Skip to main content

Las 10 innovaciones tecnológicas que cambiarán la medicina

Las innovaciones tecnológicas que revolucionarán la medicina

Victor Perez Rodriguez

27/06/2015 - 09:03

La revolución tecnológica ha cambiado el mundo para siempre y, en los próximos años, cambiará de un modo radical nuestra forma de entender y relacionarnos con la medicina.

La medicina del siglo pasado giraba alrededor de los centros hospitalarios, pero las innovaciones tecnológicas han puesto al servicio de los pacientes herramientas de diagnóstico y tratamiento, que además facilitan el trabajo de los profesionales.

El doctor Bertalan Meskó, licenciado en Medicina por la Universidad de Debrecen de Hungría, doctor en genómica y creador del portal Webicina se ha convertido en una de las voces de referencia a la hora de hablar de la "medicina del futuro"

Investigador y autor del blog ScienceRoll, donde habla de la estrecha relación entre tecnología y ciencia, Meskó publicó el verano pasado "Guía para el futuro de la medicina", un libro en el que reflexiona sobre cómo será la medicina del futuro, y sobre cómo afectará al diagnóstico de enfermedades o las relaciones entre médico y pacientes. 

Las predicciones del doctor Meskó se dividen en dos categorías. Por un lado, las innovaciones tecnológicas que ya tienen una aplicación real y que a medio plazo cambiarán nuestra forma de entender la medicina, que son objeto de este artículo.

Por otro lado el doctor Meskó habla de un puñado de tendencias tecnológicas que todavía se encuentran en etapas muy tempranas de desarrollo y, por tanto, pertenecen más al terreno de la ciencia ficción, como la fabricación de órganos en 3D, la implantación de nanorobots en determinadas partes de nuestro organismo, el fin de la experimentación humana o la criogenización.

El desarrollo tecnológico de la medicina permite diagnósticos más rápidos y certeros sobre las enfermedades de los pacientes, además de personalizar, incentivar y monitorizar los tratamientos.

Hoy en día la cirugía robótica ya es una práctica más o menos común, al tiempo que conceptos como teleasistencia, exoesqueletos o biotecnología han dejado de ser una quimera, como hasta hace unos pocos años.

[Fuente: Forbes]

Gamificación de la salud

DT2, la app para controlar la diabetes
La medicina es uno de los campos que más se puede beneficiar de la gamificación, una técnica para incentivar determinados comportamientos por medio de pequeños juegos o retos, lo que resulta especialmente útil a la hora de motivar a los pacientes inmersos en terapias de rehabilitación.
 
Según el doctor Meskó alrededor del 50 por ciento de los pacientes que sufren patologías crónicas no siguen el tratamiento prescrito, un problema mundial de gran envergadura según la OMS.
 
Además, la gamificación de la salud resulta muy útil para promover hábitos saludables a través de juegos, recompensas, retos o pequeñas competiciones, de ahí que se hayan multiplicado las apps móviles de este estilo durante los últimos años.
 
Uno de los mejores ejemplos es Goalpost, una app para dejar el tabaco en la que el fumador recibe premios según los retos que vaya superando a lo largo de cuatro semanas, involucrando a su círculo de amigos y familiares.
 
La gamificiación de la salud también puede ayudar a que los pacientes conozcan mejor sus patologías. DT2, por ejemplo, es un pequeño juego para móviles en el que hay que alimentar a un personaje que sufre diabetes tipo 2, con lo que se ayuda a concienciar a las personas que sufren esta enfermedad de cómo mejorar sus propios hábitos para reducir su peso.
 

Universalización de la medicina

Universalización de la medicina

La universalización de la medicina se traduce en que, para bien o para mal, los pacientes hoy en día están más y mejor informados que antiguamente, cuando la única fuente sobre asuntos relacionados con la salud era el médico.

La revolución tecnológica permite en la actualidad a muchos pacientes a conocer mejor sus enfermedades y poniéndose en contacto con otros pacientes, lo que ha dejado de lado el concepto más paternalista de la medicina.

Hoy, por ejemplo, se multiplican los blogs, comunidades e incluso apps sobre alergias alimentarias en las que los pacientes alertan de los alimentos que se pueden o no comprar en las cadenas de supermercados, generando información de enorme utilidad tanto para pacientes como para médicos.

Consultas síntomas y medicamentos en Internet? ¿Te fías?

Tanto las apps móviles como los wearables facilitan la monitorización de indicadores de salud en tiempo real tanto a profesionales como particulares, de forma que las consultas médicas han dejado de ser el único lugar donde poder medir niveles como la tensión, la frecuencia cardiaca o el nivel de azúcar en sangre.

"La medicina avanza también cuando los médicos dejan a sus pacientes se ayuden a sí mismos", reflexiona el doctor Meskó.

Eso sí, Internet también ha provocado que muchas personas investiguen diagnósticos y tratamientos por su cuenta, lo que puede resultar complementario en ciertos casos pero jamás puede reemplazar a la opinión profesional de un médico.

Telemedicina y teleasistencia

Telemedicina y asistencia médica a domicilio

Una de las innovaciones tecnológicas mentadas por el doctor Meskó es la telemedicina, una realidad tanto en países desarrollados como en algunas de las zonas más pobres, donde la medicina hasta ahora resultaba inaccesible para grandes capas de población.

Los servicios de atención a domicilio y teleasistencia permiten abaratar costes, incidir en una relación entre médico y paciente más cercana y, sobre todo, facilita muchas tareas a los profesionales.

El alto riesgo de comprar medicamentos online sin receta

Además de las consultas por vídeoconferencia durante los últimos años se han desarrollado un buen número de robots autónomos capaces de medir los valores médicos del paciente, eliminando la necesidad de acercarse a centros médicos, una enorme ventaja a la hora de tratar con personas mayores o personas con escasa movilidad.

Este campo tiene un peso especialmente importante en las zonas con población más envejecida. La Unión Europea calcula que el mercado de robots y dispositivos de asistencia a las personas mayores superará los 13.000 millones de euros en 2016.

Cirugía robótica

Cirugía robótica, entre las innovaciones de la medicina del futuro

Otro de los elementos mencionados por el doctor Meskó más utilizados en la actualidad es la cirugía robótica, que permite procedimientos menos invasivos con una precisión que va mucho más allá de als manos del cirujano.

La robótica nunca podrá sustituir a un doctor en un quirófano, pero ya son una herramienta complementaria a la hora de realizar cirugías.

La cirugía robótica asistida reduce el tiempo de estancia de los pacientes en el hospital una media de dos días y los datos demuestran que la tecnología resulta muy eficaz en intervenciones de extrema complejidad.

Entre las ventajas de la cirugía asistida está su mayor precisión, miniaturización, la menor magnitud de las incisiones, pérdidas sanguíneas reducidas y la reducción del dolor. 

¿Junto a qué empresa desarrollará Google un robot cirujano?

Uno de los equipos más extendidos en este campo es el robot quirúrgico Da Vinci, formado por una consola ergonómica desde la que el cirujano opera sentado y permite optimizar el rango de la mano humana, reduciendo el posible temblor de las manos.

En 2014 existían alrededor de 3.000 robots quirúrgicos Da Vinci operativos, que al año realizan alrededor de 300.000 cirugías.

Aunque existe robótica asistida de código abierto, a día de hoy la mayor barrera en este campo es el elevado coste de los equipos: el último modelo del robot Da Vinci ronda los dos millones de euros. 

Genómica y medicina personalizada

La genómica, una de las innovaciones de la medicina del futuro

La genómica va camino de revolucionar la medicina a través del tratamiento personalizado de los pacientes según su ADN.

Según el doctor Meskó, es la "medicina personalizada" hasta el extremo, que pemite optimizar cada tratamiento al metabolismo del paciente con el objetivo de aumentar la eficicacia y disminuir los posibles efectos secundarios de terapias más tradicionales.

De esta manera el paciente recibe el fármaco más adecuado en su dosis justa para tratar su enfermedad. También se utiliza para el diagnóstico de enfermedades, ya que el desarrollo de la biología molecular y el descubrimiento del genoma humano facilita la detección de dolencias hereditarias o genéticas complejas, invisibles hace unos años.

Un gusano, el primer clon digital de la historia

Según los expertos la medicina genómica se pueda aplicar en casi todas las ramas, desde la medicina general a la pediatría o cualquier otra especialidad.

Ya es una realidad bastante extendida en tratamientos estéticos y también a la hora de combatir cánceres hematológicos, para asegurarse de que el paciente recibe el tratamiento más adecuado.

La medicina genómica implica un menor tiempo de diagnóstico porque minimiza los errores y, por tanto, que el tratamiento no llegue más tarde de lo necesario. Un puntal de la medicina del futuro.

Sensores digitales y nanorobots

Nanorobots y sensores digitales aplicados a la medicina

Aunque los nanorobots todavía pertenecen más al ámbito de los sueños ya hay varios proyectos de investigación en marcha en este campo, con el objetivo de que estos microordenadores sean capaces de diagnosticar, monitorizar e incluso atacar ciertas enfemedades. 

Uno de los grandes retos de la medicina del futuro pasa por el uso de los nanorobots a la lucha contra enfermedades como el cáncer. La nanorobótica podría permitir dentro de unos años suministrar medicamentos específicos, liberar arterias obstruidas o, quizás, modificar el ADN de ciertas células. 

Los nanorobots, por ejemplo, podrían dosificar las dosis de un medicamento instálandose en el humor vítreo del ojo para tratar afecciones de la retina, lo que supondría una enorme revolución para la oftalmologia.

El futuro de la medicina pasa también por los sensores digitales que ayudarán a los médicos a realizar diagnósticos más certeros, menos invasivos y a monitorizar menor a sus pacientes.

En la actualidad ya existen  sensores digitales corporales que miden parámetros que sirven para valorar la salud de un paciente, muy útiles por ejemplo para que los profesionales sigan el procreso de rehabilitación de una persona enferma.

También para que el propio individuo controle sus niveles en una enfermedad crónica o sea capaz de evaluarse en un momento determinado. Como la pulsera o el accesorio para iPhone con el que se puede controla los niveles de azúcar en sangre.

Pero la revolución tecnológica va mucho más allá. En la Universidad de California, por ejemplo, investigan un sistema para medirse la glucosa en sangre simplemente realizando un dibujo sobre la piel.

El tricorder médico de Star Trek

El tricorder de Spock en Stark Trek

Suena a ciencia ficción, pero el tricorder médico que utilizaban los protagonistas de Star Trek están muy cerca de convertirse en realidad.

Qualcomm abrió un concurso hace tres años en el que ofrece una recompensa 10 millones de dólares al grupo de investigadores que sea capaz de desarrollar un tricorder médico similar al que aparecía en las películas de Star Trek.

Eso sí, el tricorder debe ser totalmente operativo y capaz de diagnosticar 15 afecciones médicas diferentes, desde un simple dolor de garganta al cáncer de colón ¿Imposible? Qualcomm ya ha seleccionado a 10 grupos de investigación como finalistas. En la actualidad se están realizando las pruebas a los dispositivos y a principios de 2016 se anunciará el equipo ganador.

Las 10 mejores aplicaciones para cuidar tu salud

Los diagnósticos portátiles con este tipo de herramientas facilitarían diagnósticos no invasivos, a la vez que reducirían costes y optimizarían recursos.

Más allá del tricorder de Star Trek lo que ya es una realidad son las apps de salud para los smartphones, capaces de monitorear valores como la frecuencia cardíaca o diagnosticar algunas infecciones simples. 

En el futuro, los smartphones serán todavía más versátiles gracias al desarrollo de accesorios médicos, que permitirán realizar pruebas que hasta ahora se realizan en los centros médicos en casa. 

Biotecnología DIY

Las impresoras 3D han universalizado las prótesis

La biotecnología ha abierto un baraja de posibilidades casi infinita durante los últimos años, y según el doctor Meskó la tendencia irá a más por la democratización de esta rama de la medicina.

El acercamiento de aficionados, estudiantes de medicina e incluso pacientes a la biotecnología DIY ha generado algunos inventos extraordinarios en los últimos tiempos.

El prestigioso físico Freeman Dyson ya dijo hace algunos años que la innovación en el campo de la biotecnología iba de estar concentrada en corporaciones gigantes como Monsanto a laboratorios mucho más pequeños, lejos del ámbito empresarial. 

La salida al mercado de impresoras 3D a bajo coste, unida al desarrollo de tecnología de vanguardia bajo código abierto ha facilitado la creación de viveros biotecnológicos donde expertos y aficionados comparten ideas y desarrollan pequeños proyectos.

Así, por ejemplo, nació BioCurious, un laboratorio donde se comparten equipos médicos al que ya pertenecen más de 500 personas que de otra manera jamás tendrían acceso, por ejemplo, a crear sus propias prótesis.

Christián Silva, un ingeniero colombiano, dona prótesis impresas en 3D a niños sin recursos. Y no son pocas las personas que, después de sufrir un grave accidente, se interesan por esta rama de la medicina y desarrollan sus propias prótesis a partir de algunos modelos y financiándose mediante crowdfunding.

Desde hace años la biotecnología es un elemento recurrente en las obras de ficción. Y no solo en la gran pantalla. The Atlantic, por ejemplo, prevía que en 2016 un grupo de "biohackers" serían ya capaces de desarrollar un virus que solo afectase al presidente de los Estados Unidos.

La existencia de estos pequeños laboratorios tanto a nivel personal como en formato de cooperativa ha generado un intenso debate entre los científicos debido a las transgresiones éticas que podrían llevarse a cabo en estos laboratorios, pero el tiempo ha demostrado que los experimentos de los aficionados buscan, en realidad, aplicaciones fundamentalmente prácticas a sus problemas diarios. 

Impresión en 3D

La impresión en 3D, elemento fundamental de la medicina del futuro

Las impresión en 3D se ha demostrado ya como una técnica muy práctica para fabricar prótesis, pero la medicina del futuro irá mucho más lejos.

Durante los últimos años se han multiplicado las prótesis imprimidas en 3D, pero también los médicos han comenzado a practicar operaciones complejas que antes solo podían simular en el ordenador a partir de modelos en 3D.

En el futuro las impresoras 3D podrían utilizarse para fabricar equipos médicos, medicamentos y todo tipo de partes del cuerpo, desde tejidos con vasos sanguíneos, huesos, piel sintética o incluso órganos. Los trasplantes con órganos impresos en 3D podrían reducir la necesidad de la donación de órganos en todo el mundo.

Los ejemplos son cada día menos extraños, acostumbrada ya la sociedad a escuchar que se han utilizado este tipo de técnicas en operaciones complejas. 

Hace unos meses se le reconstruyó el 75% del cráneo a una persona en Estados Unidos a partir de un modelo impreso en 3D en un material que simulaba con éxito el hueso.

Un implante hecho en impresora 3D salva la vida a 3 bebés 

Anthony Atala, cirujano pionero en medicina regenerativa, mostró un experimento durante una charla TED en 2011 en el que se imprimía un prototipo de riñón humano. Cuatro años después ya es una realidad gracias a una investigación de la Universidad de Connecticut.

Como también es real la oreja biónica desarrollada por científicos de Princeton y el Hospital John Hopkins, un invento que podría cambiar la vida de millones de personas en todo el mundo. 

La medicina del futuro tendrá que abordar en los próximos años el debate sobre la impresión en 3D a partir de células madre, lo que podría reducir o eliminar la experimentación con animales además de avanzar en la regeneración de tejidos o en el trasplante de órganos. 

 
 
 
 
 

Exoesqueletos

El exoesqueleto permite recuperar la movilidad a personas que están en silla de ruedas

De las armaduras a los exoesqueletos. Robocop, Iron Man y compañía han dejado de ser un sueño gracias a los exoesqueletos, que permiten caminar y tener cierta autonomía a personas con problemas de movilidad.

La medicina del futuro logrará recrear la sensación natural y conectará en tiempo real la prótesis y el cerebro humano. "El verdadero desafío para las empresas que los exoesqueletos imiten los movimientos más complejos de manos y piernas", reflexiona Meskó.

Uno de los exoesqueletos más famosos es el ReWalk, una especie de esqueleto metálico con dos motores que permite mover la cadera, las rodillas y los tobillos. Así se consigue que personas hasta ahora recluidas a la silla de ruedas puedan sentarse, pararse y caminar, aunque para ello se necesita un largo período de adaptación.

En España también se ha desarrollado un exoesqueleto de vanguardia gracias al trabajo del grupo de neuro-rehabilitación del Instituto Cajal. El prototipo, con el que trabajan algunos pacientes del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, se centra en la rehabilitación de personas con discapacidad motora e incorpora un sistema de seguimiento de la motivación del paciente.

El milagro todavía no es completo porque los exoesqueletos todavía tienen limitaciones importantes en cuanto a la autonomía, lo que exige la presencia de un acompañante en todo momento o incluso obliga a utilizar simultáneamente muletas. Tampoco es posible utilizarlo para todo tipo de pacientes, no realizan cualquier movimiento y tienen un coste muy elevado.