Apple comprará a Samsung 100 millones de pantallas OLED

Apple comprará pantallas OLED a Samsung por 2.300 millones

Los beneficios económicos de Samsung están a punto de registrar un incremento considerable. Y lo harán gracias a su mayor rival. Apple comprará 100 millones de pantallas OLED a Samsung por la friolera de 2.300 millones de euros.

El diario The Korea Herald, cercano a fuentes de Samsung, es quien ha destapado el acuerdo. Samsung se ha negado a confirmarlo escudándose en su política de privacidad. Sin embargo, los rumores acerca de la implantación de paneles OLED en los próximos iPhone señalaban en esta dirección.

Por 2.600 millones de dólares, Apple dispondrá de la última tecnología en pantallas de móviles. Todo parece indicar que será el iPhone 7 el primero en equipar las OLED de 5,5 pulgadas.

A partir de 2017, Samsung fabricará estos componentes para sus móviles y también para la competencia. El precio que la compañía dirigida por Tim Cook pagará por ello hace que merezca la pena para la firma coreana.

Para alcanzar las cifras de producción necesarias, Samsung deberá invertir hasta 8.700 millones de dólares. De esta forma doblará el número de OLED fabricadas y tendrá suficiente para dispositivos propios y ajenos. LG también va a la vanguardia de la fabricación de estos paneles.

El millonario acuerdo entre Apple y Samsung es un ejemplo del partido que esta última saca a las tecnologías de fabricación propia. Las Super OLED son sólo un ejemplo de ello.

¿Qué es y cómo funciona la tecnología OLED?

Aún a falta de confirmación oficial, no es nada descabellado que las nuevas pantallas sean una de las principales novedades de la próxima keynote de Apple. El iPhone 7 está cerca y las filtraciones acerca de sus características no paran de aumentar.

Con la venta de 100 millones de unidades de pantallas Super OLED a Apple, Samsung se apunta un tanto económico, pero también da un golpe de efecto en el mercado. Se sitúa como una de las empresas más innovadoras del sector, capaz de obligar a sus rivales a comprarle tecnología a un precio de escándalo.