Logo Computerhoy.com

Así influenció Steve Jobs en la creación del logo de Apple

Apple
Apple y Steve Jobs

El genio de Apple no es solo responsable de crear los aparatos que hoy gobiernan el mundo, sino que también es una de las cabezas pensantes que dieron forma a un logo que es reconocido en cualquier parte del planeta.

De Steve Jobs hemos hablado mucho. Tanto que tenemos un reportaje dedicado a su figura al completo, el genio nos dejó en 2011 y su legado está en todas partes: en nuestros bolsillos, en nuestro escritorio, en nuestro subconsciente...

Apple es hoy una de las empresas más rentables del mundo, con uno de los logotipos más reconocibles. Pero, como toda empresa que se precie, la compañía se fundó en un garaje en 1976. Sí, Apple es la culpable de este tópico clásico de startup.

Lo curioso de la historia es que hubo un tercer fundador de Apple: Ron Wayne, un ingeniero de 40 años que fue propietario del 10 % de la empresa durante 12 días en abril de 1976. Este vendió su parte a Steve Wozniak y Steve Jobs por 1.500 dólares (ahora tendría 75.000 millones de dólares).

Antes de marcharse, Wayne creó el primer logotipo de Apple: un dibujo a pluma y tinta de Isaac Newton sentado bajo un manzano. Una cita de un poema de William Wordsworth recorría los bordes del marco, y el nombre "Apple Computer Co."

Apple y sus logos

Y ahí es donde entró Steve Jobs para cambiar el logo de Apple

En 1997, cuando el Apple II estaba a punto de salir al mercado, Steve Jobs se dio cuenta de que el logotipo no quedaba bien en la carcasa. Y ahí entró Rob Janoff, director artístico de una importante empresa de Estados Unidos por aquel entonces.

Durante la primera reunión sobre el nuevo diseño del logo, la única directriz de Jobs a Janoff fue: "No lo hagas mono". Y Janoff recuerda que los ordenadores personales aún eran una novedad en aquella época, por lo que la llegada de uno a casa resultaba amenazadora.

Apple anuncia cambios en la App Store, que incluyen precios de aplicaciones de hasta 10.000 dólares

Steve Jobs, siempre con visión de futuro, quería un logotipo que no fuera tecnológico ni corporativo. En concreto, quería que fuera cercano a los niños para poder llevar los ordenadores a las escuelas.

Una manzana era un diseño básico y no amenazante. Así que tomó la imagen de la manzana y creó dos versiones: una era una manzana entera y la otra tenía un mordisco. Temía que Steve Jobs encontrara la del mordisco demasiado mona. Al final ganó el modelo mordido, como bien sabes.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además