Skip to main content

Elon Musk afirma que el proyecto Starlink va muy bien, pero los astrónomos no están entusiasmados

Satélites Starlink de SpaceX
SpaceX

04/03/2020 - 07:05

2020 va a ser un año apasionante para las misiones espaciales. Las agencias espaciales de países como Estados Unidos, Rusia o China tienen el punto de vista en la exploración espacial, pero hay otro tipo de misión que nos pilla más cerca: la de desplegar un "escudo" de satélites alrededor de la Tierra para llevar Internet a cada rincón. Es el sueño de Elon Musk... y algo que no entusiasma a los astrónomos.

Elon Musk tiene un montón de empresas bajo sus brazos, pero una de las que más alegrías está dando al magnate es SpaceX. Se trata de la compañía espacial de Musk que tiene tratos con la NASA para llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional, que tiene Marte en el punto de mira y que quiere llevar Internet a todos los puntos del planeta con el proyecto Starlink.

En mayo del año pasado se lanzaron los primeros 60 satélites de Starlink. ¿El objetivo? Proporcionar un servicio de Internet a nivel planetario y, de hecho, Musk ya ha tuiteado (una de sus cosas favoritas) utilizando la red de Starlink. Para lograr la hazaña se necesitarán miles de satélites, y los astrónomos ya han empezado a tener problemas con los pocos cientos que están en órbita.

Como decimos, Musk tiene planeadas varias avalanchas de satélites de Starlink, pero los 300 que actualmente están en el espacio ya han provocado que haya falsos positivos y que la observación nocturna se complique.

Hace unos meses, la comunidad científica se quejó por 19 de los satélites de Starlink, que arruinaron una noche de observación, pero el objetivo es que, a corto plazo, haya 42.000 de estos elementos en órbita.

Desde hace unos meses (junio de 2019, para ser exactos), la Unión Astronómica Internacional empezó a monitorizar los satélites y a estudiar qué puede pasar a corto plazo. Uno de los experimentos consistió en simular un firmamento con "solo" 25.000 satélites, y los resultados no son esperanzadores según los datos de observatorios europeos y norteamericanos.

Según el informe, recientemente publicado, la gran mayoría no se verán a simple vista y, en momentos dados, habría horizontes con unos 1.500 satélites. Casi todos estarían en la línea del horizonte, pero entre 250 y 300 satélites contarían con una elevación de 30º.

Ahí empiezan los problemas, ya que los expertos afirman que ese ángulo es el que se utiliza para la mayoría de las observaciones astronómicas. 

No, no todas son estrellas

De momento, las imágenes de Starlink que hemos visto son esas curiosas cadenas de "perlas" debido a que los satélites van alineados, pero esto también es algo importante para la observación del universo. Y es que, según la IAU, el problema no está solo en que veamos los satélites con los telescopios, sino en el rastro que dejan, capaz de confundir a las herramientas de observación.

Esas estelas se pueden "evitar" reprogramando los telescopios y herramientas de observación para que, automáticamente, las pasen por alto y no las tomen en consideración, pero es un gasto de tiempo y recursos que no debería afrontarse si, evidentemente, los satélites no estuvieran entre medias.

Hay que decir que el problema no es que vaya a haber 42.000 satélites en órbita por parte de SpaceX, sino que otras empresas también quieren su trozo del pastel y lanzarán sus propios satélites.

Starlink

Los satélites de Starlink están avanzando para crear distintos modos de camuflaje para no "molestar" durante el día, pero por mucho que se camuflen, durante la noche serán perfectamente visibles con las herramientas adecuadas, y se estima que contaminarán el 30% de las imágenes de 30 segundos de exposición que se tomen durante el crepúsculo, el periodo de tiempo crucial para la observación planetaria.

Por parte de la empresa, como leemos en GeekWire, están contentos con la producción actual de Starlink, ya que han logrado superar los obstáculos principales que no se tienen en cuenta en la cadena de diseño y están listos para ir "soltando" más satélites poco a poco.