Skip to main content

Proyecto Kuppel: así protege Barcelona su espacio aéreo frente a un posible ataque con drones

Dron sobrevolando ciudad

Depositphotos

07/07/2020 - 09:03

Cataluña da luz verde al Proyecto Kuppel, que protegerá la ciudad de Barcelona y el aeropuerto del Prat frente a posibles ataques con drones. Cámaras y sensores se encargarán de detectarlos y detenerlos para evitar que se usen en ataques terroristas o tráfico de drogas.

Aunque para muchos usuarios los drones sean vistos como simples juguetes –a lo sumo, como dispositivos de entretenimiento o herramientas con las que grabar vídeos desde el aire, para las autoridades se han convertido en un riesgo, el arma perfecta para un ataque terrorista. Barcelona quiere ser la primera ciudad europea en blindarse contra los drones, y para ello han escogido el Proyecto Kuppel.

Los Mossos d'Esquadra han anunciado la puesta en marcha de este proyecto que pretende proteger todo el espacio aéreo de la Ciudad Condal frente a posibles ataques con drones, así como también blindará otras aéreas como aeropuertos o centrales petroquímicas. El objetivo es detectar y anular el control de los drones para evitar posibles ataques, así como también quieren prevenir que se usen en el tráfico de drogas o para espionaje. 

El uso de drones en Europa y España está sujeto a una normativa muy estricta que, entre otras cosas, prohíbe volar drones cerca de aeropuertos. De chocar con el ala de un avión, el daño que podría causar el dron es importante y es una situación que resultaría muy peligrosa para los pasajeros. El aeropuerto de Madrid, por ejemplo, hace unos meses se vio obligado a suspender su actividad durante horas por la presencia de drones en las inmediaciones de las pistas.

Para que esto no suceda en Barcelona o en el aeropuerto del Prat, la policía de Cataluña va a instalar cámaras y sensores que detecten la cercanía de un dron. Miquel Buch, consejero de interior de la Generalitat, asegura que durante 2019 y el segundo trimestre de 2020 se han registrado alrededor de 900 accidentes relacionados con el uso de drones. 

El Proyecto Kuppel está homologado por la OTAN y se va a destinar un presupuesto de 400.000 euros para llevarlo a cabo. Consta de varias fases, la primera se encargará de proteger Barcelona desde este mes de agosto. A partir de septiembre, las medidas de control se extenderán al aeropuerto del Prat y al complejo petroquímico de Tarragona.

Se desplegará una red de sensores y cámaras de alta definición que localicen e identifiquen los drones en la zona. Esta infraestructura podrá analizar y determinar la ruta del dron, así como también encontrar a la persona que lo está controlando en las inmediaciones.

Las cámaras se usan como un radar a una altura de 300 metros y cuentan con sistemas de inteligencia artificial para realizar triangulaciones de la dirección del dron y localizar a su piloto. En caso de que haya algún riesgo, se procederá a inhibirlo antes de que choque contra un objeto o una persona.