Skip to main content

Cómo decidir si instalar Windows 32 ó 64 bits

Chip

13/03/2022 - 08:00

Cuando instalamos Windows desde cero en un ordenador, por ejemplo, muchas veces dudamos en si habrá que decidirse por el sistema operativo de 32 bits o por el de 64 bits, algo de lo que vamos a hablar e intentar sacaros de todas vuestras dudas.

Si tenemos que instalar Windows desde cero o creamos un instalador de arranque, puede darse el caso de que no tengamos muy claro si utilizar un sistema operativo de 32 bits o de 64 bits.

Si no tienes claro de que estamos hablando, deberías seguir leyendo porque te va a interesar, ya que si instalas la opción incorrecta se podría producir un problema de rendimiento que se incrementaría según pasase el tiempo.

Veamos cuáles son las diferencias entre Windows de 32 y 64 bits, cuál es la opción que debemos instalar y que consideraciones debemos tener en cuenta.

Índice de contenido:

¿En qué se diferencian?

Todo tiene que ver con el procesador que tengamos en nuestro ordenador, puesto que hay de dos tipos, es decir, de 32 bits y de 64 bits.

Evidentemente, el de 64 bits es una máquina que es capaz de procesar mucha más información a la vez, lo que hace que sea más potente. Los procesadores de 32 bits todavía existen, pero se dan en ordenadores antiguos, puesto que los modernos ya hace años que todos vienen con 64 bits.

Algo en lo que no creemos que haya ninguna duda es que, si tienes un procesador antiguo de 32 bits, solamente podrás instalar un sistema operativo de 32 bits, aunque, por el contrario, sí que sería posible instalar un Windows de 32 bits en un procesador de 64, aunque lo estaríamos desaprovechando.

Para que entendáis mejor que los 32 bits están casi obsoletos, el nuevo Windows 11 ya solo tiene versión de 64 bits, mientras que versiones anteriores como Windows 10, 8 o 7 tienen ambas posibilidades.

Para cerciorarte de que tienes el Windows correcto en el procesador correcto (en Windows 11 no hay duda) puedes ir, en el caso de Windows 10, a Configuración > Sistema > Acerca de, para ver como dentro del apartado Especificaciones del dispositivo, hay un apartado que pone Tipo de sistema, donde indica de cuanto es el sistema operativo y el procesador.

Por si lo desconoces, x86 se refiere a la arquitectura de 32 bits, mientras que x64 significa 64 bits.

Acerca de en Windows

¿Qué ventajas tienen los 64 bits?

Las ventajas de la versión de 64 bits son evidentes y en muchos aspectos, no solo en unos pocos.

La versión de 32 bits soporta un máximo de 4 GB de RAM, mientras que la de 64 bits puede utilizar toda la memoria RAM que se necesite, ya que en teoría podrían llegas a 17 millones de TB.

Cuando tienes un Windows de 64 bits, verás como aparecen dos carpetas de Archivos de programa, una que pone x86 (32 bits) y otra que no pone nada (64 bits). Eso lo hace Windows para diferenciar los programas de 32 bits, puesto que son muy diferentes en su estructura.

En la seguridad Windows de 64 bits tiene mucho más que decir, puesto que en este tipo de sistema se dan la mayoría de las mejoras que provienen de ajustes de bajo nivel, como puede ser la firma de controladores, algo que en 32 bits es impensable.

De todas maneras, si tienes un procesador de los primeros que se crearon para 64 bits, puede ser que no admita algunas funciones menores. Esto puede causar problemas con Windows de 64 bits.

Para asegurarse del buen funcionamiento del sistema puede ejecutar 64bit Checker un programa que te dirá si tu hardware esté listo para Windows de 64 bits.

Descargar e instalar 32 o 64 bits

Hoy en día quedan pocos ordenadores a los que haya que instalar Windows 32 bits y la inmensa mayoría ya funciona con 64 bits.

Si copras un ordenador nuevo es completamente seguro que a la versión será 64 bits. Si adquirimos uno de segunda mano puede darse el caso de que sea uno con procesador de 32 bits, aunque, como ya te dijimos, debe ser antiguo.

Si hemos comprado un ordenador algo antiguo o nosotros ya lo teníamos y queremos instalar una versión de Windows más actualizada que sea de 64 bits, debemos cerciorarnos de que el procesador puede llevar el sistema, porque, como ya te hemos contado, no es posible instalar uno de 64 en un procesador de 32 bits.

Si ya lo has mirado y tu procesador es de 32 bits, debes olvidarte de Windows 11, pero sí que puedes ejecutar Windows 10, ya que hay versión para este tipo de procesadores.

Para conseguirlo debes ir a la página de descarga de Microsoft y seleccionar Windows 10, si ese es el objetivo.

Luego haz clic en el botón Descargar (Download tool now) en la sección Crear medios de instalación de Windows (Create Windows 10 installation media) para obtener la Herramienta de creación de medios. 

Este software te guiará a través de la actualización para el PC actual, aunque también podrás crear de una unidad USB de arranque para instalar Windows en otra máquina, algo que ahora no nos interesa.

Siguiendo todos los pasos que van apareciendo llegará un momento en el que debas elegir la Arquitectura para la instalación, que es donde debes seleccionar 64 bits o 32 bits. Windows recomendará una opción basada en lo que detecta de tu PC. 

Instalador Windows

makeseof

Al tener una copia original de Windows, podrás actualizar a la versión 10 u 11, si quieres intentarlo, de forma gratuita, puesto que tu clave de producto actual activará la nueva versión.

Si, por el contrario, tienes que activar Windows, a la hora de comprar una licencia no tiene nada que ver si estamos ante un sistema de 32 o 64 bits, ya que estos datos son solo para poner en funcionamiento Windows.

Si actualmente tienes una versión de Windows de 32 bits y planeas actualizar al mismo, pero de 64 bits, has de saber que vas a tener que realizar una instalación limpia. No hay una ruta de actualización fácil, como cuando actualizas Windows 7 a Windows 10. 

A partir de ahora ya tendrás más claro de que hablamos cuando nos referimos a Windows de 32 bits o de 64 bits, sabiendo qué son cada uno de ellos, cómo se utilizan y qué ventajas tiene el más usado actualmente como es el de 64.

Etiquetas:

Tecnología, Windows

Y además