Skip to main content

Intel se queda atrás en el mercado, sus chips de 7nm se vuelven a retrasar y no llegarán hasta 2022

Procesadores Intel

24/07/2020 - 10:10

En Intel van de mal en peor, la compañía ya acumula varios retrasos con sus procesadores de 7nm, mientras el resto de fabricantes ya tienen el foco puesto en los 5 y 3 nm. Intel se queda así en una situación muy delicada frente a sus competidores.

Los retrasos de Intel, por desgracia, son algo habitual, con los 14 nm ya le sucedió algo similar y ahora se le resisten los 7nm. Hasta 2022 o 2023, estos chips no se presentarían según las últimas afirmaciones de su CEO, lo cual es un retraso importante. 

Un fallo en el proceso de fabricación parece ser el causante de este cambio de fechas. El anuncio lo ha realizado Bob Swan, CEO de Intel en una presentación de resultados fiscales. La compañía siempre se ha defendido alegando que comparar litografías es complicado, pero el caso es que va bastante por detrás que el resto de marcas. 

Mientras Intel retrasa sus chips de 7 nm una y otra vez, empresas como TSMC ya tiene luz verde para fabricar sus procesadores de 3nm para 2023 y ya está estudiando los chips de 2 nm para dos años más tarde. 

Para solucionar los problemas de fabricación, Intel ha explicado que contratará servicios de terceros. Otras compañías se encargarán de fabricar parte de esos chips que a Intel se le resisten, aunque aún no ha trascendido qué empresas serán. Los GPUs Intel Xe con arquitectura Ponte Vecchio serán algunos de esos chips fabricados por terceros, pero no los veremos hasta 2021

Ese mismo año será cuando, de no producirse otro aplazamiento, Intel presentará sus procesadores de 10 nm para ordenadores de mesa. Por el momento, sólo los tenemos disponibles para portátiles. 

Es cierto que los expertos sugieren no relacionar el rendimiento de un chip por su tamaño, que se usa muchas veces como una maniobra de marketing. Los procesadores de 10 nm de Intel han competido directamente con el nodo de 7 nm de TSMC. No obstante, las mejoras en rendimiento de un tamaño a otro sí son notables

De no haber ningún retraso más, puede que Intel pase el bache con cierta facilidad, pero la competencia en el mercado empieza a ser muy fuerte y no perdona. De momento, Intel debe estar pendiente de AMD y sus 7nm, TSMC que ya prepara sus 3nm y, el último en llegar, ARM con sus microprocesadores. Empieza a ser urgente que Intel soluciones sus problemas en fabricación.