Un fármaco para el cáncer resulta eficaz contra Alzheimer y Parkinson

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
alzeimer

Un conjunto de científicos del Georgetown University Medical Center ha llevado a cabo un estudio que revela que un medicamento para tratar el cáncer resulta eficaz para ralentizar el avance de enfermedades neurodegenerativas, entre las que se encuentran el Alzheimer y el Parkinson.

El fármaco en cuestión, llamado pazopanib, está aprobado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) y se utiliza como terapia contra el carcinoma de células renales. El ensayo, que se ha efectuado en modelos animales genéticamente modificados, ha demostrado que reduce los niveles de la proteína tau anómala, asociada al desarrollo del Alzheimer. 

Esta enfermedad neurodegenerativa la ocasionan principalmente los ovillos neurofibrilares que forma la tau, así por la acumulación de placas seniles de la proteína beta-amiloide, que es muy tóxica para las neuronas. En el estudio se ha podido observar que el pazopanib ayuda a reducir los niveles de tau fosforilada (p-tau), que es uno de los biomarcadores del Alzheimer. 

En investigaciones anteriores, este equipo de científicos demostró que la tau es una parte muy importante del sistema de eliminación de desechos celular, y les permite deshacerse de las proteínas tóxicas acumuladas. Sin embargo, como consecuencia de diversos desequilibrios, en ocasiones se produce la fosforilación de la tau (p-tau), una anomalía que impide que la proteína sana lleve a cabo su trabajo.

Este sensor puede diagnosticar cáncer, Alzheimer y Parkinson

"Nuestro laboratorio ha revelado la necesidad de la tau funcional para la liquidación de la beta amiloide, que se acumula en grumos pegajosos llamados placas", asegura Monica Javidnia, miembro del equipo de investigación. "Si la tau deja de funcionar, la acumlación de la beta amiloide lleva a la muerte celular". 

La ventaja de que este medicamento sea eficaz como tratamiento contra las enfermedades neurodegenerativas reside en que ya se ha probado que su seguridad para la administración a pacientes humanos.