Desarrollan un controlador de videojuegos que se usa con los pies

controlador videojuegos discapacidad

No todos los individuos tienen las mismas oportunidades a la hora de jugar a videojuegos. Los usuarios que presentan lesiones o problemas de motricidad en las manos no pueden empuñar un mando en igualdad de condiciones, una circunstancia que deja apartadas a estas personas en el mundo del gaming.

Para resolver esta problemática, un equipo de estudiantes de ingeniería de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos ha diseñado un controlador de videojuegos que se puede usar con los pies. Su finalidad no es otra que la de facilitar a a los jugadores discapacitados el acceso a los videojuegos. 

El equipo que ha desarrollado este mando especial está comandado por George Levay, un ávido jugador que perdió ambas manos hace cinco años como consecuencia de una infección de la meningitis. Para no tener que abandonar su afición por los videojuegos, en colaboración con otros dos compañeros ha fabricado un controlador que puede manejar sin dificultades. 

Controlador discapacitados

El joystick se llama GEAR (Game Enhancing Augmented Reality) y se trata de una interfaz de juego que se puede controlar con las extremidades inferiores. "Junto a nuestras manos, nuestros pies son probablemente la parte más diestra de nuestro cuerpo", asegura Adam Li, otro de los miembros del equipo. 

El controlador está compuesto por dos especies de chanclas acolchadas y ajustables, en cuya planta hay tres sensores que pueden recoger diversos movimientos de los pies, como la inclinación o la elevación. 

Encuentra controladores para videojuegos al mejor precio en Amazon

Los estudiantes han diseñado complejos circuitos en el interior de cada zapato. Gracias a esta tecnología, tienen la capacidad de traducir el movimiento de cada pie en un comando diferente para guiar los movimientos de los personajes en el videojuego. En su versión básica se pueden controlar ocho botones con los pies, y esperan que los modelos futuros puedan ofrecer hasta 20 botones.

Adaptan un mando de PS4 para un jugador con parálisis cerebral