Nuevo experimento de Twitter atenta contra la privacidad

Novedades Twitter

Después de diferentes pruebas para permitir realizar compras desde la propia red social, Twitter vuelve a la carga con sus experimentos, aunque en esta ocasión parece ser que los usuarios del servicio no están demasiado contentos con la nueva función.

Twitter ha actualizado la sección dentro de su página de ayuda, "¿Qué es un Timeline de Twitter?" Además de la definición básica y esencial de una línea de tiempo de la red social ("todos los tweets de las personas que han optado por seguir en Twitter" retweets-plus y los anuncios"), ahora aparece un nuevo texto:

"Cuando identificamos un Tweet, una cuenta a seguir, o cualquier otro contenido que sea popular o relevante, podemos añadirlo a su línea de tiempo. Esto significa que a veces podrá ver tweets de cuentas que no sigue. Seleccionamos un tweet usando una variedad de señales, incluyendo lo popular que es y cómo la gente dentro de su red de contactos está interactuando con ella. Nuestro objetivo es hacer que su Timeline sea más relevante e interesante.

Dicho de otra forma, la novedad consiste en que, desde el pasado domingo, Twitter empezó a mostrar en el Timeline de los usuarios los tweets marcados como favoritos por sus contactos, de igual forma en la que se muestran los retweets.

Los favoritos suelen ser etiquetados así por diferentes motivos: algo que ha hecho gracia, una información que se quiere consultar más adelante, guardar una información... siempre a título personal.

Dicho esto, es normal que haya surgido una cierta polémica en torno a la nueva función de Twitter, ya que son muchos los usuarios que alegan que no quieren que su Timeline se llene de contenido irrelevante para ellos, al igual que prefieren que sus favoritos queden en su intimidad (aunque hablar de intimidad, privacidad y Twitter en la misma frase es algo complicado...).

Parece que Twitter está tratando de poner de relieve para sus usuarios contenido popular o relevante, pero para eso ya existirían las tendencias configurables por cada usuario.

¿Dará Twitter un paso atrás después de ver la polémica generada por su nuevo experimento?