Logo Computerhoy.com

Fabrican con una impresora 3D una pinza robótica que no necesita electrónica para funcionar

Foto del redactor David Hernández

Redactor Colaborador

Fabrican con una impresora 3D una pinza robótica sin ningún tipo de electrónica

UC San Diego 

Foto del redactor David Hernández

Redactor Colaborador

Esta pinza suave impresa en 3D no necesita tratamiento posterior y podría utilizarse en cualquier robot de forma inmediata.

La mayoría de los brazos robóticos que se han inventado en estos últimos años, cuentan con bastante agilidad a la hora de hacer todo tipo de procesos, pero pecan en lo que respecta a la recogida de ciertos objetos delicados o de distintas formas geométricas.

Por suerte, también se ha avanzado mucho en la impresión 3D de pinzas robóticas blandas, y ahora un equipo de investigadores de la Universidad de California San Diego y la corporación BASF han creado una pinza robótica que se puede imprimir de una sola vez y que no necesita ninguna electrónica para funcionar.

Lo mejor de todo, es que esta pinza recién impresa en 3D se puede utilizar inmediatamente después de que se retire de la impresora, y encima está equipada con sensores táctiles y de gravedad, lo que le permite de esta forma recoger, sostener y soltar objetos.

Es la primera vez que una pinza de este tipo puede agarrar y soltar. Todo lo que tiene que hacer es girar la pinza horizontalmente. Esto provoca un cambio en el flujo de aire en las válvulas, lo que hace que los dos dedos de la pinza se suelten", se dice en el comunicado de la universidad.

Y es que la mayoría de las pinzas robóticas blandas requieren procesamiento y ensamblaje después de la impresión, algo que no ocurre en esta ocasión.

Hicieron uso de un nuevo método de impresión

Para ello los investigadores pudieron solucionar estos problemas usando un nuevo método de impresión 3D que implica que la boquilla de la impresora siga un camino continuo a través del patrón completo para cada una de las capas: “es cómo hacer un dibujo sin siquiera levantar el lápiz de la página”, señala Michael T. Tolley, autor principal del artículo y profesor asociado en la Escuela de Ingeniería Jacobs de UC San Diego.

Con esto se reduce la posibilidad de fugas y fallos en el objeto que se está imprimiendo con este nuevo enfoque que permite la impresión de paredes delgadas de hasta 0,5 mm.

Estas paredes delgadas permiten una mayor deformación, dando como resultado una estructura más blanda: “Los investigadores basaron el método en el camino euleriano, que en la teoría de grafos es un rastro en un gráfico que toca cada borde de ese gráfico una vez y solo una vez".

Aplicaciones potenciales

Evidentemente, este tipo de pinzas para robots podrían interactuar con humanos de forma mucho más natural y segura.

Los investigadores sostienen que esta pinza puede colocarse en un brazo robótico para el ensamblaje industrial, pero también para el procesamiento de alimentos y la manipulación de otros elementos. También se podría conectar a un robot más elaborado y usarse para estudio o exploración.

Lo bueno, comenta, es  que todo el proceso de fabricación de la pinza no necesita tratamiento posterior, ni montaje, ni rectificación de fallos en la fabricación, lo que hace que esta técnica sea muy accesible: “Nuestro enfoque propuesto representa un paso hacia sistemas y componentes robóticos personalizados y complejos creados en instalaciones de fabricación distribuidas".

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: robótica