Skip to main content

Tesla presenta una patente para automatizar el intermitente

Tesla

31/08/2018 - 09:35

Aunque muchos conductores no hayan entendido su uso, el intermitente es una señal de conducción que evita muchos accidentes. Los conductores principiantes son los que más respetar estas normas de circulación, aunque con el paso del tiempo se nos va olvidando usarlo, sobre todo en los trayectos más cotidianos, por eso Tesla ha pensado en automatizar los intermitentes con tecnología de conducción autónoma

La compañía de Elon Musk quiere que los vehículos se comuniquen con su conductor sin que este necesite realizar ningún movimiento extra. El automóvil sería capaz de detectar la intención del piloto de girar hacía un lado u otro y sería el propio coche el que activaría la señal de giro. 

En la nueva patente presentada por la compañía, se explica el funcionamiento de esta tecnología, que evidentemente se basa en sensores y otros dispositivos como cámaras laterales, radares, un sensor ultrasónico y un dispositivo de captura de imágenes.

Las baterías para el hogar de Tesla por fin llegan a España

De acuerdo con la solicitud de patente el vehículo detectaría la intención de girar del conductor, posiblemente con el sensor de ángulo de dirección y activaría el intermitente derecho o izquierdo después de haber comprobado, gracias al radar y a la cámara lateral, que hay más vehículos en los demás carriles. 

Parece que en caso de no haber ningún vehículo el intermitente no se activaría. Además, en la descripción de la patente no se incluye ninguna referencia a sistemas de navegación como los que hay en los coches o aplicaciones como Google Maps que los conductores usan a diario para conocer el camino que deben seguir a un nuevo destino o comprobar el estado de al carreteras. Gracias a estas aplicaciones sería mucho más sencillo saber en qué momento en conductor debe cambiar de carril para tomar, por ejemplo, una salida en la autopista. 

CNET advierte que Tesla no ha querido hacer comentarios al respecto y recuerda que estas patentes muchas veces no se terminan por desarrollar y llegar al mercado, ya que las empresas las usan como una guerra comercial con la que obstaculizar la posibilidad de que la competencia desarrolle esa tecnología. Lo cual sería una pena, pues esta idea podría ser muy útil.