Skip to main content

Trump endurece la guerra comercial con China vetando las compras a Huawei y ZTE en EEUU

Trump amenaza a la UE con grandes aranceles para los coches de importación

28/12/2018 - 10:24

Lejos de distenderse, la guerra comercial entre China y EEUU está a punto de subir su intensidad ante la amenaza de que el presidente de Estados Unido considere dictar una orden ejecutiva que entraría en vigor con el nuevo año.

Con esta medida se declararía el estado de emergencia prohibiendo a las empresas estadounidenses la compra de cualquier tecnología de los fabricantes chinos Huawei o ZTE.

De ejecutarse esta ley, las operadoras de telefonía estadounidenses tendrían prohibido distribuir los productos de Huawei y ZTE, lo que implicaría un serio revés en los balances de ambas compañías y al despliegue de redes 5G en Estados Unidos ya que ambas empresas son pioneras en el despliegue de estas redes.

Nos encontramos ante el último movimiento de EEUU en una guerra comercial contra las empresas chinas que no ha hecho más que tensar las relaciones entre ambos países.

ZTE fue la primera en sufrir el varapalo comercial de Estados Unidos, que a principios de año bloqueaba la comercialización de sus productos ante la acusación de trabajar a instancias del gobierno chino y alegando que sus equipos podían usarse para el espionaje. Esto provocó una reestructuración completa de la compañía a nivel mundial.

Huawei bate su propio récord enviando 200 millones de móviles

Hace unas semanas, Estados unidos remitía una solicitud a Canadá en la que pedía la detención y extradición de Meng Wanzhou, hija del fundador de Huawei y actual vicepresidenta y directora financiera de la empresa china.

La administración de Trump lleva ocho meses preparando la orden ejecutiva que entraría en vigor con el nuevo año. En este decreto no se mencionaría explícitamente a ninguno de estos fabricantes, pero cierran el cerco en torno a ellos afectando directamente a su actividad comercial en Estados Unidos y ampliando el veto institucional que el gobierno americano ya había impuesto a la compra de equipos de comunicaciones y videovigilancia de Huawei, ZTE y otras empresas chinas.