Logo Computerhoy.com

El robot marciano de la NASA se va a quedar sin batería demasiado pronto y el culpable es un viejo conocido

A veces es mejor pecar de precavido antes que esperar milagros. El polvo y la arena de Marte están obstruyendo las placas solares de la nave InSight de la NASA, lo que hace que no pueda recargar sus baterías y que su esperanza de vida haya disminuido drásticamente.

InSight
Foto del redactor Chema Carvajal

Si te gusta el espacio, la NASA y la exploración espacial es tu pasión, lo más seguro es que conozca la misión InSight. Si no es así y esta es la primera vez que oyes hablar del tema, no te preocupes, aquí te dejamos un resumen de la misión y un vídeo explicativo.

Ahora que ya sabes de qué se trata, vamos a lo importante. Parece ser que el módulo de aterrizaje en Marte InSight de la NASA tiene los días contados y el culpable de este desastre espacial no es otro que el polvo.

Y es que la NASA ha anunciado que la nave está perdiendo gradualmente energía debido a la acumulación de polvo en sus paneles solares. Esto ha reducido su rendimiento en un 90 % en los últimos meses. Sin duda, la InSight ha tenido muchos frentes abiertos.

Tras aterrizar en el Planeta Rojo el 26 de noviembre de 2018, el módulo de aterrizaje InSight desplegó dos conjuntos solares circulares de 2,2 metros de diámetro cada uno.

Al principio, estos generaban 5.000 Wh de energía cada día marciano, pero en los últimos tres años y medio el polvo se ha acumulado en los paneles, reduciendo la energía a apenas 500 Wh por día y bajando.

Los vientos han hecho que el polvo se desprenda de los paneles, así como que se acumule en ellos, y los ingenieros de la NASA han utilizado el brazo robótico de InSight para hacer caer arena sobre los paneles de manera que el viento arrastre los granos, convirtiéndolos en pequeños colectores de polvo.

InSight

Sin embargo, los niveles de energía siguen disminuyendo y las próximas estaciones en el emplazamiento del módulo de aterrizaje en Elysium Planitia depositarán suficiente polvo para que estos niveles desciendan más allá del punto de no retorno a finales de año.

En respuesta a esto, el Control de la Misión ha ordenado que el brazo robótico del módulo de aterrizaje se bloquee en su postura de retirada por última vez y la energía se está desviando al sismómetro de la nave, que seguirá registrando los temblores durante varios meses más.

En septiembre, los niveles de energía habrán bajado tanto que el sismómetro tendrá que apagarse e InSight solo podrá enviar alguna imagen o señal ocasional. En algún momento de diciembre, la nave dejará de funcionar.

Rover Opportunity

En el lado positivo, InSight ya ha completado su misión principal y durante su estancia ha enviado nuevos datos sobre Marte, incluida la detección el 4 de mayo de 2022 de un terremoto de magnitud 5, el más potente detectado hasta ahora fuera de la Tierra.

La NASA dice que InSight aún podría sobrevivir si se topa con alguna corriente fuerte de aire que despeje lo suficiente sus paneles, pero los bajos niveles de potencia hacen que este sea un escenario cada vez más improbable.

Conoce cómo trabajamos en ComputerHoy.

Etiquetas: NASA