Skip to main content

Cómo eliminar las manchas de café o té del interior de las tazas

Taza sucia de café

Pixabay

07/04/2021 - 21:00

Da igual las veces que las laves o metas en el lavavajillas, ni la calidad de las mismas. Transcurrido un tiempo de uso las manchas en el interior de las tazas de porcelana son inevitables, aunque por suerte son fáciles de eliminar.

Abre el armario de la cocina y mira el interior de tus tazas, estamos seguros de que encontrarás más de una con manchas oscuras de color marrón en su interior. No te sientas mal por ello, es algo totalmente normal que nada tiene que ver con su limpieza.

Los taninos del vino, los colorantes naturales del té y el café, se incrustan en superficie porosa de cualquier taza, sin importar el material de la misma o su calidad. Estos pigmentos se impregnan en interior de las tazas poco a poco, hasta que se hacen evidentes pasados los años.

Aunque puedes seguir utilizando las tazas con normalidad, llega un momento en el que puede resultar incluso desagradable, ya que aunque realmente estén limpias la sensación que transmiten es estar utilizando una taza vieja y sucia. Por suerte no hay que tirarlas, existen un par de métodos muy sencillos para eliminar las manchas de las tazas de café o té.

Para ello necesitamos una rodaja de limón, bicarbonato de sodio y un paño de limpieza. El proceso es muy sencillo, solo hay que frotar el interior de la taza con el limón para impregnar las paredes con su jugo y a continuación verter un poco de bicarbonato para crear una capa que cubra todo el interior.

El bicarbonato de sodio tiene un Ph básico que produce una reacción química cuando entra en contacto con el ácido cítrico del limón que libera dióxido de carbono, un agente limpiador natural que seguramente has visto anunciado como reclamo en muchos productos de limpieza industriales

Ahora solo tienes que dejarlo secar durante varios minutos antes de retirar el bicarbonato con un paño ligeramente humedecido, esto es importante, ya que los propios gránulos de bicarbonato resultantes de la reacción sirven de abrasivo para eliminar las manchas por la fricción.

Otra alternativa es dejar enfriar en el interior una mezcla de agua muy caliente con un pequeño chorro de lejía. Este método para eliminar las manchas de las tazas también es muy eficaz, aunque lo recomendamos solo cuando el método natural no haya conseguido eliminar por completo las manchas.