Skip to main content

Las criptomonedas son más contaminantes de lo que imaginas: cada transferencia de bitcoin equivale a dos iPhone 12 Mini

granja-criptomonedas

Depositphotos

21/09/2021 - 10:18

Que las criptomonedas contaminan es algo conocido, pero un estudio revela algunos datos que ayudan a tomar perspectiva.

Se sabe desde hace mucho tiempo que las criptomonedas están asociadas a la contaminación y el problema que existe con muchas granjas de minado. Es más, en el desencuentro entre Tesla y el bitcoin fue uno de los argumentos clave para dejar de aceptar este modo de compra, la sostenibilidad, pero ¿cuánto le cuesta realmente al planeta una transacción?

En las últimas horas, diversos medios como The Guardian han informado sobre el estudio publicado en la revista Resources, Conservation and Recycling que pone el foco en las criptomonedas y la contaminación que va asociada a cada transacción. 

Según el dato más relevante, y el que ha tenido más repercusión, una sola transacción de bitcoin genera como mínimo 272 gramos de residuos, similar a los desechos electrónicos de dos iPhone 12 Mini. Esto debería ponernos en alerta sobre algo que muchas veces se olvida: que no lo veamos no significa que no contamine.

Para hacer los distintos cálculos se han tomado en cuenta varios aspectos. Por ejemplo, el uso que se le da a los chips ASIC enfocados a la minería de criptomonedas. Estos tienen una vida útil de solo 1,29 años por el rápido reemplazo que se realiza en busca de una mayor potencia.

Según el estudio, “estimamos que toda la red bitcoin actualmente circula por 30,7 kilotones métricos de equipos por año. Este número es comparable a la cantidad de pequeños residuos de equipos de telecomunicaciones y TI producidos por un país como los Países Bajos".

Además, han comprobado que en 2020 se hicieron sobre 112,5 millones de transacciones de bitcoin, por lo que en sus cálculos cada una de ellas "equivale a al menos 272 gramos de desechos electrónicos". Más allá de lo que significa cada una, lo grave es lo que supone el total en cuanto a desechos, se mida en número de móviles o como se quiera.

Lo peor es que este es un negocio que no deja de crecer a diario y son muchos los que invierten en criptomonedas o empiezan a familiarizarse con ellas, siempre sin olvidar el caso de El Salvador. Desgraciadamente, es una industria que golpea al medio ambiente y que no tiene pinta de cambiar a corto plazo.

Y además