Logo Computerhoy.com

Usan un AirTag para encontrar la ubicación de una agencia secreta de espionaje alemana

Apple
Apple Airtag

Los AirTag de Apple siguen en el ojo del huracán. Cuando se usan como dispositivo de rastreo de personas u objetos ajenos, atentan contra la privacidad. Aquí tenemos otro caso.

Para los que defendemos la privacidad como un derecho vital del ser humano, resulta díficil de entender la existencia del AirTag de Apple.

Cierto que resulta muy práctico para encontrar un objeto perdido o robado, pero no deja de ser un dispositivo de rastreo que se pueden usar para rastrear o seguir a una persona u objeto ajeno, atentando contra la privacidad, o incluso facilitando los delitos.

Hay delincuentes que los usan para robar coches, gente que vigila a sus hijos o su pareja sin que se enteren... O para localizar la ubicación de una agencia secreta del gobierno alemán.

Según cuenta nuestro compañero Iván Zambrano en Business Insider, Lilith Wittmann es una experta en seguridad informática que lleva tiempo intentando averiguar qué es el Servicio Federal de Telecomunicaciones (BST en alemán), un enigmático organismo del gobierno que no tiene dirección ni correo eléctronico. Solo una oficina cerrada y una web caducada.

Lilith Wittmann llegó a llamar a los teléfonos de información oficiales del gobierno, pero nadie le quiso explicar a qué se dedica el Servicio Federal de Telecomunicaciones.

Así que esta experta en seguridad, decidió averiguarlo por su cuenta.

Acudió a la dirección de la enigmática oficina, y comenzó a rastrear las direcciones IP desde el aparcamiento. Quería saber si tenían alguna conexión con la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, una agencia de inteligencia alemana que vigila a la extrema derecha y a los fundamentalismos religiosos.

Estas son las mejores alternativas a los AirTags para usuarios de Android

Estas son las mejores alternativas a los AirTags para usuarios de Android

Si no tienes un iPhone estas son las mejores balizas de posicionamiento para encontrar tus llaves, cartera, mochila o cualquier producto donde las pongas.

Descubre las alternativas

Las direcciones IP se conectaban con un edificio de dicha oficina federal, en Colonia. No era prueba suficiente, así que probó otra táctica. 

Ocultó un AirTag en un libro, lo metió en un paquete, y lo envió al Servicio Federal de Telecomunicaciones, sin poner la dirección. Quería saber si llegaría al buzón sin letrero de la misteriosa oficina del aparcamiento.

Pero no fue así: el AirTag terminó en la sede de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, en Colonia, con lo que quedaba demostrado que el Servicio Federal de Telecomunicaciones forma parte del organigrama del servicio de espionaje alemán.

Tras divulgarse la noticia, un portavoz del Ministerio de Interior alemán ha negado esta conexión. Pero el AirTag no engaña...

Seguro que vamos a descubrir muchos usos creativos de este dispositivo de rastreo, en los próximos meses.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además