Skip to main content

Beber agua con gas, ¿por qué hay quien dice que es malo para la salud?

Agua con gas

23/05/2018 - 11:59

El agua con gas es una de las bebidas más populares del mundo, para deleite de unos y disgusto de otros. El debate en torno a esta bebida es encarnizado, y es que no a todo el mundo le gusta. Algunos van más allá y dicen que el agua con gas es mala para la salud pero, ¿qué hay de cierto en esto?

La evidencia científica al respecto habla de algunos beneficios de beber agua con gas, aunque también repasa otros efectos sobre la salud bucodental. Hay que tener en cuenta que esta bebida parte con desventaja, y es que la alternativa es tomar agua normal, que ya se ha comprobado de sobra que es lo más sano que hay.

A continuación vamos a repasar algunos estudios para reafirmar o desmentir lo que se dice sobre el agua carbonatada.

1. Provoca acidez

El agua con gas es ligeramente más ácida que la normal, aunque eso no significa que vaya a modificar el pH de tu cuerpo. Al contrario, este pH se mantiene siempre estable gracias al trabajo de los órganos encargados de regularlo.

Como ocurre con otros alimentos, no puede modificar la alcalinidad del organismo.

2. ¿Ayuda a hacer la digestión?

Sí se sabe que puede ayudar a mejorar la capacidad de masticar y tragar alimentos, como han probado varios estudios. Además, es más saciante que su variante sin gas.

Este efecto se acentúa en niños y adultos jóvenes, aunque decae con la edad.

Estos son los 100 alimentos más sanos del planeta

3. ¿Daña los dientes?

Esta comprobado que el agua con gas daña el esmalte dental en mayor medida que el agua, aunque no en un porcentaje preocupante. Por ejemplo, es 100 veces menos dañina para tus dientes que cualquier bebida azucarada.

Eso significa que no debes preocuparte si eres consumidor habitual siempre que no la combines con otras bebidas peores.

4. ¿Afecta al colesterol?

El agua carbonatada o con gas tiene beneficios para la salud en este aspecto. Se ha probado que aumenta el colesterol "bueno" y rebaja el "malo", aunque en pequeñas cantidades. No obstante, a largo plazo esto tiene un efecto positivo sobre el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Es un estudio desarrollado con una pequeña muestra pero que merece la pena mencionar.