Skip to main content

Las técnicas de la neurociencia para dormirte más rápido

Trucos de la neurociencia para dormir más rápido
user

03/07/2018 - 20:15

Dormir bien es uno de los pilares esenciales de un estilo de vida saludable, mientras que una higiene del sueño negativa o deteriorada acarrea nefastas consecuencias y secuelas metabólicas, que oscilan desde el deterioro cognitivo a los cambios anímicos o el aumento de peso, así como el riesgo de contraer enfermedades y problemas como la hipertensión, diabetes, fallos cardíacos, accidentes vasculares o Alzheimer.

Para mejorar la calidad de tu sueño es muy importante tener hábitos regulares para respetar tus ritmos circadianos, dormir unas horas mínimas –que según tu edad y género oscilan entre las 7 y las 9 diarias-, cenar ligero y optar por alimentos recomendables, descansar en una habitación limpia, oscura y silenciosa y optar por una postura adecuada.

Algunos de los principales problemas que afectan a la sociedad actual son el insomnio, la ansiedad, la imposibilidad de relajarse o desconectar del trabajo y de la tecnología, el ritmo frenético de vida y la escasez de horas de sueño. Todo ello deriva en problemas de salud, tanto físicos como mentales, e impide que tu organismo obtenga el adecuado descanso y la correcta higiene del sueño que tanto necesita para funcionar de forma óptima.

Esta es la mejor postura para dormir bien

Sin embargo, no todo está perdido: si eres de esas personas con graves impedimentos para conciliar el sueño y contar ovejas no sirve absolutamente para nada, la neurociencia puede aportarte sencillas claves prácticas para dormir mejor, y sobre todo, más rápido. Poniéndolas en marcha de forma rutinaria lograrás relajar tu mente y disponerte para un descanso reparador.

A continuación encontrarás un amplio listado de técnicas para conciliar rápido el sueño en forma de infografía. Todas ellas provienen de neurocientíficos y expertos del sueño de la Universidad de Oxford. Entre ellas, destaca crear una habitación amigable con la temperatura idónea, tener una rutina de noventa minutos previos al sueño que te ayude a transicionar hacia el descanso -como leer, escuchar música relajante o practicar ejercicios de respiración y meditación– o huir de la tecnología como de la peste.

También te ayudará la valiosa regla de los quince minutos, consistente en cambiar de habitación o repetir tu rutina previa al sueño, estar activo durante el día y practicar deporte con frecuencia, rechazar estimulantes como la cafeína y depresores como el alcohol o exponerte a luz natural a lo largo de la jornada. Si quieres conocer todas las técnicas para dormirte rápido según la neurociencia y algunos otros datos interesantes y curiosos, ten a mano este gráfico como tu guía de cabecera para mejorar el descanso.

Dormir mejor según la neurociencia

Infografía | SleepCycle.com

Ver ahora: