Skip to main content

Cómo utilizar una mascarilla quirúrgica correctamente

Mascarilla quirúrgica

Depositphotos

24/04/2020 - 06:30 | Actualizado 20/05/2020 - 08:31

  • Desde hoy entra en vigor la obligatoriedad de llevar mascarilla por la calle.
  • Salvo excepciones como los menores de seis años o personas con dificultad respiratoria, la mascarilla ha de llevarse en todas las situaciones en las que no sea posible mantener una distancia de seguridad de dos metros.
  • Toma nota de algunos consejos para utilizar la mascarilla correctamente.

Tal y como era de esperar, ahora que podemos volver a salir a la calle deberemos ir equipados, al menos durante un tiempo, con nuestra mascarilla. Tras muchos debates y controversias sobre la efectividad de las mismas parece que finalmente será una de las medidas de protección para evitar la propagación del COVID-19, prueba de ello es que el gobierno decidió incluso regularizar el precio de las mascarillas quirúrgicas para evitar abusos. Esta misma mañana, además, se ha aprobado la obligatoriedad de su uso en calles, espacios naturales y tiendas.

Ante este escenario es vital tener en cuenta una serie de medias de uso recomendadas a la hora de manipular y llevar una mascarilla quirúrgica -la misma que se está entregando en los transportes públicos y cuyo precio se ha regularizado, por lo que a buen seguro que será también la más utilizada- indispensables para que sean realmente efectivas y cumplan su labor para evitar contagios y la propagación del virus.

Una mascarilla quirúrgica se compone de un trozo de tejido filtrante en forma rectangular con bandas elásticas en sus extremos para su colocación detrás de las orejas o atada por detrás de la cabeza. Algunos modelos cuentan con una tira de metal en la parte superior de la máscara que se puede pellizcar para que se ajuste alrededor de la nariz.

mascarilla quirúrgica

Una mascarilla quirúrgica suele disponer de hasta tres capas: una externa para repeler los fluidos, una intermedia como filtro de patógenos y una capa interna para absorber la humedad del aire y evitar que la mascarilla se empañe. Estas capas sirven en su conjunto para bloquear la transmisión de microorganismos, además de evitar las salpicaduras externas y evitar el contacto de la mano con la cara.

Un problema de este tipo de mascarillas es que no forman un sello hermético alrededor de la nariz y la boca, por lo que no son tan efectivas a la hora de filtrar pequeñas partículas en el aire como las transmitidas al toser o estornudar.

¿Cómo ponerte correctamente una mascarilla quirúrgica?

Antes de ponerse la mascarilla es indispensable lavarse las manos durante al menos 20 segundos con agua y jabón, o utilizar un gel desinfectante.

Agarra la mascarilla de las gomas de los extremos y verifica que no tenga rotos o desperfectos, coloca el lado coloreado de hacia el exterior delante de la cara, si dispone de ajuste metálico hay que asegurarse de que está hacia arriba.

Sostén la mascarilla delante de la cara, tira de ambos extremos en dirección al rostro y coloca cada banda elástica por detrás de cada oreja. Moldea la tira superior metálica sobre la nariz pellizcándola y presionándola con los dedos, si dispone de ella, y tira de la parte inferior de la máscara sobre la boca y mentón para asegurarte de que ajusta bien.

¿Qué no debes hacer cuando llevas la mascarilla puesta?

A partir de ese instante es importante no volver a tocar la mascarilla, teniendo en cuenta de que si la máscara se ensucia o humedece hay que reemplazarla por una nueva inmediatamente.

Tampoco la retires en ningún momento, ni siquiera aunque toques solo las bandas elásticas. No te cuelgues la mascarilla de una oreja o del cuello, y sobre todo, lo más importante: nunca reutilices una mascarilla de tipo quirúrgico, ya que este tipo de mascarillas no son reutilizables ni se pueden desinfectar.

Si por un motivo de extrema necesidad tienes que quitarte la mascarilla o tocarla, debes previamente lavarte las manos agua y jabón o con el correspondiente gel higienizante.

¿Cómo quitarse correctamente la mascarilla quirúrgica?

Al igual que como hemos comentado debes tener especial cuidado para ponerte la mascarilla, también debes extremar las precauciones al quitártela para asegurarse de no transferir gérmenes a las manos o la cara. Además, muy importante, asegúrate de deshacerte de la mascarilla de forma segura.

Al igual que al ponértela debes lavarte antes bien las manos, intenta no tocar la mascarilla pues podría estar contaminada. Retírala sujetando solo por las gomas de los extremos, de una en una. Una vez retirada al rostro, tira la mascarilla a un cubo de basura con tapa. Finalmente, vuelve a lavarte las manos en profundidad.

[Fuente: Healthline]