Logo Computerhoy.com

Boston Dynamics se pronuncia sobre los robots que han modificado con armas

Boston Dynamics y Spot

Los nuevos robots funcionales son un peligro para las poblaciones que se encuentran en guerra o indefensión. Por eso las principales compañías del sector han pedido a las autoridades internacionales que se deje de armar a sus productos pensados para uso civil.

Boston Dynamics, la empresa de los perros robot, y otras compañía del sector se han comprometido a no convertir en armas sus productos, según una carta abierta publicada el jueves y publicada por Axios.

La carta se centra sobre todo en el mal uso público no autorizado de sus productos. En la misiva, titulada "General Purpose Robots Should Not Be Weaponized", seis empresas exponen su preocupación por los "riesgos de daño y los graves problemas éticos" derivados del armamento de sus productos.

Por su parte, los fabricantes de robots escriben: "Nos comprometemos a no convertir en armas nuestros robots de uso general de movilidad avanzada ni el software que desarrollamos y que permite la robótica avanzada, y no apoyaremos a otros para que lo hagan".

Ha sido un año de gran repercusión para las armas robóticas improvisadas. Durante la invasión rusa de Ucrania, las noticias sobre bombarderos improvisados fabricados con drones de DJI han dado la vuelta al mundo.

La carta abierta parece dirigirse indirectamente a estos recientes acontecimientos mediáticos, diciendo: "sentimos una preocupación creciente en los últimos meses causada por un pequeño número de personas que han publicitado visiblemente sus esfuerzos para convertir en armas a los robots disponibles en el mercado".

Los robots de uso civil no deberían armarse, es el mensaje

El hecho de que la carta se centre específicamente en los "robots de movilidad avanzada de uso general" deja margen para la interpretación de que no se meten con sus productos pensados para las fuerzas del orden.

Si no que se refieren, principalmente, al uso público de los robots "ampliamente disponibles" como es el caso de Spot, y pide una regulación gubernamental: "Pedimos a los responsables políticos que colaboren con nosotros para promover el uso seguro de estos robots y prohibir su mal uso".

Boston Dynamics ya había suministradorobotsa las fuerzas policiales para su uso sin armas, lo que provocó una reacción de alerta en la ciudad de Nueva York el año pasado, aunque el contrato de la empresa con el Departamento de Policía de Nueva York prohibía utilizar el robot Spot como arma.

Perro robot disparando una metralleta, ¿qué puede salir mal?

En este punto, la carta establece una importante excepción a su compromiso: "Para que quede claro, no nos oponemos a las tecnologías existentes que las naciones y sus organismos gubernamentales utilizan para defenderse y hacer cumplir sus leyes".

Todo esto se traduce en que las compañías, como Boston Dynamics, se guardan el derecho a crear equipos armados para venderlos a las fuerzas del orden, pero están en contra de que los compradores modifiquen los robots convirtiéndolos en armas.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Guerra en Ucrania

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.