Logo Computerhoy.com

El Mal de Amores es una enfermedad real: estos son sus síntomas, y cómo curarla

Foto del redactor Juan Antonio Pascual Estapé

Redactor Colaborador

El Mal de Amores es una enfermedad real: estos son sus síntomas, y cómo curarla
Foto del redactor Juan Antonio Pascual Estapé

Redactor Colaborador

Suena a la típica canción romántica de verano, pero es una enfermedad diagnosticada, y si no se trata puede provocar depresión, apatía, e incluso la muerte.

Hace unas semanas el mundo vivió conmovido el tiroteo de Uvalde. 19 niños y 2 profesoras fueron asesinados por culpa de una sociedad en donde un loco de 18 años puede comprar un arma de fuego, como el que va a comprar el pan, pero no puede beber alcohol hasta los 21 años.

Durante el funeral por los fallecidos, ocurrió una doble tragedia: el marido de una de las profesoras fallecidas murió de un ataque al corazón, por la emoción. Es un dramático ejemplo de cómo un dolor emocional puede provocarnos lesiones físicas mortales.

El Mal de Amores o la Enfermedad del Amor es una enfermedad diagnosticada, y ocurre cuando una persona sufre la muerte de su pareja, un divorcio no deseado, una ruptura amorosa, un amor no correspondido, o mantiene una relación a distancia, y no puede soportar estar separados.

La persona afectada comienza a sufrir un dolor emocional, que a veces se transforma en dolor físico. Y su relación con su entorno comienza a cambiar.

Tal como explica el doctor Josh Axe en su blog Dr. Axe, el amor no tiene que ver con el corazón, sino con el cerebro y la fluctuación de las hormonas. Un estudio de 2018 indica que la Enfermedad del Amor altera los niveles de dopamina, serotonina, noradrenalina, testosterona y cortisol.

Jengibre y limón, infusión

Resulta relativamente sencillo identificar los síntomas del Mal de Amores, porque aparecen cuando hemos sufrido un revés sentimental.

Entre esto síntomas se encuentran la falta de motivación, fatiga, ansiedad, tristeza o depresión, problemas para dormir, cambios de humor, pérdida de apetito, irritabilidad o agitación, inquietud, aumento del dolor o la tensión, problemas digestivos, sentirse aislado, mala elección de la dieta y del estilo de vida, etc.

Son síntomas relativamente serios que, si no se tratan, pueden acarrear problemas graves, como una depresión severa, falta de interés por la vida que puede llevar a despidos en el trabajo, obesidad, alcoholismo, e incluso el suicidio.

En estos casos lo mejor es consultar con un psicólogo, pero por suerte existen técnicas caseras para aliviar el Mal de Amores.

Dedícate tiempo a tí mismo

Para rompen los lazos con esa relación amorosa que te hace daño, una de las claves es aprender a quererte a tí mismo.

Haz cosas que te gusten o que te ayuden a mejorar tu salud: lee libros que te inspiren, sal a tomar el aire, haz ejercicio todos los días, apúntate a una ONG, etc.

Pasa más tiempo con la familia y amigos

El peor enemigo de la Enfermedad del Amor, es aislarse.

Si te sientes mal ve a ver a algún familiar con el que te lleves bien (jugar con los hijos o sobrinos pequeños es una excelente terapia), o queda con los amigos para ir al cine, cenar o simplemente dar un paseo.

Un estudio demuestra lo que todos sabemos: que una semana sin Instagram o TikTok reduce la ansiedad

No te lo quedes dentro

Los expertos también recomiendan sacar el dolor de nuestro interior, para que no siga haciéndonos daño.

Habla de ello con un familiar o amigo íntimo, o si no tienes a nadie de confianza, con un psicólogo. Una simple charla es una gran alivio.

Aumenta los niveles de oxitocina

La oxitocina es la hormona del amor. Se dispara cuando estamos enamorados, y nos hace sentirnos bien. Pero también se puede aumentar con otras actividades diferentes.

Según el doctor Josh Axe, puedes subir tus niveles de oxitocina abrazando a seres queridos, con un masaje, viendo una serie de comedia, escuchando música relajante, o simplemente charlando con alguien que te caiga bien.

El Mal de Amores es muy común, pero de nosotros depende que no se convierta en un problema grave.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Salud