Skip to main content

Android Auto se podrá usar de forma inalámbrica con cualquier móvil con Android 11 y con WiFi 5GHZ

Android Auto en BMW

20/08/2020 - 13:04

Solo unos pocos privilegiados podían hasta ahora usar Android Auto sin depender de un cable. Con la llegada de Android 11 esto va a cambiar y la gran mayoría de usuarios podrán liberarse por fin de esta atadura.

El uso de Android Auto facilita mucho la conducción y el control de mapas, música y llamadas con el móvil. La herramienta para el coche de Google será dentro de poco más accesible que nunca para la gran mayoría de teléfonos Android del mercado. 

La responsable de esta mejora es Android 11, la última versión del sistema operativo. Con ella, los móviles compatibles con Android Auto vía inalámbrica pasarán de ser algunos Pixel, Nexus y Samsung a todos. Así lo indica la web de soporte de Android Auto

La web 9to5Google ha compartido esta información en la que se confirma que con la llegada de la versión 11 de Android, lo cual comenzará en los próximos meses, la conexión inalámbrica de Android Auto será más universal. Eso sí, todavía existen una serie de factores que deben coincidir para que todo funcione correctamente. 

Para empezar necesitamos que nuestro coche sea de una marca y modelo compatible con esta aplicación. Aquí tienes la lista completa. También puedes utilizar equipos estéreos por si el vehículo no fuera muy reciente. 

En segundo lugar, depende del teléfono y que tengas línea de datos. Como ya hemos dicho con Android 11 tendrás instalada la aplicación de Android Auto y la conexión WiFi de 5GHz que permite que te olvides del cable. Los móviles de los últimos años ya incluyen los 5 GHz, pero puede que alguno de gama media o baja no lo tenga todavía, en ese caso no funcionaría y tendríamos que volver al cable. 

Para los móviles que sigan con Android 9, deben descargar la aplicación, que con Android 10 ya viene preinstalada. En este caso, si no son de la marca Samsung o de Google lo más probable es que tengas que usar un cable USB para conectarlo al coche. No es una mala solución, pero es más engorroso. 

Todo apunta a que con el avance de las conexiones será más fácil contar con las ventajas de Android Auto en cualquier teléfono y coche. Así podemos centrarnos en la carretera y, por ejemplo, pedir con un comando de voz al asistente que realice una llamada o cambie de canción.