Logo Computerhoy.com

Este es el bot de Twitter que trae de cabeza a Elon Musk hasta el punto de haber intentado comprarlo

Redes sociales
Elon Musk, CEO de Tesla.

Un bot de Twitter, Elon Musk y un usuario desconocido hasta ahora; la historia se escribe sola y el drama lo forma un intento de compra fallido por parte del CEO de Tesla.

Twitter es una red social compleja y en la que las relaciones humanas se subvierten hasta tal punto que no importa si eres el CEO de una compañía multimillonaria, cualquier usuario medio con conocimientos puede ponerte en jaque con un movimiento muy simple.

La historia que nos atañe tiene como protagonistas a Elon Musk y a Jack Sweeney. Es muy probable que el CEO de Tesla sea el más conocido de los dos, pero la protagonista de esta historia es Jack.

Este joven de 19 años decidió crear un bot en Twitter, hasta ahí todo muy normal, el problema llegó al añadir funcionalidad al dicho bot. ElonJet es el nombre del bot y hace lo que su nombre indica: rastrear el jet privado de Elon Musk.

El CEO de Tesla no tardó en enterarse de la existencia de este bot y su reacción fue enviar un mensaje privado a Jack Sweeney. La conversación que mantuvieron giró en torno al problema de seguridad que suponía la existencia de este bot.

Y, es que, el que un perfil público de Twitter sea capaz de indicar la posición exacta de un jet privado es algo a tener en cuenta y más cuando se es un personaje público como lo es Elon Musk.

La preocupación del magnate sudafricano es tal que incluso intentó comprar el bot a Jack. La cantidad de dinero que ofreció fueron 5.000 dólares, pero la respuesta del creador del bot no resultó ser la esperada por Elon Musk. 

Jack, con bastante ingenio, le comentó que le costaría un Tesla Model 3; aunque luego replanteó la oferta hasta llegar a la cifra de 50.000 dólares. Este número, según Jack, le permitiría estudiar e incluso comprar un Tesla Model 3.

Tras haber mantenido esta rápida conversación Elon Musk dejó de contestar, Jack ha comentado al medio Protocol que el hecho de que no contestase más no le afecta. De hecho, la popularidad del bot ha crecido en gran medida e incluso ha hecho que él consiga un trabajo.

Hay varios dilemas en esta historia y, el primero, es el hecho de lo que puede llegar a suponer el tener un bot que es capaz de posicionar un avión en todo momento. Pero lo que ocurre es que Jack no ha tenido que inmiscuirse en ninguna base de datos cerrada con llave, solo ha tenido que ser ingenioso y buscar en la web de los controladores aéreos de USA.

El segundo dilema tiene más que ver con el hecho de que el propio Elon Musk decida ofrecer una cantidad de dinero a un usuario de Twitter para que retire algo en lo que ha trabajado. Pero es probable que sea la forma de tratar los problemas que tiene el CEO de Tesla. Por el momento habrá que esperar para ver cómo evoluciona este asunto

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además