Skip to main content

Samsung QLED Q95T, análisis y opinión

Samsung QLED Q95T

Lo mejor

  • Conectividad One Connect
  • Negros a la altura de un OLED
  • Calidad de sonido
  • Brillo HDR y calibrado de color

Lo peor

  • Sin Dolby Vision
  • Sin soporte Dolby Atmos
  • HDMI 2.1 y eARC limitados
  • Precio
     
QLED Q95T

QLED Q95T

Con un tamaño de 65 pulgadas y la última tecnología QLED, el Samsung QLED Q95T representa la gama más top de televisores QLED 4K de Samsung. Esto lo convierte en uno de los televisores LED más interesantes y atractivos del momento.

06/06/2020 - 07:55

Salvando las distancias, la tecnología QLED se ha posicionado como el rival natural de los OLED sin renunciar a la velocidad y brillo que ofrecen los televisores LED. ¿Estará esta tecnología a la altura de los OLED en 2020? Lo descubrimos en este análisis del Samsung QLED Q95T.

Los televisores con tecnología LCD LED llevan algo más de una década de desarrollo y, al ritmo que va la tecnología, muchos dan por amortizada esta tecnología y han decidido apostar por la tecnología OLED, con menos componentes y más fácil de fabricar.

En 2020, la tecnología QLED 4K de Samsung se encuentra con un rival incluso más duro que los televisores OLED. Este formidable rival viene vitaminado con un panel 8K y luce el mismo logotipo en su frontal que el Samsung QLED Q95T que nos disponemos a analizar.

La gama QLED 4K de 2020 no se jerarquiza de la misma forma que la de 2020, por lo que quienes esperan encontrar en este modelo todo el músculo tecnológico de Samsung no lo va a encontrar. ¿Significa eso que el Samsung QLED Q95T no merece la pena? Lo desvelamos en este análisis.

  Samsung QLED Q95T
Dimensiones 1.446,5 x 919,3 x 285,7 mm (con peana)

1.446,5 x 823,8 x 34,8 mm (sin peana)
Peso 33,1 kg (con peana) / 26,2 kg (sin peana)
Tipo de pantalla LCD LED con Direct Full Array
Tamaño de pantalla 65"
Resolución de pantalla 3.840 x 2.160 píxeles
Relación de aspecto 16:9
Procesador de imagen Quantum Processor 4K
Formatos HDR Quantum HDR 2000, HDR10+ y HLG
Control por voz Control por voz desde el televisor y el mando a distancia
Sonido Sistema con 4.2.2 canales, 60W RMS
Integración domótica Bixby/ Alexa y Asistente de Google desde SmartThings y Siri con AirPlay 2.
Conexiones 4 x HDMI
2 x USB
Ethernet
Salida óptica digital
CI
Coaxial TDT y satélite
Wi-Fi ac
Bluetooth 4.2
AirPlay 2
Precio 2.124 euros

Resumen del análisis del Samsung QLED Q95T por apartados:

Un diseño familiar que destila elegancia

Teniendo en cuenta que nos encontramos ante un televisor de la gama alta QLED 4K de Samsung (que no el más top de la gama) de 2020, el diseño de este QLED Q95T no se ha dejado al azar y recoge el testigo de la buena acogida que tuvieron los modelos del año pasado.

Como ya vimos en el análisis del Samsung QLED Q90R, con el que guarda un enorme parecido, el diseño también va a ser uno de los puntos fuertes de este televisor de 2020, aunque difícilmente justificarás los 2.124 euros que cuesta este televisor en la versión de 65 pulgadas que estamos analizando.

 

Presenta el mismo color en gris oscuro que el modelo de 2019, aunque el acabado de la trasera, está algo menos marcado y ahora viene a imitar al cepillado característico del metal.

Lo que sí se mantiene es el estrecho marco metálico que perfila toda la silueta del televisor lo justo para proteger el panel de cristal sin restar ni un ápice del protagonismo de la pantalla. Su contorno se remata con el marco metálico de 3 mm que rodea al televisor, y un marco adicional en el propio panel de apenas 5 mm.

Samsung QLED Q95T

En la parte inferior, este marco frontal duplica su tamaño alojando el logotipo de Samsung como indicativo del lugar donde se pueden encontrar los mandos ocultos bajo la pantalla desde los que pueden operarse las funciones básicas del televisor sin necesidad del mando a distancia.

Si la sobriedad y la elegancia es una constante en este televisor es gracias a los poco más de 35 mm de su perfil. Todo un logro ya que en ese grosor debe integrarse toda la electrónica, la matriz de LEDs que iluminan el panel y un sistema de sonido con seis altavoces.

Samsung QLED Q95T

Esto hace que, al instalarlo en la pared, sobresalga muy poco, ya que en su parte central cuenta con una hendidura cuadrada en la que se instala el soporte VESA, ganándole unos valiosos milímetros en lo que Samsung ha dado en llamar sistema No Gap.

Tal y como sucedía en el modelo de 2019, el QLED Q95T que estamos analizando muestra una trasera de policarbonato muy limpia en la que destaca la ausencia de conectores, a excepción del conector único de la caja One Connect de Samsung ubicado justo encima del anclaje de la peana.

Samsung QLED Q95T

La peana es uno de los elementos más espectaculares de este modelo ya que, desde un soporte central, aporta una excepcional estabilidad a un televisor de 65 pulgadas con unas generosas dimensiones de 144,6 x 82,8 cm y un peso de 26,2 kg sin peana. El hecho de encontrarse ligeramente retrasada con respecto al frontal crea el efecto de que la pantalla está flotando.

El apoyo central de la peana aporta una gran robustez gracias a su sistema de anclaje compuesto por dos piezas que se unen de forma muy sólida quedando un pie metálico con forma de C que transmite un estilo entre industrial y minimalista.

Aunque la instalación de un televisor de estas dimensiones pueda parecer complicado, en realidad es bastante sencillo y las piezas del soporte cuentan con unas pestañas que los dejan encajados en su lugar, con lo que el usuario solo tiene que asegurarlos con dos juegos de 4 tornillos para cada componente y el televisor quedará listo para ser usado.

Samsung QLED Q95T

Al utilizar el sistema de conexiones One Connect de Samsung, el televisor solo dispone de un discreto cable One Invisible Connection de fibra óptica de unos 10 metros de largo que se encarga de llevar los datos a la pantalla. Lo cual es perfecto para separar los cables del cuerpo del televisor, desterrando para siempre la típica maraña de cables que forma tras el televisor.

La caja de One Connect de Samsung tiene los siguientes conectores:

  • 4 HDMI 2.1 (uno de ellos con función eARC)
  • 2 puertos USB 2.0
  • Conector Ethernet
  • Salida de digital óptica
  • Ranura CI
  • Entradas coaxiales (TDT y satélite)
Samsung QLED Q95T

Samsung no indica específicamente la versión de estos HDMI, pero uno de ellos (el HDMI 4) soporta un factor 4:4:4 con contenido HDR dinámico (HDR10+), VRR (Variable Refresh Rate) y ALLM (Auto Low Latency Mode), características que lo sitúan en el estándar HDMI 2.1 aunque desconocemos la razón por la que Samsung no lo declara como tal.

En el apartado inalámbrico, el Samsung QLED Q95T cuenta con conexión WiFi 5 ( 802.11 ac) de doble banda (2,4 GHz y 5 GHz) y Bluetooth 4.2 para conectar mandos de juegos, teclados y ratones u otros dispositivos como sistemas de sonido inalámbrico. También cuenta con soporte para AirPlay 2 de Apple.

Ser minimalista es complicado: el mando de este televisor es la prueba

Hemos comentado que el Samsung QLED Q95T que protagoniza este análisis tiene un diseño entre industrial y minimalista, y esas mismas sensaciones son las que transmite su mando Premium One Remote Control con el característico acabado metálico que ya tuvimos ocasión de probar en el análisis del Samsung QLED Q90R.

Se trata de un mando a distancia que engaña a primera vista por su aspecto austero minimalista y parco en botones que te hace plantearte cómo demonios vas a controlar todas las funciones del televisor con apenas una docena de botones. Pues se puede.

Samsung QLED Q95T

Esa escasez de botones queda todavía más limitada con la incorporación de tres botones de acceso directo a las aplicaciones de Netflix, Amazon Prime Video y Rakuten TV situados en la parte inferior.

También encontramos un acceso directo a la función Ambient Mode que comentaremos un poco más adelante, y un botón de activación del micro.

Este botón es una de las claves que facilita el uso del televisor, ya que basta con pulsar este botón (o incluso ni eso, según el asistente por voz configurado) y dar el comando adecuado para ejecutar gran parte de los ajustes básicos como cambiar la fuente del contenido, cambiar el modo de imagen o sonido, iniciar una app, etc.

En cualquier caso, el número limitado de botones hace que el pad circular central soporte todo el peso de la navegación por la interfaz, de forma que, si quieres cambiar fuente del contenido, tendrás que acceder al menú del televisor y elegirlo con varias pulsaciones en el pad central, en lugar de usar un acceso directo como en la mayoría de los mandos a distancia.

Samsung QLED Q95T

Es un mando a distancia que requiere de un cierto tiempo de adaptación, pero que finalmente resulta increíblemente versátil ya que no solo te permite controlar las funciones del televisor, sino que también permite controlar otros dispositivos conectados como decodificadores de TV online o satélite, barras y equipos de sonido, etc.

El LCD LED alcanza la madurez, pero le queda el recurso de la optimización

Han sido necesarios muchos años de perfeccionamiento en la sincronización de las tecnologías de emisión y filtrado de luz para llegar con la máxima calidad hasta el panel LCD.

Tras mejorarlas año tras año, las pantallas QLED parecían haber tocado techo mostrando una calidad de imagen cercana a los paneles OLED, pero todavía les queda algo por decir en la optimización de esas tecnologías.

Samsung QLED Q95T

Hablamos de un panel VA de 10 bits que ofrece una resolución 4K UHD (3.840 x 2.160 píxeles) en una diagonal de 65 pulgadas y soporte para HDR10+, HLG y Quantum HDR 2000.

Samsung promete que con este formato HDR se obtiene un pico de brillo máximo teórico de hasta 2.000 nits al representar contenido en HDR, aunque difícilmente llegará a esos valores en un uso real.

Samsung QLED Q95T

Este modelo monta un sistema de retroiluminación FALD (Full Array Local Dimming) que no es más que una matriz de luces LED dispuesta en toda la superficie trasera del panel de forma que luz llega directamente ayudada con un sistema de atenuación que reduce el brillo de aquellas zonas que deben mostrar los colores más oscuros.

Gracias a la optimización de los algoritmos que controlan este sistema de atenuación local (conocido con el término de Local Dimming), Samsung ha conseguido reducir en un 75% las zonas de atenuación local sin que ello afecte a la calidad final de la imagen.

Esto deja al Samsung QLED Q95T con 120 zonas de atenuación local (zonas que varían su brillo de forma independiente), siendo capaz de mantener la misma profundidad de negros que en modelos anteriores como el Samsung QLED Q90R, que contaba con hasta 460 zonas de atenuación.

Samsung QLED Q95T

Cuando llega el momento de mostrar contenido, el resultado son unos negros que poco tienen que envidiar a los televisores OLED, pero con la ventaja de mostrar un brillo muy superior.

El sistema de iluminación ha respondido de forma impecable durante los test de atenuación local, mostrando unos negros profundos en toda la pantalla y un ligero aclarado de la zona de atenuación que permanecía activa, únicamente apreciable con la habitación totalmente a oscuras.

También ha superado con creces las pruebas de ángulos de visión, en los que apenas se aprecia una pérdida notable de contraste al ver la pantalla de una posición muy escorada.

Samsung QLED Q95T

Esto permite mantener una buena calidad de imagen incluso cuando el espectador se encuentra sentado en los extremos del sofá o en una posición alejada del centro. La escasa pérdida el contraste se debe al filtro Ultra Viewing Angle que ya montaban los modelos QLED de gama alta de 2019.

Como ya hemos comentado, los responsables de esa mejora son los nuevos algoritmos de atenuación de cuya ejecución se encarga el procesador Quantum Processor 4K que no solo se encarga de mejorar esa función, sino que también aplica las optimizaciones necesarias al escalado desde fuentes SDR (Standard Dynamic Range) e inferiores a 4K.

Samsung QLED Q95T

Este tipo de contenidos son habituales al reproducir contenido desde la TDT en HD o desde fuentes como YouTube en Full HD, que gracias al postprocesado de las imágenes se muestran con un color más intenso y una nitidez que te hace plantearte si la fuente original no está realmente en 4K y HDR.

Y ya que mencionamos esta duda, no está de más destacar la dificultad para saber si el contenido que se está viendo en este Samsung QLED Q95T que estamos analizando se encuentra en HDR o SDR, ya que no existe ningún tipo de indicador como sí aparecen en otras marcas.

Samsung QLED Q95T

La única referencia que podemos tomar es acudir a los ajustes rápidos y observar si en el icono de la calidad de imagen aparece el indicativo HDR o no, en lugar de hacerlo en forma de notificación en pantalla al detectar la calidad del contenido.

Tras años de colores saturados e irreales, Samsung ha ido afinando el calibrado de color en origen de sus pantallas y ahora ofrecen un ajuste de color de fábrica muy acertado, cubriendo el 100% del espacio de color DCI -P3.

Si no contamos aberraciones para los puristas del color como el modo Dinámico, el modo de imagen Estándar ya ofrece una buena colorimetría para el día a día de la TDT y programas generalistas.

Samsung QLED Q95T

Si lo que buscas es algo más cercano a la experiencia cinematográfica, nuestro consejo es optar por el modo Película y el perfil Cálido 1 para habitaciones iluminadas o Cálido 2 para disfrutar de una película en HDR en penumbra.

En principio no son necesarios más ajustes en el color de obtener una buena configuración, aunque si el usuario cuenta con una sonda de medición siempre puede echar mano de los ajustes avanzados para terminar de afinarlo.

Samsung QLED Q95T

Estos perfiles nos han permitido disfrutar de todos los detalles en series como Wu Assassins, en la que se suceden las escenas en claroscuro en las que se combina la penumbra de la noche con la iluminación de los neones de la ciudad.

Este tipo de contenidos suponen todo un reto para los televisores con tecnología LED, pero el Samsung QLED Q95T lo resuelve de forma brillante con un HDR muy sólido y un sistema de atenuación local que entrega unos negros profundos sin empastar unas sombras llenas de detalle.

Samsung QLED Q95T
No es fácil adivinar dónde termina la pantalla a oscuras

Se echa de menos la falta de soporte para contenidos en Dolby Vision, no por que el televisor vaya a ofrecer un mayor brillo, sino por el simple hecho de facilitar la vida al usuario, que no tiene que preocuparse si el contenido está en un formato HDR u otro, a la hora de ver un contenido en su televisor.

Habría sido todo un detalle para con los usuarios solo por tratarse del modelo 4K más top y por ser un modelo que no destaca por ser barato ya que cuesta 2.124 euros.

Samsung QLED Q95T

El procesador Quantum Processor 4K también ha mejorado la gestión del movimiento algo que, independientemente de los cambios de nombre que le aplique el fabricante surcoreano, resuelve de forma convincente incluso con el ajuste de fábrica.

Los más sensibles al efecto telenovela pueden desactivar este procesado de movimiento o reducir su intensidad en el apartado Claridad de imagen para obtener un movimiento más suave y fluidos, con ese toque de desenfoque tan característico del contenido en 24 fps.

Samsung QLED Q95T

Otro de los aspectos en los que ha mejorado esta nueva generación de televisor QLED es en su rendimiento en juegos, ofreciendo funciones VRR de frecuencia de refresco variable compatible con FreeSync de AMD y las futuras consolas de nueva generación que previsiblemente llegarán a finales de año o principios de 2021.

Según las mediciones de AVForums, el Samsung QLED Q95T que protagoniza este análisis aporta una latencia de entrada de 9,4 ms. Un valor realmente bajo si se tiene en cuenta que los modelos QLED más premium de 2019 alcanzaban los 14,7 ms activando el modo Juego que desactiva todo el procesado de imagen del televisor.

Vuelve un Tizen en tan buena forma como lo recordábamos

Como viene siendo habitual desde hace ya algunos años, el QLED Q95T viene con un sistema operativo Tizen que se encarga de gestionar toda la parte del software del televisor y su conectividad como motor de la plataforma smart TV de Samsung.

En esta ocasión viene con un estilo visual ligeramente actualizado, cambiando la gama de tonos grises y blancos de sus menús por otros azules que lo acercan a los colores corporativos del gigante surcoreano.

Al pulsar el botón Home del mando se despliega una barra en el tercio inferior de la pantalla desde la que se disponen los accesos directos de las apps más usadas y se despliegan las opciones de Samsung TV Plus, un HUB de contenido en el que se seleccionan los títulos más destacados de plataformas como Rakuten TV o Apple TV que simplificar el acceso directo a las últimas novedades en esas plataformas.

Al seleccionar cada una de las apps de contenido (Netflix, Amazon Prime Vídeo, Apple TV, etc.) que aparecen en esta barra, aparece justo encima el contenido más destacado de ella, lo cual permite tener una vista rápida del contenido sin tener que entrar en cada app.

Samsung QLED Q95T

Desde esta barra de contenidos también es posible acceder a los ajustes rápidos de imagen y sonido, o profundizar un poco más en la configuración accediendo a los menús de ajustes del televisor.

La navegación por este menú es sencilla e intuitiva, a pesar de los esfuerzos de Samsung por cambiarle el nombre a funciones básicas de ajuste como el procesado de movimiento tras nombres como Claridad de imagen o Desenfoque de imagen o el simple ajuste de Brillo que en realidad es el control de la luz de fondo, y no el brillo tradicional que ahora se llama Detalle de sombras.

La navegación entre los distintos menús y apartados del sistema operativo es muy fluida, pero también es cierto que hemos notado que, tras encenderse, necesita un minuto para iniciar todos los procesos. Si no respetas ese tiempo de encendido, el sistema muestra tirones y no responde con fluidez.

Samsung QLED Q95T

De cualquier forma, si quieres evitarte la molestia de tener que navegar entre los distintos menús de configuración, lo mejor es hacer uso de los comandos de voz, bien pulsando el botón del mando a distancia o bien pronunciando las palabras mágicas “Hi Bixby”.

Una de las novedades de los QLED Q95T es la posibilidad de cambiar el asistente por voz “residente” pudiendo elegir entre Bixby o Alexa de Amazon para integrar el televisor en el ecosistema del hogar conectado de Amazon.

De cualquier forma, la integración del televisor queda garantizada por el entorno SmartThings de Samsung aunque no elijas el asistente de Amazon, siendo también compatible con el sistema AirPlay 2 de Apple para enviar contenido directamente al televisor desde un iPhone o iPad.

Samsung QLED Q95T

El catálogo de aplicaciones de Tizen es muy extenso y entre las opciones disponibles no faltan las de las principales aplicaciones de contenido en streaming tales como Disney+, Filmin, HBO, Apple TV, Spotify o Tidal, así como juegos y otros contenidos de entretenimiento.

Los televisores de Samsung destacan por la facilidad para conectarse con otros dispositivos de su entorno y el QLED Q95T que estamos analizando no va a ser la excepción y permite integrar fácilmente otros dispositivos de sonido, reproductores de contenido o decodificadores de TV de forma que se integran en el sistema y pueden ser controlados desde el mando One Remote Control del televisor.

Samsung QLED Q95T

Samsung también ha apostado por ofrecer una experiencia completa incluso cuando no estás usando el televisor con la función Ambient mode que hemos visto en otros modelos anteriores de la marca.

Este modo transforma el enorme rectángulo negro que supone tener un televisor de estas dimensiones en el salón, en un bonito cuadro en el que se muestran fotografías, pinturas, animaciones decorativas o información útil.

Samsung QLED Q95T

Tizen se encuentra en su momento más dulce ofreciendo una excelente compatibilidad tanto con el variopinto hardware que habita actualmente en los salones, como a nivel de software ofreciendo soporte para las principales apps de contenido.

No nos ha gustado encontrar los primeros indicios de publicidad integrada en la interfaz de Tizen. Esta práctica tal vez pueda entenderse como método de las marcas para rentabilizar los modelos más asequibles y competitivos que dejan un estrecho margen de beneficios, pero no se justifica su presencia en un modelo que cuesta la friolera de 2.124 euros.

Rompiendo el mito de la mala calidad de sonido en los televisores

Durante años los fabricantes han tenido que enfrentarse al enorme reto que supone tener que integrar un sistema de sonido que sonara medianamente bien en los pocos centímetros de grosor que miden los televisores.

El Samsung QLED Q90R que tuvimos ocasión de probar hace solo unos meses ya apuntaba maneras, y Samsung ha vuelto a poner toda la carne en el asador para innovar con tecnologías que permitan obtener una mejor experiencia sonora. Al fin y al cabo, el audio es el 50% de la experiencia al ver una película o una serie.

Samsung QLED Q95T

El Samsung QLED Q95T viene cargado de novedades en este terreno. Algunas de ellas son más convincentes que otras, pero al menos no han tirado la toalla y continúan investigando cómo mejorar la calidad de sonido.

En este televisor encontramos una configuración 4.2.2, con altavoces distribuidos por toda la superficie de la pantalla, quedando dos en la parte superior, dos en el centro, dos en la parte inferior proyectando el sonido hacia abajo y dos woofers que refuerzan los bajos, sumando una potencia total de 60 W.

Esta distribución le permite aplicar la tecnología Object Tracking Sound que, en teoría, proyecta el sonido posicionándolo de forma precisa en la pantalla. Decimos “en teoría” por que en la práctica no resulta tan precisa.

Sí es cierto que se mejora la direccionalidad separando más los sonidos en función de su procedencia, pero no tanto como para identificar su posición en la escena más allá de izquierda o derecha.

Samsung QLED Q95T

Es de ley reconocer que la calidad del sonido ha mejorado mucho en el QLED Q95T reproduciendo unos graves con más cuerpo y un sistema de amplificación de diálogos que los optimiza para mejorar las voces y evitar que queden empastadas con el sonido ambiente. Algo que se agradece en escenas de acción, por ejemplo.

Si en el apartado de imagen echábamos de menos el soporte para Dolby Vision, en el apartado de sonido debemos hacer lo propio con el sistema Dolby Atmos ya que este modelo pierde la capacidad de procesado de esta tecnología, aunque eso no significa que no se integre con ella.

El Q95T puede enviar la señal de Dolby Atmos a través del canal eARC desde sus apps internas a una barra de sonido o amplificador compatible con Atmos, pero no es capaz de procesar este estándar de forma interna.

Samsung QLED Q95T

Una de las principales novedades en el apartado de sonido de los televisores QLED de gama alta de Samsung en 2020 es la función Q-Symphony, que permite al QLED Q95T integrarse con una de las nuevas barras de sonido compatibles con esta función (series HW-Q60T, HW-Q70T, HW-Q800T) y sincronizar sus altavoces internos a los de la barra para reforzar la calidad de sonido.

De ese modo, ambos dispositivos mejoran el rendimiento que obtendrían por separado. En el caso del QLED Q95T gana considerablemente en bajos gracias a los subwoofers dedicados que incluyen estas barras, y las barras de sonido ganan en amplitud sonora y direccionalidad (sobre todo en los canales superiores) al ganar altura con la pantalla.

Samsung QLED Q95T

Samsung nos ha cedido una barra de sonido Samsung HW-Q60T —de cuyas prestaciones te hablaremos un poco más abajo—, por lo que hemos podido experimentar esta función en primera persona y lo cierto es que la sinergia de ambos dispositivos hace que se aprecie una notable diferencia con respecto a usar cada uno por separado de la forma tradicional.

El resultado es mucho rico ya que la barra aporta la potencia y nitidez que los altavoces integrados no son capaces de reproducir, mientras que la distribución por toda la superficie de la pantalla (no olvidemos que se trata de un televisor de 65”) ofrece una mejor separación del sonido que contribuye a crear una atmósfera más inmersiva en torno al espectador.

Contenido extra: barra de sonido Samsung HW-Q60T

Como ya hemos mencionado en el apartado anterior, el Samsung QLED Q95T que estamos analizando no nos ha llegado solo, sino que lo ha hecho acompañado de una barra de sonido Samsung HW-Q60T con la que forma un buen equipo.

Se trata de un conjunto formado por una barra de sonido 5.1 que viene acompañada de un subwoofer externo inalámbrico que se sincroniza con la barra mediante Bluetooth 4.2 ofreciendo una potencia total de 360 W.

Samsung QLED Q95T

El diseño de la barra de sonido formada por nueve altavoces y del monolítico subwoofer de 6,5 pulgadas, sigue las pautas del diseño de rejilla que ya mostraban los sistemas de sonido de Samsung de 2019, pero en su interior nos encontramos importantes novedades como el soporte Q-Symphony que, tal y como hemos comentado en el apartado de sonido, nos ha convencido.

La barra tampoco es compatible con sonido envolvente Dolby Atmos, aunque sí procesa Dolby Digital, DTS Virtual:X y soporta la tecnología de sonido adaptable que optimiza la reproducción de audio escena a escena analizando la señal de frecuencia de la película o del programa de televisión para ofrecer mayor claridad en los diálogos o el mejor sonido para música.

La experiencia sonora de cualquier televisor mejora al instalar una barra de sonido externa ya que, bien por número de altavoces o por el tamaño de cada uno de ellos, estos sistemas de sonido permiten reproducir frecuencias de sonido más amplias y una contundencia de graves fuera de toda duda.

Samsung QLED Q95T

En cuanto a conectividad, la HW-Q60T de Samsung cuenta con un puerto USB oculto en su parte trasera al que puedes conectarle una fuente de música, así como un conector óptico y dos conectores HDMI. Uno de estos conectores actúa como pass-through dejando pasar la codificación de contenido HDR 10+ por el canal eARC desde dispositivos como consolas o reproductores Bluray.

El precio de este sistema de sonido es de 399,20 euros, pero merece ser tenido en cuenta a la hora de comprar un televisor Samsung  de 2020 con soporte para Q-Symphony por la mejora en la calidad de sonido que aporta.

Los QLED 8K de 2020 están siendo el principal rival para los QLED 4K de Samsung

Algunos usuarios que tengan pensado cambiar su televisor durante 2020 y se acerquen a este QLED Q95T se mostrarán decepcionados con la ficha técnica de este modelo ya que, sobre el papel, su tecnología se equipararía a la que ofrecían los QLED Q80T de 2019.

Y en parte no estarían muy equivocados ya que la llegada de los televisores 8K ha empujado un escalón hacia abajo a toda la gama 4K, por lo que el Samsung QLED Q95T continúa siendo el modelo más top en 4K, pero no es el modelo que mejores prestaciones ofrece del catálogo de Samsung, ya que ese honor se reserva para los modelos con resolución 8K.

Samsung QLED Q95T

Contra todo pronóstico, contar con unas prestaciones que, insistimos, sobre el papel son inferiores a las del modelo más top del 2019, no ha hecho que el QLED Q95T de 2020 haya perdido fuelle.

De hecho, en una prueba a ciegas sería muy complicado diferenciar la calidad que ofrece este modelo con respecto al modelo de 2019.

Es ahí donde se dejan notar las optimizaciones que Samsung ha aplicado a este modelo que, con solo un 25% de las zonas de atenuación del modelo del año pasado es capaz de mostrar resultados muy similares.

Samsung QLED Q95T

Encontramos grandes mejoras en términos de calidad de sonido, donde la incorporación de la tecnología Q-Symphony nos ha hecho recuperar la esperanza de obtener un sonido de calidad en un televisor de solo 3,5 cm de grosor.

Chirría la ausencia de varios estándares oficiales que aportan tranquilidad al usuario tales como la certificación HDMI 2.1 (aunque de facto hay al menos uno que cumpliría con esa norma), y los formatos HDR Dolby Vision y Dolby Atmos en sonido envolvente.

Cuando un usuario se enfrenta a una etiqueta cuyo precio se establece en 2.124 euros espera encontrar estas especificaciones. Si no aparecen, tal vez considere apostar por otras alternativas más asequibles, o que sí incluyan estos estándares en su medallero. Por mucho que el Samsung QLED Q95T ofrezca un funcionamiento lo suficientemente sólido como para no necesitarlos.

QLED Q95T

QLED Q95T

Con un tamaño de 65 pulgadas y la última tecnología QLED, el Samsung QLED Q95T representa la gama más top de televisores QLED 4K de Samsung. Esto lo convierte en uno de los televisores LED más interesantes y atractivos del momento.