Skip to main content

Consiguen gestar con éxito ovejas en un útero artificial

Consiguen gestar con éxito ovejas en un útero artificial

26/04/2017 - 11:30

Ocho corderos fetales pasaron sus últimas cuatro semanas de gestación dentro de grandes bolsas de sangre y fluido que hacían las veces de útero artificial.

Ya es una realidad y no, no hablamos del universo apocalíptico de Mátrix: la gestación artificial de animales ha regalado al mundo ocho pequeños corderos perfectamente sanos. Las ovejas fetales pasaron cuatro semanas dentro de grandes bolsas sembradas con tubos de sangre y fluido de la misma manera que lo hubiesen hecho dentro del cuerpo de sus madres.

Sus pulmones y su cerebro crecieron, les brotó lana, abrieron los ojos y se movieron como cualquier feto. Incluso aprendieron a tragar. En definitiva, se desarrollaron normalmente y, según apunta el estudio que está detrás del experimento, algún día este dispositivo podría aplicarse en humanos ayudando así a reducir los posibles riesgos durante el embarazo.

Aun vislumbrando este potencial futuro, Alan Flake, cirujano fetal en el Children´s Hospital de Filadelfia y autor principal del estudio, asegura que se trata de "ciencia ficción completa pensar que puedes tomar un embrión y ponerlo en nuestro útero artificial sin que la madre sea el elemento esencial". La intención es por el momento menos pretenciosa: "se trata de ofrecer a los bebés prematuros un ambiente más natural, asemejandose éste en todo lo posible a un útero en el que continuar desarrollándose".

El Biobag, apodo que utiliza el equipo de Flake para referirse a su nuevo útero artificial, contiene las mismas partes clave que compenen cualquier útero natural. Una bolsa de plástico transparente que encierra al feto, protegiéndolo del mundo exterior; una solución electrolítica que baña al cordero como lo haría el líquido amniótico; y unos conductos a través de los cuales circula la sangre y el oxígeno.

Órganos biónicos, el futuro de los transplantes.

El estudio del equipo de gestación artificial, publicado ayer en la revista Nature Communications, pretende mejorar la vida de los niños prematuros. La prematuridad es la principal causa de muerte para un recién nacido. Cerca de 15 millones nacen antes de tiempo en todo el mundo y España se encuentra entre los países con una mayor tasa de bebés nacidos prematuramente. Se trata de una realidad que nos atañe a todos nosotros.

Estos niños requieren un apoyo intensivo tanto en los instantes inmediatamente posteriores a su alumbramiento, como a lo largo de las semanas siguientes. Entre el 20 y el 50 por ciento de ellos presentan una salud muy delicada debido al desarrollo atrofiado de sus sistemas y órganos. Es por ello que durante décadas, ciéntificos de todo el mundo han tratado de desarrollar soluciones a este problema, oteándose ahora que los posibles resultados del útero artificial de Flake verán su réplica en el mundo humano en un futuro no muy lejano.

Tags:

#salud

Ver ahora: