Skip to main content

¿Sale muy caro cocinar con una freidora sin aceite?

Cocina con una freidora de Aire

Philips

30/04/2021 - 12:47 | Actualizado 30/04/2021 - 13:12

Las freidoras de aire caliente están creciendo en popularidad a marchas forzadas. Estos electrodomésticos parecen muy útiles para llevar una dieta algo más sana, pero ¿supone realmente un ahorro económico?

Si estás pensando en comprar una freidora de aire caliente hay varios detalles que debes tener en cuenta antes de tomar la decisión definitiva. Son productos que han recibido muy buenas críticas por permitir realizar comidas con más sabor y sin tanta grasa como las freidoras tradicionales. Sin embargo, surge una nueva duda. 

¿Cuánta energía consumen estos electrodomésticos? Además de mejorar la dieta con alimentos menos grasos pero igual de sabrosos, las freidoras también deben demostrar que no vana a ser un problema para la economía familiar. 

Puede que ahorres en litros de aceite de supermercado, pero estás enchufando un nuevo aparato eléctrico de gran voltaje a la corriente de tu casa. Antes de comprar una freidora de aire caliente, es importante hacer una serie de cálculos para asegurarnos que la compra va a resultar positiva a largo plazo.

Vamos a hacer un sencillo ejercicio de matemáticas para hacernos una idea de los que puede suponer para la cuenta bancaria esta compra. De los diferentes modelos de freidoras sin aceite que te sugerimos en este otro artículo, hemos elegido el modelo Monzana Freidora sin aceite. Puedes realizar estas mismas cuentas con cualquier otro modelo que te interese.

La freidora Monzana cuesta 109,95 euros en Amazon y tiene una potencia de 1.850W para 6,5 litros de capacidad. Esa potencia debería multiplicarse por el tiempo de cocinado, supongamos que son unos 30 minutos para una buena cantidad de patatas fritas. Tendríamos un gasto de 925W para una fuente de patatas, dividido entre 1.000 son 0,92 kWh. 

Los kilovatios hora en España cuesta de media actualmente 0,14 euros/kWh, por lo que esa media hora supondría menos de un euro para la factura de la luz. Si lo comparamos con la potencia de nuestro horno, que oscila entre 3.000 y 6.000 W, uno de los electrodomésticos que más consumen en todas las casas, podemos comprobar si el gasto de energía es tan alto o no. 

Para comprender esta comparativa es importante entender cómo funciona cada aparato. Las freidoras de aire caliente deben estar permanente conectadas a la corriente para mantener la circulación de calor constante y cocinar los alimentos. El horno, por su parte, alcanzan la temperatura deseada y la mantienen con un termostato. 

Ambos son productos que consumen una gran cantidad de energía, pero las freidoras han demostrado ser más rápidas cocinando que los hornos tradicionales por lo que el tiempo de uso se reduce y se consume menos energía. También se podría comparar ese gasto eléctrico con el de una freidora de aceite al que le tenemos que añadir el coste que supone comprar litros y litros de aceite para cada receta.