Skip to main content

Estas telecabinas médicas portátiles para consultas remotas ya funcionan en USA

OnMed

OnMed

17/03/2019 - 11:15

La telemedicina aún está en su infancia. Muchos médicos ya atienden a sus pacientes de forma remota, pero sigue siendo una atención muy básica, y bastante limitada. Es poco lo que se puede hacer a través de una webcam. La compañía americana OnMed pretende revolucionar la atención médica remonta con OnMed Station, unas telecabinas médicas portátiles con todo lo necesario para realizar una consulta médica de forma remota, e incluso obtener las medicinas allí mismo.

OnMed Station es como la consulta del médico, pero sin el médico. Y en plena calle. Estas telecabinas médicas tienen la forma de un fotomatón, pero en su interior hay una cámara de alta resolución, y todo tipo de sensores.

Al entrar en la estación médica portátil (para lo cual hace falta tener un seguro o pagar la consulta, ya que en Estados Unidos no existe la Seguridad Social), la cabina se conecta con un médico colegiado residente en la zona. En pantalla aparecen todas las credenciales del médico, para confirmar su identidad. El cliente también se identifica por reconocimiento facial en 3D, para que nadie haga trampas.

OnMed

OnMed

Una serie de sensores permiten al doctor realizar todo tipo de mediciones: presión arterial, temperatura, fondo de ojos, ritmo cardíaco, peso, altura, saturación de oxígeno en sangre etc. Un cámara termal también detecta zonas del cuerpo con más o menos calor, para buscar infecciones. Por supuesto, puedes comunicarte con el médico a través de la cámara y el micrófono.

Cuando el doctor termina de hacer el diagnóstico es posible recibir las medicinas directamente de la propia cabina, dispensadas por un robot.

En una caja fuerte a prueba de vándalos y drogadictos se guardan más de 100 tipos de medicamentos, los más comunes.

OnMed

OnMed

Si aún así la medicina que necesitas no está en stock, el médico dispensará una receta para que la compres en cualquier farmacia.

Entre consulta y consulta, una luz ultravioleta esteriliza el aire y todos los objetos que hay en el interior de la cabina.

Uno de los aspectos que más ha cuidado OnMed es la privacidad. Cuando un paciente entra en una telecabina de atención médica remota, un cerrojo cierra la puerta automáticamente. Por supuesto, no existe ningún tipo de ventana, y la cabina está insonorizada para que no se oiga nada desde fuera.

OnMed tiene pensado instalar varias de estas Onmed Station, las telecabinas médicas portátiles para consultas remotas, en colegios, grandes empresas, aeropuertos y hoteles a final de año.

Parece una buena solución para descongestionar las urgencias, atender imprevistos, o llevar las consultas médicas a zonas aisladas.