Startups españolas: innovación nacida a la sombra de la red

Startups españolas: innovación nacida a la sombra de la red

Cuando hablamos de tecnología siempre tenemos en mente países de referencia como Estados Unidos o las ciudades más punteras de Europa.

Y es que España es el gran desconocido, pero, sin duda, tiene mucho que ofrecer. Algo que ha dejado más que patente en los últimos años, en los que ha experimentado un gran desarrollo, como demuestran el creciente número de empresas con sabor español, que están dando mucho que hablar en el mundo de la tecnología.

Con nombre propio

En plena era de Internet, parece que la ubicación física es lo de menos a la hora de montar una startup y expanderse a otros países.

Uno de los ejemplos más claros es el de Tuenti, que después de convertirse en un rival real para Facebook en España, empezó su aventura internacional.

tuenti

Otro caso es el de Geeksphone, cuya clientela es mayoritariamente extranjera o la firma de reconocimiento de voz Agnitio, cuya tecnología es utilizada por las autoridades de varios países en todo el mundo.

La barcelonesa Digital Legends, que crea videojuegos desde 2001, es otro de los nombres que suenan con fuerza en el panorama nacional e internacional, junto con Zitralia, que desarrolla sistemas de seguridad avanzada, Privalia, que vende por Internet ropa de marca fuera de temporada, Almira Labs, que es proveedor de soluciones de software de telecomunicaciones para operadoras y empresas, y la gallega Imatia, que se dedica al desarrollo y comercialización de tecnología y productos de software dirigidos a mejorar la productividad en las empresas y la eficiencia en las administraciones públicas.

Sin embargo, pese al imparable crecimiento que está protagonizando este sector en nuestro país, es innegable que aún queda mucho camino que recorrer en la industria del videojuego y el avance tecnológico.

Entre estas últimas destaca Energy Sistem que, con sede en España, se descubre como una empresa internacional presente en los cinco continentes y especializada en el desarrollo, diseño y comercialización de productos tecnológicos, dirigidos a un público interesado en el ocio digital.

energy sistem

También está Unusual, la empresa española que ha conseguido introducir la tecnología en la forma de vida actual y que recientemente ha anunciado el lanzamiento de una nueva familia de smartphones basados en Android que destacan por sus competitivos precios.

Otra de las empresas que ha sabido exportar su sabor español es Panda Software, que creó su primer antivirus a finales de 1990 en Bilbao. Su fundador, Mikel Urizarbarrena, empezó su andadura junto con 26 trabajadores, y ahora la compañía tiene 700 en España y otros 800 repartidos en más de 50 países.

Urizarbarrena asegura que su éxito reside en la investigación y que uno de los grandes problemas que existen en nuestro país es la poca cultura empresarial y de riesgo.

Crecimiento imparable

Tal vez, por ello, una de las salidas más frecuentes de las startups españolas para seguir creciendo es la de seducir a una gran empresa, como hizo en su momento Pixable, que fue comprada por el segundo operador de telefonía en Asia, SingTel.

Algo parecido le ha ocurrido también a la española TouristEye, que nació en 2010 en Madrid y que ha pasado a formar parte de Lonely Planet.

touristeye

El producto que le ha abierto las puertas es una guía de viajes para web, iPhone y Android que permite planificar viajes en pocos segundos. Esta app cuenta con una comunidad superior a los 500.000 usuarios, y posee información de más de 10.000 ciudades y 300.000 puntos de interés en todo el mundo.

Cualquiera de los casos demuestra que los tradicionales grupos hegemónicos buscan respuestas en las nuevas tecnologías para reinventar sus modelos de negocio, y que las pequeñas startups representan un nicho indispensable para ellos.

Otra de estas empresas españolas en pleno desarrollo es Zeus Creative, que ha creado un modelo que permite el escaneo y posterior impresión en 3D de un objeto a muy bajo coste y un smarpthone con una aplicación específica con el que es posible crear modelos tridimensionales de objetos de manera sencilla.

Nuevos procesos

Cuando se trabaja en la innovación tecnológica no basta con implantar la máquina o el programa, también se han de definir nuevos procesos de trabajo para sacar el máximo rendimiento.

startups

Esto es algo que ha sabido hacer muy bien el grupo AIA, que ha vendido en Estados Unidos y en México sus programas de control energético, que detectan blanqueo de capitales o desarrollan aplicaciones que predicen cuándo una canción se convertirá en éxito comercial.

O Next Limit, una empresa fundada por Víctor González e Ignacio Vargas, dos jóvenes ingenieros que en 1998 decidieron crear una empresa en Madrid dedicada al desarrollo de simuladores de elementos físicos, como olas o turbulencias, para el mundo de las tres dimensiones.

“Empezamos con algunas ideas y el dinero justo para crear la empresa”, recuerda Víctor. Pese a ello, reconocen lo importante que fue la difusión gracias a Internet. “Estuvimos creciendo lentamente hasta 2001, cuando entró un socio inversor".

Pero ¿cuál es la clave del éxito de empresas de este tipo? Según los miembros de Next Limit, la llave que abre las puertas al mercado internacional es desarrollar una herramienta única e independiente de otros programas.

Su producto estrella se llama Real Flow, un programa de simulación de líquidos que ha sido utilizado para crear los mares de lava de El señor de los anillos o las escenas de deshielo de Ice Age 2, además de otras secuencias en Harry Potter, Chicken Little o Poseidon.

realflow

Otro nombre absorbido por las grandes marcas es DS2. Su fundador, el ingeniero de telecomunicaciones Jorge Blasco, desarrolló una manera de utilizar las líneas eléctricas para transmitir información, y diseñar y producir los microchips necesarios para ello.

Un par de grupos industriales de Castellón apostaron por su proyecto y nació Diseño de Sistemas de Silicio (DS2), con sede en Paterna (Valencia).

En el año 2000, Endesa entró a formar parte de la sociedad con la compra del 15% de DS2, y en septiembre de 2003 la empresa japonesa Itochu se hizo con un 2%. Su imparable desarrollo les ha permitido abrir oficinas en Tokio y Santa Clara y a alcanzar una facturación de 100 millones de dólares.

Hoy día, su sede de Paterna cuenta con más de 130 empleados y han ampliado su producción con procesadores destinados a convertir las redes domésticas en redes de transmisión de información.

Dentro del sector del automóvil, la empresa tecnológica Carbures, afincada en Jerez de la Frontera (Cádiz), ha supuesto una verdadera revolución al idear un sistema que permite fabricar coches en fibra de carbono.

Su aparición se debe a una colaboración entre la Universidad de Cádiz y Airbus y que ahora acumula más de diez años de experiencia como empresa industrial tecnológica pionera en la producción lineal de piezas fabricadas en materiales compuestos, como la fibra de carbono, con presencia en tres continentes y siete plantas en las que emplea a 560 personas.

Asimismo, en España también ha surgido numerosas startups en torno a la tecnología sanitaria y la conservación del medio ambiente, que están consiguiendo prestigio internacional.

De España...al Universo

Ya no hace falta ir a Estados Unidos para encontrar la última tecnología en aviones no tripulados.

En Madrid, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), que podría equivaler a la NASA española, lleva dos décadas impulsando un amplio programa de investigación y desarrollo de las tecnologías de este tipo de aparatos.

siva drone

Alba, Diana y Siva son algunos de los nombres de los drones “made in Spain” que ya surcan los cielos. Sus principales tareas son la vigilancia y observación, aunque ya se ultiman modelos que podrán ir armados.

Pero la joya de la corona es el Milano. Aeronave aún en desarrollo y que podrá ser operada incluso desde otro continente.

La tecnología española no sólo surca los cielos, sino que se adentra en las profundidades del Universo. No en vano, a bordo del rover Curiosity está REMS (Rover Environmental Monitoring Station), un instrumento “made in Spain”. REMS es una estación medioambiental con capacidad de medir parámetros como la temperatura del aire y del suelo, la velocidad y el sentido del viento, la humedad relativa y la radiación UV procedente del Sol.

El diseño y desarrollo del instrumento duró varios años y España contó con la colaboración del instituto meteorológico finlandés.

Todo esto demuestra que la tecnología de origen español protagoniza un imparable desarrollo. Esto ha contribuido a la profesionalización de un sector que demanda una mejor formación, por lo que la Escuela Profesional de Nuevas Tecnologías CICE ha ampliado su oferta en cinco tecnologías desarrolladas en España que triunfan en el mundo en los ámbitos de la Animación 3D, la Arquitectura Digital, los Efectos Especiales y las Postproducción 3D.

Esto permitirá afianzar el éxito en el mercado de las startups españolas y crear una sólida industria local.