Skip to main content

Demasiadas órdenes en poco tiempo: la sonda de la NASA en Marte se ha congelado y no puede avanzar

Curiosity

25/01/2020 - 07:05

La Curiosity es nuestras manos, ojos y oídos en Marte. La sonda de la NASA lleva ocho años en el planeta rojo, pero una reciente avalancha de órdenes la ha "frito". La Curiosity se ha congelado y no se puede mover, pero no os preocupéis porque el robot se recuperará.

La sonda Curiosity se envió a Marte para investigar a fondo el planeta vecino, tanto su clima como enseñarnos "cómo está el patio" de cara a las misiones que se realizarán en los próximos años. La misión inicial era la de encontrar carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre, pero en estos años nos ha dado mucho más

Junto a la misión InSight, nos está mostrando todos los detalles de Marte, pero ahora la misión se ha comprometido un poco. Y es que, la Curiosity ha superado muchos baches, pero ahora está encallada debido a la sobreinformación y un fallo en el procesamiento de dicha información.

La sonda es semiautónoma, ya que necesita que se le den una serie de órdenes - instrucciones - desde el centro de control terrestre. No podemos controlar la sonda en tiempo real debido a la enorme distancia entre los dos planetas, por lo que nosotros enviamos la orden, tarda un tiempo en llegar, y luego es la Curiosity la que procesa los datos y ejecuta los comandos.

Necesita estar plenamente consciente sobre el estado de todos sus instrumentos para poder avanzar, ya que así se asegura (y la NASA) de que no haya ningún contratiempo y se choque con algo, se quede encallada o pase algo peor.

Hace unos días, hubo un error y la unidad de memoria de la sonda no pudo procesar todas las órdenes, y ante ese escenario, su protocolo de seguridad decidió bloquear la sonda en el lugar en el que se encontraba.

Es decir, no se puede mover, pero no está apagada al estar en constante comunicación con el equipo de la NASA. Ahora, como leemos en Extremetech, la NASA ha mandado un nuevo paquete de datos que desbloqueen la sonda, y además están trabajando en una especie de parche para evitar que algo así pase en el futuro.

A la Curiosity aún le quedan unos cuantos años de vida, ya que su batería se diseñó con una vida útil del 100% para 14 años, pero este año partirá rumbo a Marte otro rover más, con instrumentos más modernos que debería darnos aún más alegrías que la veterana sonda "curiosa".