Logo Computerhoy.com

Estas son las principales diferencias entre virtualización y emulación

PC
portátil segunda pantalla ordenador

Te vamos a explicar las principales diferencias entre virtualización y emulación para que así ya no haya más dudas a la hora de escuchar estos dos términos, porque pese a parecer muy iguales lo cierto es que se diferencian en su aplicación.

A la hora de hablar de emulación y virtualización puede que te asalten las dudas. Estos dos términos se parecen mucho y tienen el mismo objetivo, pero la manera en la que lo consiguen es la clave de sus diferencias.

Si siempre has tenido interés por estos términos te recomendamos leer con atención para que consigas saber diferenciar entre virtualización y emulación. Eso sí, antes de empezar con las diferencias toca conocer el significado de estas dos palabras.

La virtualización consiste en conseguir montar más de un sistema operativo dentro de otro. Vamos, el ser capaces de tener un software instalado dentro de otro. Algo parecido a las muñecas matrioskas.

La emulación basa su funcionamiento en emular el funcionamiento de un software, sistema operativo o plataforma. Esto hace que, por ejemplo, si estamos en un dispositivo Android podamos hacer que funcione como un equipo con Windows.

La diferencia principal entre virtualización y emulación reside en el concepto de las mismas. Mientras que la virtualización permite tener crear instancias de un sistema operativo dentro de otro, la emulación hace que el sistema operativo principal se comporte como otro.

Cómo instalar Windows 11 desde cero

Cómo instalar Windows 11 desde cero

Te mostramos las formas que tienes ahora mismo de instalar Windows 11 de manera oficial y desde cero, sin depender de Windows 10 ni de Windows Update para nada.

Saber más

A raíz de esta principal diferencia surgen las formas en las que se utilizan tanto la emulación como la virtualización. Las aplicaciones son bastante comunes y, de hecho, estamos rodeadas de ellas, aunque mucho más en el caso de la emulación.

Los emuladores de videojuegos son el claro ejemplo de utilidad, en ellos el sistema se comporta como uno diferente gracias a un programa específico que hace de puente para que todo funcione de manera correcta.

La virtualización en cambio se utiliza de una forma mucho más avanzada y el ejemplo más claro de ello son las máquinas virtuales. Esta aplicación se emplea para conseguir ejecutar sistemas operativos dentro de otros.

De hecho, incluso se pueden echar a andar programas específicos dentro de estas máquinas virtuales porque hacen uso del equipo de una manera prácticamente nativa. El potencial de la virtualización es mayor al de la emulación.

Y, es que, la virtualización permite utilizar el hardware del equipo en el que se está aplicando esta máquina virtual. Esta situación hace que el rendimiento sea mucho mejor que una emulación y, sobre todo, que la sensación sea completamente fluida.

La virtualización y emulación son dos caras de la misma moneda, pero mientras una consigue exprimir al máximo su potencial; la otra se queda a medio camino y sus aplicaciones son mucho más caseras o destinadas al entretenimiento.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además