Skip to main content

Ciberbullying: el acoso que no termina al sonar la campana

evitar ciberbullying
user

07/05/2015 - 20:15

Mientras el acoso 'tradicional' en menores puede implicar abuso físico y verbal en el patio del colegio, nuestra creciente dependencia de Internet y los dispositivos conectados han derivado en que ese acoso no se detenga y surja el ciberbullying online.

Según una investigación de Kaspersky Lab en colaboración con psicólogos en la Universidad de Würzburg, uno de cada cinco adolescentes de 12 a 15 años ha sido víctima de ciberacoso, justo en una etapa de desarrollo fundamental para los jóvenes que empiezan a pasar más tiempo online.

Según este estudio, las principales preocupaciones de los padres españoles sobre la vida online de sus hijos son el acceso a contenido inapropiado (72%), el ciberacoso (70%) y el contacto con extraños (55%). Y lo cierto es que tienen buenos motivos para preocuparse: el 25% de los padres de víctimas afirma que los niños tardaron mucho tiempo en recuperarse.

Mientras que algunas empresas luchan contra el ciberbullying, otras lo alientan

Pero también un 52% de los padres piensa que fue un incidente sin importancia y no tuvo consecuencias. Con el aumento de la popularidad de las redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter, la vida offline está cada vez más entrelazada con la vida online. En consecuencia, el acoso sigue incluso cuando el niño ya no está físicamente en el patio del colegio.

El ciberbullying puede comenzar en el mundo real, en la escuela, y continuar online, a través de las RRSS Además de enseñarles a los niños técnicas para estar seguros, también es importante mostrarles un uso responsable de la tecnología.

Y aunque los más frívolos estén convencidos de que el ciberacoso no es un motivo real de preocupación, el hecho de que no haya violencia física contra el adolescente no implica que sea inocuo. De hecho, según los expertos, hay motivos por los que se consideraría incluso más peligroso

  • El ciberbullying es anónimo: como el ciberacoso puede permanecer anónimo en un entorno online, es más difícil establecer la identidad de los agresores y demostrar quién es el responsable último. Esto también significa que los acosadores son menos conscientes del daño que causan.
  • El ciberbullying es difícil escapar: la mayoría de los usuarios hoy en día tienen acceso a Internet y a toda la información humillante que se almacena online. En teoría puede estar accesible para siempre, para todos.
  • Siempre online: es más difícil escapar del ciberacoso porque las víctimas están localizables a través de ordenadores o smartphones, en cualquier momento y en cualquier lugar.
  • El ciberbullying es más invasivo que cara a cara: los agresores y las víctimas no tienen que verse. En consecuencia, no ven las expresiones faciales, gestos o comportamiento de los agredidos. Los cibermatones se crecen aún más a distancia y como consecuencia se preocupan menos de los sentimientos y opiniones de los demás.

Por ese motivo, desde Kaspersky Lab, la Fundación Alia2 y Reteatro han puesto en marcha "Escuela de Padres", una plataforma cuyo objetivo es ofrecer información, orientación y asesoramiento pedagógico mostrando a los mayores cómo educar a los hijos en el buen uso de Internet.

Ver ahora: