Logo Computerhoy.com

Así afecta a tu salud el cambio de hora, y no es nada bueno

Cambio de hora

DepositPhotos

El cambio de hora supone ciertos riesgos para nuestra salud tal como señala este estudio.

Durante las próximas horas nos vamos a enfrentar a un cambio de hora para adaptarnos al horario de invierno, y en nuestros relojes habrá que retrasar una hora, algo que en general se suele hacer de forma automática en los dispositivo recientes pero que en otros nos tocará hacerlo de forma manual.

Sea como fuere, el cambio horario es todo un hecho y que se mantiene desde hace muchas décadas, algo que podría acabar cambiando durante los próximos años pero, debido a la pandemia del COVID-19, quedó en el limbo la supresión de un cambio que puede suponer consecuencias para nuestra salud.

Y es que las primeras horas tras realizar el cambio horario en nuestros relojes para adaptarnos al horario de invierno son cruciales, tal como están avisando distintos expertos que no solo ponen en duda su eficiencia sino que también afirman que puede afectar a nuestra salud cerebrovascular.

Y es que a la ciencia no le gustan mucho que los relojes cambien la hora, y un estudio descubrió un incremento de tasas de accidentes cerebrovasculares en las horas posteriores a realizar el cambio horario.

Este estudio ha encontrado que las tasas de accidentes cerebrovasculares fueron un 8 % más altas de lo habitual en los dos días posteriores a ambos cambios de reloj, sea para el horario de verano o para el horario de invierno.

Un cambio no apto para la salud

Para ello investigadores finlandeses estudiaron el efecto que tuvo el horario de verano en las hospitalizaciones por accidente cerebrovascular isquémico y las muertes en el hospital entre 2004 y 2013.

“La interrupción del ritmo circadiano se ha asociado con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular isquémico. Las transiciones de horario de verano interrumpen los ritmos circadianos y cambian el patrón de variación diurna en el inicio del accidente cerebrovascular", señalan.

No obstante, lo más preocupante, es que descubrieron que la tasa de ocurrencia de accidentes cerebrovasculares en los primeros dos días después de los cambios de reloj fue elevada.

Comentan que “las transiciones de horario de verano parecen estar asociadas con un aumento de las hospitalizaciones por accidente cerebrovascular isquémico durante los primeros dos días después de las transiciones, pero no durante toda la semana siguiente”.

En el estudio también se señaló que “las personas con cáncer tenían un 25 % más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral en esa época que en cualquier otra época del año”.

Sea como fuere, se prevé que el cambio de hora llegue a su fin en los próximos años, algo que podría afectar, de forma positiva, a nuestra salud.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Salud

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.