Skip to main content

La industria tecnológica sufre otro revés y se adentra en un periodo lleno de incógnitas

Barco de mercancías

Depositphotos

26/03/2021 - 10:55

Los problemas aumentan para la industria tecnológica tras el bloqueo del Canal de Suez, un nuevo revés para un sector que no deja de encontrar problemas.

Cuando empezó 2020 era imposible imaginar que en poco más de un año iban a sufrirse tantos problemas en el sector tecnológico. El avance del coronavirus alertó que algo ocurría desde los primeros meses, lo que se constató con la cancelación del Mobile World Congress 2020, pero eso solo fue el comienzo.

Sumar los problemas que se han vivido resulta desalentador. En poco tiempo empezaron los confinamientos y multitud de fábricas se cerraron en todo el planeta a la vez que se paralizaba el transporte de mercancías. Aunque todavía estamos sufriendo las consecuencias, lo cierto es que no hubo desabastecimiento y en general se pudo cubrir la brutal demanda vivida, sobre todo por el auge del teletrabajo.

En ese contexto también se agudizaron algunos de los conflictos existentes, como la guerra comercial que ha sido clave en la salida de China que están realizando empresas como Apple y otros movimientos que se siguen viviendo hoy día. Pero estaban lejos de resolverse los problemas.

La pandemia y la escasez de semiconductores

Desde hace meses que se viene hablando sobre los problemas existentes para conseguir chips. La pandemia ha sido un punto clave, pero la demanda existente por la minería de criptomonedas ha agudizado esta situación, tanto como para provocar retrasos en consolas y tarjetas gráficas, pero también que Volkswagen y General Motors reduzcan su producción.

En este punto ha habido otro imprevisto mayúsculo e imprevisible: el temporal. El pasado mes se vivió en Texas un frío extremo insólito que paralizó el estado y que ha provocado que empresas como Samsung tengan que detener la fábrica de semiconductores de Austin y quizá retrasar su próxima serie de móviles.

En este momento existe un importante desequilibrio entre la demanda de usuarios y fabricantes y la falta de componentes que se vive, y parece lejos de solucionarse. Además, existe el miedo a que el momento más grave de la crisis esté por llegar.

Y aún hay más: el Canal de Suez bloqueado

Por si faltaba algo en un periodo tan complicado, también se está viviendo el bloqueo del Canal de Suez que está provocando el barco encallado Ever Given que, tal cual, se ha cruzado en el canal e iniciado otra crisis mundial

Se calcula que el buque puede lastrar durante semanas el comercio mundial al bloquear la ruta marítima más corta que existe entre Europa y Asia. Como nos ha pasado con las crisis anteriores, las consecuencias son imprevisibles, pero empiezan a sumarse demasiados factores como para no sentir cierta inquietud por lo que ocurra, en especial en el sector tecnológico que tanto depende de las cadenas de suministros.

Son muchos los retos a los que se enfrenta esta industria durante 2021. Afortunadamente para los fabricantes, la demanda de dispositivos sigue aumentando y van a contar con ventas, pero la suma de pandemia, escasez de componentes, cambio climático y accidentes marítimos está haciendo de esta una época muy complicada.