Skip to main content

Aerolíneas como Lufthansa tendrán que fletar 18.000 vuelos vacíos para cumplir su cupo, un desperdicio económico y medioambiental

Aviones de Lufthansa

Aviones de Lufthansa "aparcados" en una pista del Aeropuerto de Frankfurt, Alemania.

Arne Dedert/Pool via Reuters

07/01/2022 - 19:45

La Unión Europea presume de ser una referencia en leyes medioambientales y políticas ecológicas, pero por otro lado obliga a volar a docenas de miles de aviones sin pasajeros.

La pandemia en general, y la variante Ómicron en particular, está afectando de muchas formas diferentes a nuestra sociedad, más allá del drama sanitario.

Sus efectos producen sinsentidos que son difíciles de entender, desde el punto de vista económico y medioambiental.

El más absurdo es la obligación de fletar docenas de miles de vuelos vacíos para que las aerolíneas puedan mantener su cupo en los aeropuertos.

La Unión Europea es pionera en infinidad de leyes medioambientales. Pretende reducir un 55% las emisiones de CO2 para 2030,  y alcanzar la neutralidad en carbono en 2050.

Sin embargo, a día de hoy mantiene una normativa aérea que obliga a las aerolíneas a fletar docenas de miles de vuelos completamente vacíos, con el gasto medioambiental que eso supone.

La razón es que las aerolíneas tienen asignado un cupo de despegues y aterrizajes en aeropuertos, y deben cumplir al menos el 80% de ese cupo, si no quieren perder los derechos.

Debido la pandemia, actualmente el cupo está fijado en el 50%. Pero por culpa de la variante Ómicron se han cancelado docenas de miles de vuelos este invierno.

WH-1000XM4

WH-1000XM4

Los auriculares con cancelación de ruido activa más avanzados de Sony te permite aislarte del ruido externo con control variable. Con Bluetooth y batería de hasta 30 horas para no parar nunca.

Según informa nuestra compañera Andrea Núñez-Torrón en Business Insider, la compañía Lufthansa va a tener que fletar 18.000 vuelos vacíos esta campaña de invierno, para cumplir con su cupo.

Y eso es solamente una aerolínea, otras muchas tendrán que hacer lo mismo.

Un avión emite entre 900 y 1350 toneladas de CO2 en un viaje de Nueva York a Madrid. Por comparación, una persona contamina unas 8 toneladas de CO2 al año.

Así que cada vuelo equivale a la contaminación de hasta 169 personas durante todo un año. Si multiplicamos eso por docenas de miles de vuelos vacíos que se fletarán este invierno, la cantidad abruma.

Lógicamente estos vuelos vacíos no hacen largos recorridos, pero aún así estamos hablando de cientos de miles de toneladas de CO2 emitidas sin utilidad práctica.

Hace tiempo que esta normativa está siendo criticada por los ecologistas, pero según Business Insider, incluso ministros de a UE, como el ministro de movilidad de Bélgica, Georges Gilkinet, piden que se cambie esta ley porque "es una tontería medioambiental, económica y social".

Desde un punto de vista del sentido común, parece lógico buscar alternativas a estos vuelos vacios. Desde sanciones económicas a la pérdida de parte del cupo. O incluso vuelos gratis o de bajo costo.

Cualquier cosa parece mejor que fletar vuelos vacíos, generar gastos y contaminar sin necesidad, para cumplir con un cupo.

Y además