Skip to main content

Lo que la OCU recomienda para ahorrar dinero en la compra

Caja supermercado

Deposit Photos

07/03/2020 - 07:05 | Actualizado 10/03/2020 - 20:00

Algunos consejos se agradecen, como los que ofrecen los expertos en consumo que te pueden hacer ahorrar hasta 3.000 euros al año en la cesta de la compra. Y no es broma. ¿Quieres conocerlos?

Cuando se trata de reducir los gastos domésticos, parece más sencillo comenzar por los antojos, el ocio, y otros vícios prescindibles que todos tenemos en mayor o menor medida y que disparan el presupuesto del mes.

El gasto del supermercado lo asumimos como algo inevitable para nuestra propia supervivencia. No podemos prescindir de él, pero sí podemos reducirlo hasta el punto de ahorrarnos 3.000 euros al año.

La OCU, la Organización de Consumidores pionera en España, ha recopilado una serie de consejos ofrecidos por expertos en consumo, que nos van a permitir ahorrar en la cesta de la compra. Hemos añadido algunos de nuestra propia cosecha, para redondear el tema.

 

Por supuesto sería sencillo reducir el gasto de supermercado si compramos menos u optamos por productos de peor calidad. Pero ese no es el objetivo. Se puede ahorrar en la cesta de la compra sin renunciar a la calidad, y sin dejar de comprar.

No hace falta hacer locuras ni experimentos extraños para ahorrar hasta 3.000 euros al año. Como vamos a ver son todo reglas y trucos sencillos que simplemente exigen un poco más de planificación, o cambiar nuestros hábitos de compra.

Es el momento de repasar lo que la OCU recomienda para ahorrar dinero en la compra.

Índice de contenido

La elección del supermercado

Si de verdad queremos ahorrar dinero en esta materia, hay que valorar todos los aspectos relacionados con la compra del supermercado, incluyendo la elección del establecimiento. Es aquí donde podemos obtener el mayor ahorro, comprando exactamente los mismos productos.

Según la OCU, tras evaluar casi 1.200 supermercados de 63 ciudades, la diferencia entre los más baratos y los más caros de cada localidad supone ahorrar entre 276 y más de 3.000 euros. En las poblaciones donde mayor competencia hay, mayor es el ahorro.

Listen to "Episodio #7: 5G - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" on Spreaker.

Por tanto te conviene crear una lista con los productos que más consumes, y comparar precios en todos los supermercados de tu ciudad. O al menos, en los de tu barrio. Comprobarás que puedes ahorrarte un puñado de euros al mes según donde compres.

La OCU mantiene una lista de los supermercados más baratos en cada localidad, en función del tipo de compra que llevas a cabo (no es lo mismo comprar productos baratos que premium). Echa un vistazo para comprobar las diferencias.

Las grandes cadenas, las más baratas

Aunque estamos a favor del pequeño comercio y los comercios locales, en el caso de la alimentación la realidad es que las grandes cadenas suelen tener precios más baratos. En parte es lógico. Compran a los proveedores en grandes cantidades, y por eso obtienen precios más baratos.

Un dato importante es que también existen cadenas de supermercados que trabajan a nivel regional, y que ofrecen incluso mejores precios que los hipermercados nacionales.

A modo de ejemplo, aquí están las cestas más caras y más baratas de 2019:

Supermercados más baratos

OCU

En parte depende de la localidad (los precios son más altos en Madrid o Barcelona que en Andalucía o Extremadura, por ejemplo), pero como vemos las cestas más caras suelen ser las de los supermercados locales o especializados en ciertos tipos de productos.

Valora la compra online

En función de donde vivas o de los lejos que estés del hipermercado, puede compensarte comprar online. La mayoría de los grandes centros ya ofrecen esta opción.

Y lo que quizá no sabes, es que casi todos ellos te llevan la compra a casa por una compra mínima que no suele ser elevada. En torno a los 50 o 60 euros, o incluso menos.

Puede que el supermercado más barato esté en la otra punta de la ciudad y no te compense ir andando o en coche, pero puedes hacer la compra online y que te la traigan a casa.

Si acostumbras a coger el coche para ir a comprar, comprando online ahorrarás unos euros en combustible.

Ahorrar en la compra

Getty

Normalmente los precios son los mismos en el supermercado online que en el físico, pero por si acaso compara antes de usar uno. La mayoría de las empresas están promocionando la venta online y es posible encontrar promociones que solo están disponibles en la web, o precios más baratos en ciertos productos.

Consejos de compra

Una vez que has elegido establecimiento, es el momento de comprar con cabeza, sin renunciar a la calidad.

Ahorrar en la compra

Getty

Olvídate de la comida preparada o precocinada

Los hipermercados cada vez venden más comida preparada, muy solicitada por estudiantes o gente que trabaja y no tiene tiempo de hacer la comida.

Sin duda hay platos muy sabrosos y son muy cómodos porque solo hay que calentarlos unos minutos, y listos. Pero también son bastante caros.

Ahorrar en la compra

Getty

A veces compramos platos precocinados que son sencillos y rápidos de preparar, como pasta o arroz. Si hacemos el esfuerzo de comprar los ingredientes y dedicar unos minutos a cocinar, veremos como dicho plato nos cuesta la mitad, incluso menos.

Busca los productos de temporada

Cada época del año tiene sus propios productos de temporada. Y no solo son la fruta y hortalizas. Ocurre lo mismo con el pescado y marisco, e incluso con mermeladas.

Los productos de temporada son más frescos, más sanos y más baratos, porque se producen mucho. En webs como Soy de temporada, puedes ver cuales son los productos estacionales en cada mes del año.

Soy de temporada

Opta por las marcas blancas

No descubrimos nada nuevo si decimos que las marcas blancas son más baratas que otras conocidas, y si optamos por ellas vamos a ahorrar hasta un 30 o un 40% en la cesta de la compra.

Por supuesto, dentro de esta categoría hay diferencias. Existen marcas blancas muy baratas y de baja calidad y otras que, como han demostrado diferentes comparativas de la propia OCU o de web especializadas, son mejores que los productos de marcas muy conocidas (y más caros).

Infórmate en Internet de las marcas blancas que merecen la pena, y opta por ellas en tu cesta de la compra. Tu cartera te lo agradecerá.

Aléjate de los productos con adjetivo

El marketing juega un papel esencial en los supermercados. Nos bombardean con productos eco, light, campestres, bio, sin lactosa, sin fructosa, etc.  

Pero estos alimentos con adjetivo valen entre un 20 y un 30% más, y sus supuestos beneficios o no están demostrados científicamente, o no son tanto para lo que cuestan.

Del mismo modo tampoco tiene mucho sentido tomar alientos sin, si no tienes problemas con el gluten o no eres intolerante a la lactosa, por ejemplo.

Sabores y variantes a distinto precio

Si te fijas con atención, descubrirás que algunos productos que se ofrece en diferentes sabores, o diferentes tipos de cocinado, salsas, etc., tienen distinto precio. A veces las variantes más populares son ligeramente más caras.

Ahorrar en el supermercado

getty

Por ejemplo, un yogur o un helado de coco puede ser ligeramente más barato que uno de fresa o macedonia, más solicitados. Si el sabor no te importa demasiado, comprando las variantes menos populares a veces ahorras dinero.

Aprovecha ofertas en productos no perecederos

Al contrario que los alimentos, los productos de higiene y limpieza que usamos constantemente se pueden comprar en grandes cantidades, porque vamos a terminar usándolos.

Aprovecha las promociones de los detergentes, jabones, toallitas, papel higiénico, etc. aunque no lo necesites en ese momento. Te ahorrarás futuras compras más caras.

Trucos de los supermercados en los que no debes caer

Los supermercados utilizan numerosos trucos para que compremos más de lo que habíamos pensado. Si aprendes a no caer en estas prácticas, te ahorrarás mucho dinero.

Precios en rojo

La mayoría de los comercios, sin importar el gremio, asocia el color rojo a las ofertas: en la publicidad, en las etiquetas, en los carteles... Inconscientemente hemos asociado el rojo a los precios bajos. Así que en muchos casos se etiquetan productos con precios en rojo... aunque no sean una oferta.

Sin que nos demos cuenta tendemos a pensar que es un precio bajo, y aumentarán las posibilidades de que lo compremos.

Los más atractivos, a la altura de los ojos

Los artículos que pueden tentar al cliente, o que se desean vender, se colocan a la altura de los ojos, para que los veamos sin querer. Y se tiene en cuenta incluso las edades. Por ejemplo las golosinas y el chocolate o la bollería se coloca a la altura de los niños, para que covenzan a sus padres.

alimentos ultraprocesados vinculados con mayor riesgo de muerte
Frankie Cordoba/ Unsplash

Lo mismo ocurre en las cajas, en donde siempre abundan los chicles, pilas, caramelos... Productos baratos, prácticos y apetecibles para que los metas en la cesta mientras esperas. Intenta no caer en la tentación, porque la mayoría son caprichos.

Mobiliario de categoría

Este truco es muy habitual en la zona de vinos, pero también se usa con los embutidos, y otros productos en los que existen ofertas en toda la gama de precios. Los productos caros, por ejemplo los vinos de reserva o el jamón ibérico, se colocan en estantes de madera, de más calidad y exquisitivamente decorados y presentados. En cambio el vino barato o el jamón al peso se vende en estanterías y bandejas de plástico neutro.

Vino

Esto da categoría al producto, y hace creer al cliente que tiene más prestigio comprar un producto del estante de madera, aunque cueste más caro.

Y además...

Estos consejos extra son el empujón final que necesitas.

Cuidado con las ofertas de grandes volúmenes

En todos los supermercados es habitual encontrar abundantes ofertas 3x2, 2x1, segunda unidad a mitad de precio, etc.

A veces podemos caer en la tentación de comprar varios de estos packs, porque salen muy bien de precio. O eso es lo que parece...

En primer lugar hay que comprobar el precio por litro o por kilo, porque muchas veces estas ofertas se hacen por envases, y no salen tan baratas como parece.

Además en muchos casos son promociones que se llevan a cabo porque el producto está cerca de caducar. Si compras mucho y no lo consumes rápido quizá tengas que tirarlo a la basura, y con ello, el supuesto ahorro.

Haz cálculos antes de aceptar ofertas de este tipo sin pensarlo antes.

Paga en efectivo

Si cuando llegas a casa con la compra tienes la sensación de que has comprado más de lo que deberías, un truco sencillo es pagar en efectivo.

Billetes de euro
Europa Press

Es cierto que cada vez se paga más con tarjeta o móvil, pero con estos métodos todo es tan rápido y aséptico, que no nos da tiempo a valorar lo que nos gastamos. Aunque te parezca un poco retrógrado, acostúmbrate a pagar en efectivo en el supermercado, y te darás cuenta de lo que te gastas. Eso te motivará a ahorrar la próxima vez.

Si puedes, ve con las ideas claras

Haber decidido antes de ir al supermercado qué vas a comprar y tener bien claras tus necesidades es básico para o caer en tentaciones o experimentos que se te ocurran y que probablemente encarecerán tu compra.

Si las personas que tienen poco presupuesto van con las ideas claras al supermercado, tú deberías hacer lo mismo para no salirte de él, sea cual sea.

No sabemos si con estos consejos vas a poder ahorrar 3.000 euros al año en el carro de la compra, pero seguro que notas una reducción en los gastos mensuales. Merece la pena intentarlo