Skip to main content

Un aparato impreso en 3D coloca los dientes por 60 dólares

bracets ortodoncia impresora 3d

05/04/2016 - 22:27

¿Necesitas ortodoncia pero no quieres gastar mucho dinero? Este estudiante se ha diseñado un aparato personalizado para colocarse los dientes por 60 dólares. 

¿Tienes los dientes mal colocados pero no te quieres gastar una millonada en el dentista? La solución a tus problemas la tiene Amos Dudley, un estudiante del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey (Estados Unidos) que ha diseñado con una impresora 3D su propio aparato que corrige la dentadura por el módico precio de 60 dólares. 

El joven llevó brackets durante su adolescencia, pero explica que, cuando terminó el tratamiento y se los quitaron, no utilizó el retenedor que el dentista recomienda ponerse todas las noches. Como consecuencia, los dientes se le descolocaron de nuevo con el tiempo y su sonrisa volvió a torcerse. 

Cuando se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, Amos buscó el aparato transparente que necesitaba para mantener la dentadura colocada. Sin embargo, se dio cuenta de que eran muy caros y completamente inaccesibles para su bolsillo: podían alcanzar precios de hasta 8.000 dólares.

Así que se le ocurrió que podría diseñar su aparato él mismo. Se puso manos a la obra y lo primero que hizo fue hacer un molde de sus dientes con alginato. A continuación, creó una reproducción de su dentadura con Permastone, un material que mezclado con agua produce un resultado duro y resistente. 

Corrector dental fabricado con una impresora 3D

A partir de este molde, Amos diseñó con software CAD una serie de retenedores que iría utilizando de manera progresiva. Para saber cómo tenía que alinearse los dientes, consultó diversas técnicas de ortodoncia en Internet.

Una vez que tuvo listos los diseños, los fabricó con una impresora 3D de alta resolución. Tras utilizarlos durante 16 semanas, su dentadura volvió a estar colocada perfectamente. 

Implantes impresos en 3D matan bacterias y previenen caries

Después de conocerse la noticia, muchos usuarios escribieron a Amos para pedirle que les hicieran un retenedor personalizado, pero el joven se ha negado, ya que dice que es diseñador, no dentista ni fabricante. Los ortodoncistas que conocen el caso reconocen el mérito de Dudley, pero advierten que es muy peligroso utilizar estos aparatos sin supervisión médica. 

[Fuente: Dailymail]