Spotify se queda sin la música de Thom Yorke

Problemas para el servicio de streaming

Ahora todo se puede descargar de Internet, y la gente no quiere (y muchas veces, no puede) pagar ni un céntimo por las películas o música que bajan de la red. Pero algunos que viven de este tipo de industrias quieren dar la pelea. 

El líder de la banda inglesa Radiohead, Thom Yorke, ha decidido retirar todo su catálogo en solitario del servicio streaming de música Spotify. Según él, dicho servicio no le reconoce nada a los artistas nuevos, a los que no se les paga por colgar su música en la red. Nigel Godrich, músico y productor de diversos álbumes, apoyó la acción de Yorke a través de Twitter.

Para ellos, el servicio de streaming solamente favorece a aquellos artistas con catálogos ya establecidos, como Pink Floyd o The Beatles, pero no hace nada por apoyar a los artistas nuevos que quieren promocionar su trabajo. Ambos coinciden en que es necesario que se cambien las reglas de juego con el fin de apoyar a los nuevos artistas o que los productores de músicos emergentes muestren su descontento de alguna manera. 

En promedio, la industria musical paga menos de un euro por cada reproducción de una canción a través de un servicio streaming, y para recibir unos dividendos razonables, habría que hacer sonar cada canción más de un millón de veces. ¿La cantidad generada? Unos 4,400 euros, en caso de tener suerte.  

Yorke respondió a las críticas que otros tuiteros le hicieron a través del servicio de microblogging, que aseguraban que sus acciones solamente le hacían daño a sus fans, diciendo que solamente buscaban apoyar a sus colegas músicos, que deben esforzarse para sacar una ganancia razonable. Godrich a su vez hizo hincapie en el hecho que muchos discos solamente se pueden hacer si hay una inversión detrás de ellos y una serie de músicos talentosos que los hagan posibles, citando el álbum de 1973 The Dark Side of The Moon, de Pink Floyd. 

Muchos de los artistas más conocidos del mundo, como Led Zeppelin y King Crimson, han decidido no incluir sus discos en servicios de streaming o en el portal de iTunes, en un acto de protesta por las regalias que se les pagan a los músicos. 

El problema que enfrentan las disqueras hoy en día es cómo pagarle a los músicos por cada reproducción de su trabajo, en un mundo donde ya es imposible convencer a la gente que deje de utilizar servicios como The Pirate Bay que ofrecen la posibilidad de descargar todo lo que se desee sin pagar nada, o servicios de radio online como iRadio

Fuente: The Guardian