Skip to main content

Apple iPhone 11, análisis y opinión

iPhone 11 review

Lo mejor

  • Calidad de las cámaras
  • Modo nocturno y gran angular
  • Rendimiento
  • Resistente al agua
  • Autonomía

Lo peor

  • Pantalla de calidad con mucho margen de mejora
  • No tiene carga rápida de serie
  • Peso, dimensiones... diseño en general
  • No tiene 5G

03/10/2019 - 17:08

Tal vez no tenga el glamour de sus hermanos mayores, pero esto no evitará que el nuevo iPhone 11 tenga todas las papeletas para convertirse en el iPhone más vendido de Apple de esta generación. Aunque siga incidiendo en algunos errores del pasado, argumentos no le faltan para lograrlo. ¿Quieres conocerlos? Te lo contamos en nuestro análisis del nuevo iPhone 11.

“Más por menos”, una frase muy manida que seguramente habrás visto millones de veces, pero que jamás asociarías a una marca como Apple, aunque curiosamente en el caso este iPhone 11 se cumple. 

Y es que muy pocas veces en un producto salido de las fábricas de los de Cupertino ha visto la luz con un precio inferior al de su predecesor. Vale, no es mucho estarás pensando, pero si nos sirve para intuir las aspiraciones de la marca californiana con su nuevo smartphone. 

Guste o no la definición, este iPhone 11 es el móvil de Apple para las masas. ¡Pero si cuesta más de 800 euros!, dirás. Efectivamente, pero ese es el concepto de smartphone global que manejan en Apple, lo tomas o lo dejas, tú decides.

Tras la buena acogida entre el público del iPhone XR, que se convirtió ante todo pronóstico en el iPhone más vendido de la pasada generación, los de Cupertino suben su apuesta con un modelo continuista en muchos aspectos, que centra sus esfuerzos y mejoras más relevantes en tres puntos clave: cámara, batería y rendimiento, que no es poca cosa

¿Son las únicas novedades? No, hay algunas más, pero significativamente de menor calado y que iremos repasando a lo largo de este análisis del iPhone 11.

El análisis del Apple iPhone 11 por apartados

Un diseño que nos suena, y mucho

Nadie debería sorprenderse por ello, Apple no es amiga de los grandes cambios y suele mantener las líneas principales del diseño de sus iPhone al menos durante un par de generaciones, realizando los cambios estrictamente necesarios según las nuevas funcionalidades del producto, por lo que no es de extrañar que físicamente el iPhone 11, a simple vista, sea casi un clon del iPhone XR.

  iPhone XR iPhone 11 iPhone 11 Pro Max
Procesador Apple A12 Bionic
7 nm+
Apple A13 Bionic
7 nm+
Pantalla

Panel LCD IPS de 6,1"

Resolución a 1.792 x 828 píxeles

Panel LCD IPS de 6,1"

Resolución a 1.792 x 828 píxeles

Resolución a 2.688 x 1.242 píxeles

HDR10 Dolby Vision

Sensibilidad de 120 Hz

Memoria RAM 3 GB 4 GB 6 GB
Almacenamiento 64 GB / 128 GB / 256 GB 64 GB / 128 GB / 256 GB 64 GB / 256 GB / 512 GB
Cámara principal 12 Mpx f/1.8 12 Mpx f/1.8 OIS (Vídeo)
12 Mpx f/2.4 Ultra Gran Angular
12 Mpx f/1.8 OIS (Vídeo)
12 Mpx f/2.0 telefoto 2x OIS
12 Mpx f/2.4 Ultra Gran Angular
Cámara frontal 7 Mpx f/2.2 12 Mpx f/2.2 12 Mpx f/2.2
Batería

2.942 mAh

Carga a 5 W PD

NO compatible con carga rápida

3.110 mAh

Carga a 5 W PD

Cargador rápido NO incluido

3.500 mAh

Carga a 18 W PD

Cargador rápido incluido

Puerto de conexión Lightning con extremo USB Lightning con extremo USB Lightning con extremo Tipo-C
Tamaño y peso

150,9 x 75,7 x 8,3 mm

194 gramos

150,9 x 75,7 x 8,3 mm

194 gramos

158 x 77,8 x 8,1 mm

226 gramos

Frontalmente es imposible diferenciar uno del otro: los mismos y excesivamente generosos marcos alrededor de la pantalla que tanto nos llamaron la atención cuando analizamos el iPhone XR siguen estando presentes. Al igual que el noch tipo ceja en el que se integra la cámara TrueDepth y los sensores para Face ID, y que sigue dejándonos esos peculiares y poco aprovechables huecos en la parte superior la pantalla.

iPhone 11 review

Mantiene también la misma disposición de controles que todos ya nos sabemos de memoria: a la izquierda los botones de Volumen y el interruptor de Silencio, a la derecha el botón de Encendido, y debajo el puerto Lightning junto a uno de los dos altavoces.

Para darnos cuenta de que estamos ante algo nuevo, y no una versión 2.0 de iPhone XR, debemos irnos a la parte trasera, donde las dos cámaras de la parte superior izquierda llaman poderosamente la atención

iPhone 11 review

Dentro de un cuadrado de vidrio en color mate, que sobresale ligeramente, se encuentran el flash, el micrófono de cancelación de ruido (sí, ese pequeño orificio que casi nadie sabe para qué sirve) y las nuevas cámaras, en plural ya que son dos, que son el elemento estético más destacado –el único y diferenciador junto a los nuevos colores– de este iPhone 11.

iPhone 11 review

Esta solución de darle tanto protagonismo estético a las cámaras es bastante cuestionable. Personalmente tengo que decir que no me convencen, destacan en exceso y yo soy más partidario de intentar que pasen desapercibidas. 

Anecdótica es la nueva posición de la manzana mordida, logotipo de la compañía, que ahora se ubica justo en la parte central. Como curiosidad es la primera vez que Apple prescinde de la seligrafía de la palabra “iPhone” y su ya mítico “Designed by Apple in California. Assembled in China” en la parte trasera de sus terminales.

iPhone 11 review

El nuevo iPhone 11 está disponible en 6 colores: los tonos blanco, negro y rojo que ya pudimos ver en el iPhone XR, más tres nuevos colores con una tonalidad más pálida: verde, malva y amarillo.

Me gusta la nueva gama de colores, son más discretos y elegantes. Además, hacen que se perciba a simple vista la calidad de los materiales, marcando distancias con el diseño plástico que en su día vimos en el iPhone 5C, modelos que introdujeron el color en los iPhone. Por desgracia, la unidad del iPhone 11 para análisis que nos facilitó Apple es tal vez la menos llamativa de la nueva gama, un poco “soso” la verdad, aún no por ello deja de ser bonito.

Las similitudes entre el iPhone 11 y el iPhone XR llega a tal extremo que ambos modelos coinciden en peso: 194 gramos, y dimensiones: 150,9 x 75,7 x 8,3 mm. En mi opinión, cuenta con un buen equilibrio entre tamaño de pantalla (6,1 pulgadas), tamaño del dispositivo y peso. 

Es muy cómodo y tiene un tamaño casi perfecto, ya que permite manejarlo con una sola mano sin renunciar a una pantalla grande, que permite disfrutar cómodamente de cualquier contenido multimedia. Y pese a que Apple podría haber limado bastantes milímetros de ese antiestético marco alrededor de la pantalla –la relación de pantalla es de un 79% cuando modelos como el Xiaomi Mi 9T Pro, al que esta cerca de triplicar en precio, superan el 86%–, cabe de forma más o menos holgada en cualquier bolsillo y resulta cómodo de llevar. 

Dentro de las opciones de tamaño que ofrece Apple me parece la más acertada, el iPhone 11 Pro es demasiado pequeño para las necesidades actuales, y el iPhone 11 Pro Max me resulta excesivamente voluminoso. Como usuario del iPhone XR durante los últimos meses me parece un formato muy equilibrado, aunque con bastante margen de mejora, por lo que me da un poco de rabia que Apple no se haya molestado en mejorarlo ni tan siquiera ligeramente.

iPhone 11 review

El cuerpo está fabricado en aluminio, no en acero inoxidable como la gama Pro, y al igual que todas las últimas versiones de los móviles de Apple, la tapa trasera y el cristal superior están fabricados en cristal de alta resistencia, incluso mayor que la versión previa (eso es lo que comenta Apple), gracias al nuevo tratamiento de intercambio de iones (un argumento que, por cierto, tengo la sensación de escuchar con cada nueva generación de iPhone). 

Por razones evidentes –los nuevos iPhone 11 salieron a la venta el pasado día 19 de septiembre– no he tenido tiempo efectivo de uso para este análisis del iPhone 11 como para poder sentenciar sobre su resistencia. Pero como indicativo puedo comentar que llevo casi un año con iPhone XR como móvil principal y tengo que decir que el cristal de la pantalla se mantiene casi perfecto, algo que nunca he podido decir con otros modelos de iPhone. De hecho, el único arañazo evidente y “molesto” lo tengo fuera de la pantalla, en la carcasa metálica al desprenderse ligeramente imprimación de color negro.

iPhone 11 review

Dispone de la certificación IP68, o lo que es lo mismo, el grado más alto en cuanto a resistencia al polvo y la posibilidad de aguantar sumergido hasta 30 minutos a una profundidad de máxima de 2 metros. Algo que supone una ligera mejora frente al iPhone XR, que solo llega al metro de profundidad máxima, y una desventaja frente a los modelos Pro de iPhone 11 con certificación iP68 ampliada capaz de aguantar profundidades de hasta 4 metros.

En la práctica, lo importante es que el terminal dispone de un rango considerable de impermeabilización que lo mantendrá a salvo de posibles percances en el día a día, como los típicos derrames accidentales de agua, refrescos, cafés o zumos. Así que el dato de profundidad me parece secundario, ya que los iPhone son resistentes al agua, no móviles acuáticos, por lo que cualquier percance ocurrido por nadar o bucear con el iPhone, no está cubierto por la garantía, tal y como indica Apple en la misma.

Buena pantalla, pero sigue estando desfasada

Seguramente, la pantalla sea el aspecto más decepcionante que nos hemos encontrado a la hora de hacer esta review del iPhone 11. No por su calidad, más bien el desencanto viene por la falta de evolución en la misma.

Y es que una pantalla Liquid Retina HD con panel LCD IPS de 6,1 pulgadas y resolución de 1.792 x 828 píxeles (326 pp), se antoja un tanto desfasada para los estándares actuales. Si ya lo era hace 365 días cuando la vimos por primera vez en el XR, imagínate ahora. 

pantalla iphone 11

Si en su momento achacamos como un grave error que se siguiera aferrando a la tecnología LCD, tras haber dado ya el salto a la tecnología OLED con los iPhone X, no podemos otra cosa que ver con cierta pesadumbre cómo Apple vuelve a tropezar de nuevo con la misma piedra.

Estamos ante el mismo panel que ya vimos en el XR (así nos lo afirmaron fuentes de la compañía) aunque con algunas modificaciones y diferente calibración de color, ya que pueden apreciarse sutiles diferencias, sobre todo en lo referente al nivel de brillo.

iPhone 11 review

En este apartado se da una curiosidad, y es que las pruebas de laboratorio indican un aumento del nivel de brillo muy superior al que visualmente se percibe al disponer ambas pantallas una al lado de la otra

En nuestra pruebas de laboratorio, registró una media de 705 Lux de brillo, con una distribución muy uniforme, lo que supone una ligera mejora frente a los 576 lux del iPhone XR, y casi a la altura de los 843 Lux que en su día marcó el iPhone XS Max, aunque muy lejos de los 1138 Lux que hemos podido medir en nuestro reciente análisis del iPhone 11 Pro Max.

Brillo de la pantalla del iPhone 11 vs iPhone XR

En términos de color, las tonalidades de la pantalla de iPhone 11 son ligeramente más saturadas, mostrando un color menos lavado y más natural. Un cambio muy sutil, pero en mi opinión positivo: más brillo (aunque no sea tan evidente), más intensidad de color y un mejor contraste, aunque, como digo, todo de forma muy sutil. 

Apple se caracteriza por limitar en exceso las opciones de configuración de pantalla a nivel visual –por no decir directamente que no existen– por lo que sus usuarios están supeditados a los gustos personales de la compañía. Se mantienen los modos True Tone, que adapta los colores a la luz ambiental, y Night Shift, que cambia de forma automática el color a tonalidades más oscuras cuando se hace de noche. Sinceramente, en el iPhone no uso ninguno de los dos, no me gusta la temperatura de color tan amarillenta que utilizan. Curioso porque en mi iPad, tal y como comenté en mi análisis del último iPad Air de 2019, tengo el True Tone permanentemente activado. 

iPhone 11 review

Esto no quiere decir que la pantalla del iPhone 11 sea una mala pantalla, ni mucho menos. Posiblemente sea la mejor pantalla LCD IPS que puedes encontrar en un smartphone y, sin duda, conseguirá satisfacer las necesidades de la gran mayoría de usuarios. 

El problema llega con la comparación directa, y es que las pantallas OLED de los iPhone 11 Pro y Pro Max son simple y llanamente muy superiores. Sus colores son más vivos e intensos, el detalle mucho más preciso y el nivel de contraste resulta comparativamente abrumador. Sólo en los ángulos de visión es donde la pantalla del iPhone 11 se puede permitir sacar un poco la cabeza, aunque de forma muy moderada. 

Estarás pensando que el mensaje es un poco contradictorio... “Entonces la pantalla es buena, pero no lo es porque si lo comparas con...”. Puede parecerlo, pero si lo ponemos bajo el prisma del precio –más de 800 euros–, creo que resulta más fácil de entender. 

Está claro, como indicaba al principio de esta review, que el iPhone 11 está destinado a ocupar el puesto de “iPhone barato”, lo que no tiene que significar que lo sea, y ciertamente creo que por su precio, y teniendo en cuenta la competencia, se debe pedir más, y se puede dar más.

Al igual que en el iPhone XR, ni rastro de 3D Touch, el sensor de presión integrado en la pantalla que permitía acceder a ciertas funciones de algunas aplicaciones sin necesidad de abrirlas: como tomar una nueva nota, hacer un selfie en modo retrato, llamar a un contacto habitual o desactivar el bluetooth. 

En su lugar, Apple ha creado “Haptic Touch”, una versión por software de ese sensor integrado en la pantalla que produce una ligera vibración en pantalla al detectar una pulsación prolongada, y muestra los mismos menús contextuales que mostraba 3D Touch. Algo así como darle al botón derecho del ordenador, para que te hagas una idea si no lo has utilizado nunca. Funciona bien, es cómodo, pero cuesta acordarse de que existe.

Ahora sí, esto me suena, y muy bien, por cierto

En la parte inferior, junto al conector lightning localizamos uno de los dos altavoces estéreo –no te dejes engañar por las dos hileras separadas de pequeños agujeros, físicamente sólo hay uno–, el otro está ubicado en la parte superior, al lado de la cámara selfie y es el que habitualmente utilizamos para escuchar las llamadas. Ni rastro del conector de auriculares, para Apple es algo del pasado, lo asumo, pero me molesta que hayan dejado de incluir en la caja el adaptador lightning a jack 3,5 mm.

iPhone 11 review

Junto a la cámara, el sonido es uno de los aspectos donde más cambios he podido apreciar. Los nuevos iPhone son compatibles con Dolby Atmos, el sistema de sonido desarrollado por laboratorios Dolby, que permite descomponer el sonido en objetos (hasta un máximo de 128) y posicionarlos al antojo de los creadores en el espacio 3D. Un complejo algoritmo que se aprovecha de la singular forma que tiene nuestro cerebro de percibir los sonidos.

Para disfrutar de las bondades de Dolby Atmos en el iPhone 11 necesitarás de contenidos codificados para esta tecnología. Por suerte, algunos de los estrenos más importantes de plataformas como Netflix, HBO o Prime Video son ya compatibles. Punisher, Love Death + Robots o Triple Frontera fueron algunos de los que utilicé para las pruebas.

Dadas las limitaciones de un móvil con dos altavoces el resultado es bastante bueno, incluso sorprendente. No esperes las sensaciones de un sistema de cine en casa pero sí supone un salto de calidad muy apreciable frente a lo que estamos acostumbrados en la gran mayoría de smartphones actuales. 

iPhone 11 review

La sensación espacial está muy conseguida y pese a las limitaciones de espacio y la inexistente caja de resonancia, incluso se aprecian algunos graves, y es posible distinguir con facilidad los sonidos a izquierda y derecha, y los disparos sobrevolando nuestra cabeza. Tal vez no sea la mejor forma de ver una película, pero cada vez son más las personas que utilizan el móvil para disfrutar de películas y series, incluso estando en casa. 

Para música y contenidos, al margen de Dolby Atmos y formatos multicanal, se percibe un sonido limpio y nítido, con cuerpo y un volumen más apreciable que en el iPhone XR. Eso sí, falto de graves y con un balance con excesivo predominio de los agudos.

Dos cámaras que pueden dar mucho juego

La cámara es sin lugar a dudas el principal reclamo del nuevo iPhone 11. Nos encontramos, por primera vez, fuera de la gama principal con un sistema de doble cámara. Por una lado, un objetivo Gran Angular de 26 mm con apertura de f1.8; y la novedad, un segundo objetivo Ultra Gran Angular de 13 mm con apertura f2.4 y un campo de visión de 120°, ambas lentes con un sensor de 12 MPX cada una.

¿Cuál es la función de la lente Ultra Gran Angular? Aunque resulta sencillo de entender, es uno de esos casos en los que una imagen (dos concretamente) valen más que mil palabras:

La primera escena muestra una imagen tomada con la lente Ultra Gran Angular, mientras que la segunda está capturada con la cámara principal. Comparativamente, podemos observar cómo en la primera toma el área alrededor del edificio es más amplia, podemos ver más cantidad de imagen, hasta 4 veces más frente a la segunda instantánea, pese a que ambas imágenes han sido capturadas exactamente desde la misma posición

El mismo resultado, o bastante similar, podría conseguirse simplemente alejándonos físicamente del edificio. Aunque resulta mucho más cómodo hacerlo sin tener que moverse, además que no siempre es físicamente posible alejarse lo suficiente como para capturar todo lo que nos gustaría.

El resultado de las fotografías con la lente Ultra Gran Angular es bueno, aunque se nota una ligera pérdida de luminosidad con respecto a la cámara principal (f1.8 vs f.2.4) y la inevitable distorsión en los márgenes, habitual de las lentes ultra gran angular, y que se hace más evidente cuando confluyen líneas rectas. Aunque no resulta molesto intenta siempre que no coincidan elementos relevantes como caras de personas en los bordes, ya que agudiza el efecto. De hecho, la distorsión es menos evidente que en otras lentes gran angular de móviles que hemos analizado.

Otro problema habitual de estas lentes angulares de tipo fijo lo encontramos a la hora de enfocar objetos en primer plano. Al aumentar el campo de visión, los objetos se muestran más alejados y el sistema de enfoque manual infinito no termina de ser todo lo nítido que desearíamos.

En mi caso sé que voy a utilizar el ultra gran angular en ocasiones contadas, paisajes y en alguna ocasión que quiera sacar mi vena de fotógrafo (que no es mucha) con alguna instantánea con una perspectiva más creativa, y poco más. Para el resto creo que seguiré utilizando la cámara principal, más luminosa. Aunque indirectamente haré uso de ella en muchas más ocasiones. Para darle más utilidad a la cámara Ultra Gran Angular, Apple ha introducido “Captura del área fuera del marco”, una nueva función que activa la captura simultánea con ambas cámaras en un sólo disparo.

En la galería seguiremos viendo una única imagen, la que hayamos seleccionado en el momento de hacer la foto. La imagen secundaria sirve únicamente a la hora de Recortar, Enderezar y modificar la Perspectiva con las herramientas de edición de iOS 13. La segunda imagen se guardará oculta hasta 30 días, y no se envía asociada cuando compartimos la imagen principal.

Una cosa que he observado es que no funciona con todas las imágenes, aunque lo tengas activado en el menú. Se puede saber qué imágenes cuentan con estos datos adicionales mediante un pequeño icono en la parte superior derecha dentro de la vista de imagen desde el menú. No tengo muy claro el criterio, aunque la mayoría de imágenes que tengo en el carrete con el mencionado icono son con iluminación diurna tomadas con la cámara angular.

iphone 11 captura fuera de marco

Cambiar entre las cámaras resulta muy sencillo, simplemente hay que presionar una vez el indicador de zoom 1X para pasarlo a 0,5X, señal de que tenemos activa la cámara Ultra Gran Angular. El sistema funciona también a la inversa: angular si deslizamos hacia abajo y teleobjetivo si lo hacemos hacia arriba, hasta un máximo de 5 aumentos, aunque al carecer de una tercera lente éste es un zoom completamente digital, por lo que no esperes grandes cosas de él, sobre todo en situaciones de baja iluminación. 

Como novedad indicar que podemos ver la imagen en tiempo real a pantalla completa cuando utilices la cámara principal, gracias a que la interfaz de cámara se vuelve ligeramente transparente. También se ha añadido la opción de poder capturar imágenes en formato 16:9. En el móvil seguirán viéndose en el formato habitual, pero lo agradecerás si, por ejemplo, te gusta mostrar las fotos de tu iPhone en la pantalla de un televisor.

Una mención en este punto hacia la interfaz de cámara del iOS 13 que, en mi opinión, sigue siendo insuperable. Es cierto que carece de controles manuales y no deja capturar en RAW, pero es rápida, fluida, intuitiva y poco invasiva. Ofrece exactamente lo que necesitan el 90% de las personas que hacen fotos con su móvil y que buscan encuadrar, enfocar y disparar. Y si el resultado es bueno... ¿a quién le importa cómo se ha conseguido? 

En cuanto a la cámara principal f1.8 de 12 MPX del iPhone 11, incorpora la misma lente que los modelos superiores, con todas las innovaciones y ventajas de estos: enfoque hasta 3 veces más rápido en situaciones de poca luz y un nuevo modo HDR inteligente (Smart HDR) capaz de procesar las mejores partes de varias imágenes tomadas antes de presionar el botón de disparo para lograr el mejor resultado posible. 

iPhone 11 review

Gracias al sistema que Apple ha denominado como “procesamiento semántico”, es capaz de distinguir elementos concretos como las caras y el pelo, y aplica procesos para eliminar reflejos y mejorar las sombras y detalles en zonas oscuras.

Paisaje Urbano iPhone 11

El resultado son una imágenes muy espectaculares en exteriores con buena iluminación, notable alto diría yo. Si en su momento dijimos que en la cámara de iPhone XR mostraba una ligera saturación, en el iPhone 11 se ha corregido y las imágenes han ganado naturalidad, algo que se aprecia de forma notable en los tonos de piel del modo retrato.

Ningún reproche en términos de resolución, nivel de detalle general y en zonas oscuras, ruido o nitidez, la típicas fotos de paisajes, monumentos o grupales a plena luz del sol son intachables, como podéis juzgar vosotros mismos en esta galería:

Gracias al sistema de doble cámara, el iPhone 11 ya puede obtener datos de profundidad reales –no únicamente mediante software– para las fotografías en modo retrato. Con ello se aumentan las posibilidades del modo retrato de la cámara principal. Ahora, además de personas, podemos hacer retratos de mascotas y objetos. 

Pese al avance que esto supone, curiosamente las diferencias no son tan significativas como cabría pensar, incluso me atrevo a decir que la cámara del iPhone XR es más precisa a la hora de definir los rostros de personas. La cámara del iPhone 11, en ocasiones, se pierde un poco y comete algunos errores de trazado como puedes ver en la imagen de arriba.

De hecho, con objetos y mascotas el resultado es incluso más impredecible, y es bastante habitual que alguna parte quede desenfocada, como puedes ver en la imagen de arriba, y en la siguiente imagen en la que el iPhone me ha mostrado mi cruel destino... quedarme calvo; gracias Apple. En la parte positiva me gusta mucho el bokeh que consigue y las tonalidades de la piel son más naturales.

iPhone 11, un animal nocturno

Debido a las propias limitaciones físicas de las lentes, la fotografía nocturna, de interior, o con poca luz, en general, siempre han sido el talón de Aquiles a la hora de hacer fotografías con el móvil. Google con su Pixel 3 y más recientemente Huawei con el P30 Pro, ya han logrado avances importantes en este campo. Ahora Apple ha centrado gran parte de sus esfuerzos en mejorar este aspecto de sus nuevos iPhone con el respaldo de dos lentes muy luminosas y la inteligencia artificial.

El modo nocturno del iPhone 11 se activa de forma automática en situaciones de poca luz, un nuevo icono de color amarillo en la parte inferior izquierda de la interfaz de cámara nos dejará constancia de ello. Integrado en el mismo veremos, además, el tiempo aconsejado que tenemos que dejar el móvil estabilizado para conseguir un buen resultado.

Este margen varía dependiendo de las condiciones de luz y del nivel de estabilización. El rango habitual es de 1 a 3 segundos para fotografías a manos alzada, pudiendo establecerse de forma manual hasta 10 segundos como máximo.

Con trípode las exposiciones pueden alargarse hasta un máximo de 30 segundos, aunque es en todo momento el sistema el que asigna los tiempos, tanto sugeridos como máximos en base a dos factores: luz ambiental y el nivel de estabilización. ¿Cómo funciona? Al pulsar el botón de disparo, la cámara hace varias fotos con diferentes niveles de exposición y nitidez que luego combina para conseguir el resultado más óptimo.

El modo nocturno funciona únicamente con la cámara gran angular y aunque por defecto está siempre activa es posible desactivarlo si se considera conveniente, por ejemplo cuando queramos capturar objetos en movimiento. Para ello hay que deslizar el control de tiempo de exposición en sentido inverso. 

La verdad es que la primera vez que lo utiliza el resultado resulta sorprendente, la escenas cobran luz de una forma que me ha gustado mucho. En lugar de iluminar de forma artificial toda la imagen, Apple ha optado por priorizar la iluminación de la persona u objeto principal y subir las luces de forma más tenue en el resto del entorno. Esto hace que el resultado sea más natural, sin sensación de “imagen lavada o blanquecina” y con unos colores más fieles y naturales.

Aunque no es sencillo conseguir resultados perfectos, con el móvil en la mano es complicado lograr imágenes 100% nítidas, y el ruido está presente, en mayor o menor medida, en todo momento. 

Pese a no ser perfecto se pueden conseguir cosas muy interesantes y la mejora en el tratamiento de las imágenes con poca luz respecto a cualquier versión previa de iPhone es más que evidente, y no desmerece frente a propuestas similares en terminales Android.

Resulta muy divertido experimentar, trípode en mano, con exposiciones muy largas, que la cámara consigue sacar luz de donde literalmente no la hay. La siguiente fotografía fue tomada en una habitación prácticamente a oscuras, utilizando trípode y máxima exposición de 30 segundos:

El resultado dista mucho de ser perfecto en términos de definición, color y ruido, pero es más que apreciable si tenemos en cuenta que estamos ante la cámara de un móvil y casi oscuridad absoluta. A partir de ahora, ni la noche podrá salvar nuestra intimidad, no lo olvides.

Llegan los Slofies, te guste o no

La cámara frontal TrueDepth o cámara selfie de toda la vida, también se renueva con un nuevo sensor de 12 MPX y el añadido de un pequeño angular que permite pasar de un campo de visión de 70 grados a uno de 85 grados. El cambio no es muy sustancial, pero sí resulta cómodo para que nadie se quede fuera de la foto en los típicos selfies grupales. El angular, por cierto, se activa por defecto cuando ponemos la cámara en horizontal.

Y por si la jerga tecnológica no tenía suficientes términos absurdos, Apple acaba de inventar uno nuevo: “Slofies”, una suerte de vocablo impronunciable para hacer referencia a los selfies a cámara lenta (120 fps en resolución 1080p) de los nuevos iPhone 11.

Dejando a un lado el rechazo que me generan este tipo de pseudopalabras, y que no soy muy amante de los selfies, tengo que reconocer que el resultado es bastante divertido y que estoy seguro de que no tardaremos en ver algún reto viral relacionado con esta función. 

*Puedes ver todas las imágenes realizadas con la cámara del iPhone 11 en su calidad original pulsando aquí

Una cámara de vídeo en mayúsculas que cabe en tu bolsillo

Una de las características que Apple le dedicó mayor atención durante la keynote de presentación de los nuevos iPhone 11 es su capacidad para grabar y editar vídeo en 4K a 60 fps con estabilización óptica

Pese al espectacular resultado, es un recurso muy minoritario destinado a creadores, editores y amantes del vídeo en general. Para el usuario más casual, los 400 MB de espacio por minuto que ocupan este tipo de grabaciones suponen un margen complicado de superar.

Aunque no por ello deja de tener gran valor. Poder grabar en esa calidad y con una tasa de fotogramas tan elevada con un dispositivo de 800 euros, que cabe en un bolsillo, resulta sorprendente. Comparativamente con la generación anterior se percibe la mejora en la fluidez, un mejor trato del color y mejoras en la exposición y el contraste, con mayor número de detalles en las zonas oscuras y una estabilización de imagen más suave. En definitiva, la grabación de vídeo 4K del iPhone 11 es fantástica, sin duda es uno de los mejores móviles para grabar vídeo del mercado

Las grabaciones se pueden editar y cortar directamente desde la galería, sin recurrir a aplicaciones externas, con las mismas utilidades y opciones que cuando editamos una imagen, algo que resulta muy cómodo.

Aunque no lo mencioné anteriormente también es posible grabar vídeo 4K hasta 60 fps con la cámara selfie. No lo veo muy necesario, pero puede que a alguien le resulte útil. Lo que no entiendo es cómo sigue siendo imposible establecer diferentes calidades de grabación de vídeo para cada una de las cámaras.

iphone 11 calidades cámara

Por último, quiero destacar una nueva características de iOS 13 que me está resultando de gran utilidad. Ahora, manteniendo el botón del obturador presionado dentro del modo foto en lugar del modo ráfaga (que ahora se realiza deslizando el botón hacia la izquierda) se activa la grabación de vídeo, que se mantendrá activa hasta que lo soltemos o activemos el bloqueo desplazándolo hacia la derecha (arriba si grabamos en horizontal).

Rendimiento presente y futuro

El iPhone 11 incluye el procesador Bionic A13 de Apple con 4 GB de RAM. Se trata de la última versión de procesadores de la marca, y el mismo que integran sus hermanos mayores. Apple afirma que este chip –compuesto por seis núcleos: dos para tareas de alto rendimiento y cuatro para procesos menos intensivos– ofrece un rendimiento un 20% superior en todos los ámbitos que el chipset A12 del año pasado, incluyendo CPU, gráficos y aprendizaje automático.

Al margen de los test de rendimiento en los que no voy a explayarme en exceso, la percepción real en el uso cotidiano, la que creo que de verdad importa, es ciertamente positiva. Ni que decir tiene que no he observado bloqueos, ralentizaciones o problemas de rendimiento a la hora de ejecutar los juegos y aplicaciones más recientes como FIFA 20, Angry Birds AR, Mario Kart Tour, Asphalt 9 o editar vídeo 4K con iMovie.

iPhone 11 review

Aunque lo que quiero destacar es el funcionamiento general, el trato diario, eso es lo que realmente creo que es relevante. Durante los últimos meses he utilizado a diario un iPhone XR, que ha mantenido un rendimiento intachable durante todo este tiempo, lo que me hacía suponer que no percibiría gran diferencia en la transición a este iPhone 11.

Y la intuición no me ha fallado, aunque es patente una ligera mejoría en procesos como la apertura de la aplicaciones, la navegación por los menús, el tiempo de arranque o la carga de páginas web, la diferencia no va más allá de unas pocas milésimas de segundo, que en conjunto resultan poco apreciables. Puede que el sistema de reconocimiento FaceID sea algo más rápido y preciso, pero ya funcionaba de forma intachable en el iPhone XR, por lo que no he notado casi diferencias.

iPhone 11 review

Parece claro con esto que el aumento de rendimiento y capacidad de cálculo de los nuevos iPhone 11 se ha destinado a otras funcionalidades menos palpables en el uso diario y que tal vez sean más evidentes con el paso del tiempo y la llegada de nuevas y más exigentes aplicaciones y funcionalidades. ¿Se percibe un 20% más rápido? Sinceramente, no.

En Geekbench 5, el benchmark que utilizamos para medir el rendimiento general, obtuvo una marca de un solo núcleo de 1330 puntos, y una puntuación multinúcleo de 3347 puntos. Como referencia, en este mismo test, el procesador Snapdragon 855 del Samsung Galaxy Note 10+ alcanzó los 790 y 2054 puntos, respectivamente. Y el reciente OnePlus 7T con chip Snapdragon 855 Plus llegó hasta los 768 y 2515 puntos, lo que convierte a este Bionic A13, al menos sobre el papel, en el procesador más potente del momento.

iphone 11 Geekbench 5

Como último dato comparativo señalar que el iPhone XR logró resultados notables en este test: 1114 y 2710 puntos, lo que puede explicar por qué la diferencia de rendimiento entre el iPhone 11 y el iPhone XR no es tan palpable en el día a día como se podría esperar.

iPhone 11 benchmark

Aproveché este análisis del iPhone 11 para probar los juegos de Apple Arcade, la nueva plataforma que, por 4,99 euros al mes, ofrece acceso ilimitado a un catálogo exclusivo de juegos, completos y sin ningún tipo de publicidad o compras dentro de la aplicación. 

De momento, el catálogo es bastante limitado, tanto a nivel de número de títulos como de temáticas, aunque tengo que decir los juegos están realmente cuidados. Para poder poner a prueba el rendimiento me decanté por títulos como Sonic Racing, Chuchu Rocket!, Frogger in Toy Town, Shinsekai o Rayman Mini

iPhone 11 review

Algunos de ellos son gráficamente una auténtica maravilla y no desmerecen en este aspecto frente a algunos títulos de consolas como la Nintendo Switch, tampoco en cuanto a fluidez, ya que en el iPhone 11 se mueven con total soltura.

El problema para mi es la jugabilidad, no dejan de ser títulos para móvil con controles de móvil, con todo lo que ello supone. Juegos como el Rayman Mini están limitados a tener que realizar simples pulsaciones en pantalla, las carreras de Sonic Racing, aunque son muy divertidas, su control no es como lo serían con un mando, y títulos como Punch Planet están muy lejos de lo que un jugador de juegos de lucha esperaría.

Misma autonomía, que no es poco

Apple prometió en su presentación que la batería del iPhone 11 aguantaría hasta 1 hora más, algo complicado de contrastar en el día a día donde cualquier pequeño matiz puede afectar de forma directa en la autonomía final.

La batería del iPhone 11 da para un día y algo más, hasta un día y medio si no hacemos un uso muy intensivo. Incluso podría alargarse hasta los dos días (en mi caso no lo conseguí) con un muy funcional, prescindiendo de juegos, reproducción y de vídeos en streaming, poco más que navegar, WhatsApp y consulta moderada de las redes sociales. 

Durante las pruebas para esta review del iPhone 11 hemos de indicar que con un uso extremo aniquilar la batería en menos de 24 horas no ha sido tarea sencilla. Un dato que habla muy bien de la fiabilidad de su batería.

Si todo el mundo habla de ello... ¿Por que los nuevos iPhone 11 no tienen 5G?

El gran inconveniente llega de la mano del proceso de carga. ¿Por qué Apple se empeña en seguir torturándonos con el obsoleto cargador de 5W? Sinceramente me parece una tomadura de pelo para el usuario, y no hay argumento lo suficientemente convincente que me pueda hacer cambiar de opinión. En 2019 es intolerable que un smartphone se dilate en cargar su batería de 0 a 100% más de 4 horas (245 minutos para ser exactos), una tortura poco justificable tras pagar más de 800 euros.

Y ya que se integre la compatibilidad con carga rápida pero no se incluya el cargador USB-C de 18W (que si se incluye en los modelos Pro) ya me parece rizar el rizo, y el colofón a un auténtico sin sentido por parte de Apple. 

Un sistema de carga rápida que sin ser una maravilla permite al menos llegar al 48% de carga en aproximadamente 30 minutos, y cargar la batería por completo en algo más de 90 minutos. Cifras mucho más razonables.

carga batería iphone 11

También se mantiene la compatibilidad con carga inalámbrica, aunque sigue estando limitada a los 7,5W. Una pena, ya que en el mercado se pueden conseguir a precios muy económicos bases de carga capaces de suministrar energía por encima de este valor.

Tampoco se ha atrevido Apple a integrar la carga inversa (Reverse Wireless Charging), algo cada vez más habitual en smartphones Android de gama alta y que hubiéramos agradecido, y mucho, los usuarios habituales de AirPods 2 con estuche de carga inalámbrica.

El iPhone para las masas, que seguro será un éxito

El iPhone 11 incide en gran parte de los errores de su predecesor, manteniendo todas sus bondades y corrigiendo algunos detalles, fundamentalmente en la parte fotográfica con el añadido de una segunda lente. Con errores o sin ellos, no podemos olvidar que el iPhone XR ha sido el modelo más popular de Apple de los últimos meses, y este iPhone 11 parece destinado a seguir el mismo camino.

iPhone 11 review

Comparado con los iPhone 11 Pro el modelo “básico” de iPhone 11 resulta mucho menos premiun, no sólo en el diseño y calidad de los materiales. Cuenta con una cámara menos, su pantalla es muy inferior, tiene peor autonomía y tarda una vida en cargarse. Pero sinceramente, tras pasar varios días para este análisis del iPhone 11, creo que serán muy pocos los que reparen en estas carencias

Por calidad, prestaciones y precio, el iPhone 11 es el iPhone más adecuado para la gran mayoría de usuarios, independientemente de si están o no dentro del ecosistema Apple. De hecho, le auguro un mayor éxito de ventas que las versiones Pro, el tiempo dirá.

iPhone 11 review

El precio de partida del iPhone 11 es de 809 euros para la versión con 64 GB de capacidad, hasta los 979 euros del modelo de 256 GB o los 859 euros que cuesta la versión de 128 GB, para mi la más atractiva. Aunque a estos precios deberíamos añadir el coste extra para adquirir un cable lightning a USB-C y el cargador rápido de 18W.

Este año Apple cuenta con un plan de descuentos en la compra del iPhone 11 para aquellos que entreguen un modelo anterior. Descuentos que oscilan entre los 500 euros para aquellos que entreguen un iPhone XS Max, hasta los 40 euros si te deshaces de tu anticuado iPhone SE.
 

Nuestra valoración

Diseño

8/10

Pantalla

8/10

Hardware

10/10

Software

10/10

Cámara

9/10

Batería

8/10

Conectividad

9/10

Sonido

9/10

Nota técnica

90

Relación calidad/precio

Ver ahora: