Skip to main content

Encuentran la roca más antigua de la Tierra en la Luna

Cara oculta de la Luna

26/01/2019 - 08:18

Los acontecimientos que tienen que ver con el espacio y su estudio nunca dejarán de asombrarnos, y la Luna está siendo protagonista de algunos de ellos estos últimos meses. Y es que, un grupo de investigadores ha concluido que la roca más antigua conocida de la Tierra estaba en la Luna.

Como decimos, recientemente estamos viendo la Luna con otros ojos. Parte de la culpa la tiene China, que hace poco llegó a la cara oculta y consiguió hacer germinar una planta, la primera cultivada fuera de la Tierra, aunque murió poco después. Ahora, tenemos de vuelta algo que nos ''pertenecía''.

Y es que, la roca llamada Big Bertha tenía incrustada otra más pequeña, de apenas dos gramos de peso, que está formada por feldespato, cuarzo y circonita.

Esto es importante, ya que mientras estos minerales son muy abundantes en nuestro planeta, en la Luna son prácticamente inexistentes, lo que dio la primera pista a los investigadores sobre el origen de la diminuta roca.

Tras un exhaustivo estudio, los investigadores han llegado a la conclusión de que se trata de una roca formada en la Tierra hace cuatro mil millones de años a unos 20 kilómetros de profundidad.

Debido al impacto de un cometa hace unos cuatro mil millones de años, salió del planeta en dirección a la Luna, donde fue sepultándose cada vez más hasta que, un gran impacto en la Luna hizo que volviera a la superficie del satélite.

Big Bertha

De hecho, los investigadores creen que debe haber más rocas así en la Luna, ya que hace millones de años estaba tres veces más cerca de lo que lo está ahora.

Tierra y Luna

Ahora bien, ¿cómo ha regresado esa roca de la Luna a la Tierra? Lo interesante es que no ha sido ninguna de las sondas recientes las que han encontrado la roca, sino que se trata de una de las que el equipo de astronautas del Apolo 14 trajo de vuelta en 1971 para su estudio

Impacto de un meteorito sobre la Luna en pleno eclipse

Como veis, pura casualidad que permitirá a los investigadores conocer algo más sobre la Tierra y cómo los asteroides y cometas que chocaron contra ella modificaron su estructura.