Skip to main content

La energía de fusión nuclear, nuevo objetivo de Google

Fusión nuclear hecha por Google, más cerca.

26/07/2017 - 08:38

La carrera por lograr generar energía mediante la fusión nuclear dura ya bastantes años. La humanidad aún no lo ha conseguido, aunque los avances hacen que esté cada vez más cerca. Quizás lo que hace falta es recurrir a un superordenador, como propone Google. Esta compañía es la última en intentar conseguir progresos en fusión nuclear.

Mediante un algoritmo, Google quiere encontrar soluciones a los procesos que van surgiendo y para los que los científicos no tienen respuesta. Generar energía con fusión nuclear no es nada fácil, y a veces surgen problemas que aparentemente no tienen explicación, al menos para los humanos. De ahí la importancia de despejarlos con la informática.

Entre Google y la empresa Tri Alpha Energy están tratando de acelerar el proceso que lleve definitivamente a esta energía, que si bien no es renovable es mucho más sostenible que la generada quemando combustibles fósiles. La fusión tiene capacidad para generar mucha más electricidad que la fisión, la energía nuclear común hasta ahora.

De esta forma, se lograría generar mucha electricidad a un precio bajo, la clave para promover el crecimiento sostenible y la transición energética hasta que las renovables sean viables económicamente. Poco a poco algunos países van progresando en el desarrollo de energía completamente limpia, aunque no lo suficientemente rápido.

Google es mucho más que un buscador: estos son sus apps y servicios más desconocidos

El cambio climático avanza y los objetivos de los Acuerdos de París son tajantes. Hay que reducir las emisiones de CO2 de forma casi inmediata, y eso es prácticamente imposible con los recursos de los que disponemos ahora.

Como solución al calentamiento global, la energía de fusión nuclear podría ser una respuesta. No obstante, aunque sea más rentable económicamente que las renovables -por ahora- plantea varios interrogantes. El primero de ellos es el de la seguridad, uno aún sin responder tras las catástrofes de Chernóbil y Fukushima. El segundo es el del combustible para estos reactores, no demasiado abundante en todo el mundo.

Y además