Skip to main content

Un ascensor a la Luna, la manera de abaratar las expediciones al satélite

Ascensor a la Luna

14/09/2019 - 07:05

Aunque estas últimas semanas os hemos contado que tenemos herramientas para explorar el espacio profundo, y acabamos de construir el telescopio más grande del planeta, diferentes agencias espaciales tienen como objetivo cuerpos que están muy cerca.

Marte y la Luna están entre ceja y ceja de China, Japón, Rusia y Estados Unidos, y una de las soluciones para conquistar nuestro satélite sería un ascensor hasta la Luna, donde volveremos de la manera ''tradicional'' dentro de poco.

La idea de construir un ascensor hasta la Luna no es realmente nueva. De hecho, hace 10 años una serie de ingenieros y entusiastas de la exploración espacial  empezaron a planear Liftport, un proyecto para unir la Luna y la Tierra con un ''ascensor'' para ahorrar recursos a la hora de ir y volver de la Luna.

Es decir, es más barato guiar una sonda para recoger muestras a través de un cable, como si fuera un cordón umbilical, que mandando una sonda con un cohete, sea desechable o no, ya que ahí hay gastos de combustible... y estos no son precisamente bajos.

La idea del ascensor espacial fue introducida por Arthur C. Clarke, y era más parecido a un ascensor convencional (en el que se introduce una cápsula en un ''túnel'' espacial) que al cable que finalmente podría hacerse realidad. Además, la idea de este ascensor es absurda debido a la rotación de la Tierra, que rompería a la primera de cambio dicho ascensor.

Por eso, hay que buscar otras soluciones, y es algo a lo que dos astrónomos de las universidades de Cambridge y Columbia quieren dar respuesta utilizando materiales que actualmente están disponibles en nuestro planeta. Con ello, se crearía lo que han llamado ''línea espacial''.

La clave para crear un ascensor de la Tierra a la Luna pasaría, precisamente, por abandonar la idea de crear una vía directa. Lo que se haría sería poner un punto de anclaje en la órbita geosincrónica, como si fuera un satélite, y anclar ahí dicho cable hasta la Luna.

Con esta operación, y unos cuantos miles de millones de dólares, los dos investigadores afirman que se podría unir la Luna y la Tierra de manera ''sencilla''. ''Sencilla'' porque estaría a una distancia suficiente como para que el ascensor no interfiriera con nuestra atmósfera ni con otros satélites.

Veremos si el ascensor Tierra-Luna termina convirtiéndose en una realidad, pero lo que importa es que se están investigando vías para intentar agilizar la conexión entre nosotros y el satélite.