Skip to main content

El Gobierno estudia cambios que afectarán a las etiquetas de la DGT

Etiquetas DGT

17/02/2020 - 08:49

Los vehículos dependientes del combustible podrían tener más complicado la circulación por las carreteras españolas. Desde la DGT y el Gobierno de España barajan un endurecimiento de las regulaciones del sistema de etiquetas y una subida del impuesto de matriculación, dando prioridad a los vehículos completamente eléctricos. 

El Ejecutivo estaría estudiando un informe que propone establecer un nuevo impuesto de matriculación para la gran mayoría de vehículos del mercado, incluso los híbridos enchufables. De aprobarse esta medida, sólo se salvarían de ese encarecimiento los coches eléctricos

De aprobarse esta nueva medida, los coches que tengan un nivel de emisiones que supere los 80 gramos por kilómetro que se vendan a partir de ahora tendrían que pagar un impuesto de matriculación del 7%. La principal consecuencia de este cambio de regulación encarecería la compra de estos vehículos que son la gran mayoría.

Hay que recordar que los fabricantes de automóviles ya llevan tiempo ajustándose a la actual regulación. Ésta establece que todos los vehículos que se sitúen por debajo de los 120 gramos de emisiones por cada kilómetro, están exentos de pagar este impuesto

De las etiquetas Cero a las Eco

No obstante, esta no es la única medida que podría anunciarse en los próximos días. La DGT también estudia un cambio en el sistema de etiquetas que regula la circulación de los vehículos según su nivel de contaminación. Este cambio implicaría una restricción aún más dura

Entre las medidas que se barajan que los vehículos híbridos enchufables lleven la categoría Eco en vez de la etiqueta Cero que lucen actualmente. Es decir, estos coches bajaría de categoría y ya no se les consideraría entre los menos contaminantes. 

Organizar viaje coche eléctrico

Los coches de este tipo que ya hayan recibido su etiqueta podrían seguir llevándola, mientras no cambien de dueño. En el momento en el que se vendan deben volver a solicitar una nueva etiqueta, momento en el que podría perder la categoría de vehículo más limpio.