también están al alcance de particulares obstinados a saber qué es lo que hace su pareja.

Tal y como ha sacado a la luz el diario Forbes en un extenso reportaje titulado "Los cowboys del creepware", cada vez hay más empresas decididas a distribuir programas para espiar el móvil de cualquier persona independientemente de si el comprador es un Gobierno o un particular. En el caso de los particulares, el gancho infalible al que recurren muchas de estas compañías no es otro que el de prometer aportar información sobre la actividad de una pareja sin que la otra persona sea consciente de ello.

¡Cuidado! Lo más habitual es que ese programa para espiar el WhatsApp sea en realidad una estafa

El espionaje de los móviles: un negocio en alza

Para empezar, el reportaje revela que estas oscuras empresas están compitiendo de forma feroz entre ellas mismas para tirar por los suelos el precio de estas herramientas. Por ejemplo, la misma herramienta para interceptar todo lo que ocurre en un móvil Android que en el año 2009 se vendía por 100.000 euros se puede comprar a día de hoy, en forma de una copia de unos programadores de Tailandia, por una cuota mensual de 68 dólares.

El ransomware, una de las muchas amenazas de seguridad que circulan por la red

Pero ni el propio sistema operativo iOS de Apple se libra de los tentáculos de estas empresas. En la investigación se menciona el nombre de un tal Josh Alner, quien adquirió un software de espionaje para el iPhone de una empresa de Vietnam con la idea de distribuir después esa herramienta entre las autoridades policiales. Tras ponerse en contacto con una compañía alemana llamada Wolf Intelligence, Alner dio vida a una aplicación falsa que permitía interceptar las conversaciones de WhatsApp incluso en un iPhone sin jailbreak.

Por lo que cuentan en Forbes, la herramienta funcionó. Dicen en el reportaje que un periodista asistió a una demostración en la que, efectivamente, su iPhone fue infectado con un clon de WhatsApp que recogía toda la información de las conversaciones para después enviarla a un servidor propiedad del propio Alner.

Por suerte para todo el mundo, el propio Alner ha confirmado recientemente que Apple ya ha solucionado el agujero de seguridad del que se aprovechaba esta herramienta... pero eso no quiere decir que debamos bajar la guardia. El consejo infalible tanto para los usuarios de Apple como para los de Android no es otro que el de aprovechar al máximo las mejoras de seguridad que introducen los desarrolladores -véase la última novedad de la verificación en dos pasos de WhatsApp- precisamente para evitar este tipo de situaciones.

Cómo hacer una copia de seguridad en un móvil Android

El problema reside en lo difícil que resulta parar los pies a estas empresas haciendo uso de la justicia. Las compañías que distribuyen estos programas se pueden defender alegando que su software solamente está orientado hacia los móviles de los usuarios que dan su consentimiento para ser vigilados por otra persona (véase los propietarios de un móvil de empresa, por ejemplo).

De hecho, el que realmente tiene todas las papeletas de acabar soportando todo el peso de la justicia es el usuario que decide aprovechar estos programas para espiar a otra persona. La empresa siempre podrá decir que vendió el programa pensando que el cliente lo utilizaría para una vigilancia con autorización de la otra parte.

10 actividades que, de hacerlas en Internet, te pueden llevar a la cárcel

Según mencionan en el reportaje, hasta el día de hoy solamente ha habido una única condena en firme por la venta de una herramienta que se anunciaba como un software-espía. Fue en el año 2014, cuando el creador de la popular aplicación de espionaje para móviles StealthGenie -según presumían en sus vídeos comerciales, la app contaba con más de 100.000 clientes satisfechos- fue detenido y llevado frente a la justicia. El caso se resolvió con una multa de 500.000 dólares.

En resumen, la conclusión que se puede sacar del reportaje no es otra que la de que espiar el móvil de otra persona es mucho más fácil de lo que parece, y en la red hay decenas de empresas dispuestas a poner en bandeja este servicio a cualquier usuario que acepte pasar por caja. Eso, para una persona normal y corriente que jamás se plantearía contratar uno de estos servicios, se traduce en un aviso a navegantes para extremar todavía más la precaución en Internet.

Si usas una de estas 10 contraseñas tienes un problema

[Reportaje completo: Forbes.com]

Ver ahora:

Sobre el autor

Jakub Motyka

Web Manager

Jakub es un redactor especializado en tecnología.

Te recomendamos