Logo Computerhoy.com

Este sencillo cambio acelera la velocidad de cualquier conexión WiFi al instante

Parte trasera de un router WiFi

Si llevas un tiempo con problemas de conexión, concretamente sientes que las páginas web te cargan muy lentas, este es el tutorial que andabas buscando.

En las dos últimas décadas, los avances tecnológicos han mejorado espectacularmente la velocidad de Internet. Las conexiones de banda ancha y fibra han creado redes ultrarrápidas en las que incluso los archivos multimedia en 4K pueden cargarse en unos segundos tanto en tu PC como en tu TV.

Pero eso no quiere decir que no haya margen de mejora. Cambiar la configuración de DNS suele citarse como una de las formas más sencillas de optimizar la velocidad de Internet. Veamos cómo funcionan las DNS y cómo cambiarlas.

¿Qué es el DNS? Cuando introduces la URL de un sitio web en tu navegador, es necesario traducirla a la dirección IP del sitio para enviar y recibir datos. El Sistema de Nombres de Dominio (DNS) es el equivalente digital de una agenda telefónica, ya que proporciona un número (dirección IP) para un nombre determinado (URL).

Si intentas acceder a un sitio que aún no está en la caché de tu ordenador, tu servidor DNS solicitará la entrada a otro servidor. Tu servidor DNS por defecto es, probablemente, proporcionado por tu ISP y no está garantizado que sea el servidor de mejor rendimiento.

¿Cómo afecta tu ubicación a la velocidad del DNS?

La infraestructura que soporta Internet es una serie de cables ópticos que conectan servidores de todo el mundo. Los datos se transportan a través de estos cables en forma de ondas electromagnéticas, con una velocidad limitada a la de la luz.

Aunque no podemos hacer nada para aumentar esa velocidad, sí podemos reducir la distancia que tienen que recorrer esas ondas. Si un servidor DNS se encuentra lejos de ti, tu velocidad de navegación se verá afectada.

DNS europeo

Sin embargo, la realidad de Internet es más complicada de lo que los simples cálculos de distancia nos hacen creer. El DNS público de Google es una de las alternativas de servidor DNS más populares y utiliza dos direcciones IP (8.8.8.8 y 8.8.4.4).

Se conocen como direcciones anycast, con múltiples servidores en todo el mundo que responden a las peticiones de estas direcciones. Los servidores que responden a las peticiones varían a lo largo del día, dependiendo de las condiciones de la red y del tráfico. De ahí que mucha gente cambie las DNS en su router.

Las mejores DNS de 2019 para navegar más rápido

Para cambiar tus DNS en Windows 10 o Windows 11

  • Pulsa Win + X para abrir el menú de usuario avanzado y selecciona Conexiones de red.
  • Selecciona Configuración de red avanzada > Más opciones del adaptador de red.
  • En la nueva ventana que muestra los dispositivos de red disponibles, haz clic con el botón derecho en el dispositivo conectado a Internet y selecciona Propiedades.
  • Seleccione la opción Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4) y haga clic en Propiedades. Ve a la opción Utilizar las siguientes direcciones del servidor DNS.
  • En esta área, introduce las siguientes direcciones IP, en función del proveedor de DNS que desee utilizar: Google DNS: 8.8.8.8, 8.8.4.4 - Cloudflare IPv4: 1.1.1.1, 1.0.0.1 - OpenDNS: 208.67. 222.222, 208.67. 220.220
  • Una vez introducidos, haz clic en Aceptar para guardar estos ajustes. Volverás al menú Propiedades. Desde aquí, selecciona Protocolo de Internet versión 6 (TCP/IPv6) y haz clic en Propiedades. Ahora puedes repetir el proceso para los servidores DNS IPv6.
  • DNS de Google: 2001:4860:4860::8888, 2001:4860:4860::8844 - Cloudflare IPv6: 2606:4700:4700::1111, 2606:4700:4700::1001 - OpenDNS: 2620:119:35::35, 2620:119:53::53
  • Haz clic en Aceptar para guardar la configuración de DNS IPv6. A continuación, puedes cerrar todas las ventanas de configuración y volver a tu navegación habitual por Internet.

Una vez que hayas hecho clic para confirmar estos ajustes, empezarás a utilizar nuevos servidores DNS y tu velocidad a internet será la misma, pero ese lapso de tiempo entre que pinchas en una web y esta reacciona, se debería reducir. Tampoco esperes milagros, serán segundos como mucho.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: WiFi

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.