Científicos consiguen que células humanas almacenen "recuerdos" en ADN

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Células almacenan recuerdos de eventos

Ingenieros biológicos del MIT han ideado una manera de almacenar historias complejas en el ADN de células humanas, lo que les permite recuperar "memorias" de eventos pasados, como procesos inflamatorios, mediante la secuenciación del ADN.

El sistema de almacenamiento de memoria analógica se basa en trabajos anteriores desarrollados por científicos en los que las células eran programadas para voltear secciones de ADN cuando eventos, como la exposición a sustancias químicas específicas, ocurrían.

Lo que diferencia la nueva investigación del resto, sin embargo, es que también registra la duración e intensidad de los eventos en las células humanas.

Las investigaciones previas también se han relegado en gran medida a las bacterias. Trasladar la tecnología a células humanas significa, entre otras cosas, un método potencial para el estudio de las formas en que los procesos celulares como la regulación de genes impactan las enfermedades, de acuerdo con el profesor asociado de ciencias de la ingeniería e ingeniería biológica del MIT, Timothy Lu.

Microsoft consigue almacenar 200 MB de datos digitales en ADN.

El nuevo enfoque del MIT se basa en el sistema de edición de genoma conocido como CRISPR, que consiste en la enzima Cas9, que secciona el ADN, y una cadena corta de ARN que guía la enzima a un área específica del genoma, dirigiendo a Cas9 dónde hacer su corte.

CRISPR es ampliamente utilizado para la edición de genes, pero el equipo del MIT decidió adaptarlo para el almacenamiento de memoria. En las bacterias, donde CRISPR evolucionó originalmente, el sistema registra las infecciones virales anteriores para que las células puedan reconocer y luchar contra los virus invasores.

Mediante el uso de sensores para eventos biológicos específicos para regular la Cas9 o guiar la actividad  de autofocalización del ARN, el sistema permite mutaciones progresivas que se acumulan como una función de los insumos biológicos, proporcionando de este modo memoria genómicamente codificada.

Toda la información permite un estudio más profundo del impacto de las infecciones y enfermedades como el cáncer. También podría potencialmente ser utilizado para seguir el papel de las células especializadas durante el desarrollo de un embrión a adulto maduro.