Descubren las bacterias causantes del párkinson

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Parkinson

La bautizada como enfermedad de Parkinson es una de las grandes desconocidas de la ciencia médica, al igual que otras enfermedades que afectan al cerebro. Sin embargo, según el último estudio del que se ha tenido conocimiento, el origen del párkinson podría venir de un lugar inesperado: las bacterias del intestino.

Que el origen del párkinson sea intestinal en lugar de cerebral supone toda una revelación, y es que algunos de los síntomas que muestran las personas afectadas por esta enfermedad tienen muy poco que ver con su cerebro. Un ejemplo es el estreñimiento, que surge varios años antes de que el párkinson golpee con más fuerza.

Para probar esta teoría, un grupo de científicos realizó experimentos con ratones en laboratorios. Los indicios eran favorables al origen intestinal del párkinson, y es que aparte del estreñimiento se había comprobado que las bacterias del intestino de los afectados difieren de las del resto de las personas.

Ahora se ha comprobado que, expuestos a estas bacterias exclusivas de las personas con párkinson, los ratones desarrollan síntomas de la enfermedad muy rápidamente. Esto significa que, al contrario de lo que se creía hasta ahora, la enfermedad podría originarse en el intestino y extenderse a otras zonas del cuerpo, como el cerebro. Si no, al menos probaría una relación entre estas bacterias intestinales y el desarrollo en la enfermedad.

Las 10 innovaciones tecnológicas que cambiarán la medicina

La principal utilidad de este estudio médico es la de encontrar una cura para la enfermedad de Parkinson. Si son las bacterias intestinales las culpables de su desarrollo, pararlas sería todo lo necesario para impedir el avance de la enfermedad, al menos sobre el papel.

Es un estudio que aún debe ser corroborado por otras pruebas en pacientes humanos antes de darse al 100% por válido. De momento, los investigadores que lo han desarrollado, de la Universidad de California, se muestran optimistas de cara al futuro. Habrá que seguirles la pista de cerca.

[Fuente: Science Alert]